Si usted es una persona con dificultades visuales, navegue el sitio desde aquí

Mario Riesco, el dueño del histórico bar de los banderines

Entre tangos y fútbol, el hombre al mando de uno de los lugares notables de Buenos Aires conserva intactas las costumbres de los años 30

SEGUIR
LA NACION
Sábado 18 de julio de 2009 • 12:00
0

"¡Mirá quién vino! El último cantor de tango, Juan Carlos Godoy", se oye cuando un hombre de 87 años irrumpe en El Banderín. La escena confirma el mito que circula en Almagro: el local de Guardia Vieja y Billinghurst ganó su sello de "notable" gracias a la calidez de su gente, empezando por su dueño, Mario Riesco.

Don Mario, fanático de River y socio vitalicio del club desde 1944, pasa sus tardes compartiendo charlas con los clientes que llegan al bar en busca de su café en jarrito o de la tradicional picada de fiambres ibéricos.

"La gente me saluda con un abrazo, yo los recibo como en mi casa", afirma este hombre de 73 años, y asegura que la fórmula de la supervivencia en el tiempo es estar abierto a la juventud, que elige este bar para pasar sus madrugadas y se suma la clientela tradicional.

cerrar

El hermoso fileteado en el cartel de entrada indica que el cafetín tiene más de 70 años y al ingresar parece que el tiempo no hubiera pasado. Los elementos y las costumbres se mantienen intactas, y el sonido del tango traslada a la atmósfera porteña de los años 30.

Don Mario recuerda haber caminado entre las mesas de este café desde que tiene memoria. En su infancia ayudaba su padre, cuando todavía el local funcionaba como bar-almacén bajo el nombre de "El Asturiano Provisiones y Fiambrería".

En aquellos años, el lugar era un desfile de tangueros, entre entre ellos, Aníbal Trolio y Carlos Gardel. "La mamá de Carlitos compraba «por libreta» en el almacén y él vino a tomar café varias veces", cuenta.

A fines de los 50, Don Mario pasó al frente del negocio, momento en que la invasión de los supermercados lo obligó a cerrar la parte del almacén y a funcionar exclusivamente como bar.

Fue por esa época cuando comenzó a colgar su colección de más de 500 banderines en las paredes y rebautizó el bar con el nombre con el que es reconocido hoy en día.

Don Mario cuenta que comenzó por el club de sus amores. Pero con el paso del tiempo, abrió su colección al resto de los equipos locales y gracias a un amigo que solía viajar al exterior, y engrosó su acopio con ejemplares de todo el mundo. "Muchos extranjeros que visitan el bar, al volver a sus países me mandan uno por correo", comenta.

A pesar de estas modificaciones, la esencia y la atención del bar no cambiaron y los vecinos continuaron colmando las mesas de El Banderín. Personalidades como Luis Angel Firpo, Pascual Pérez, Juan Manuel Fangio y Adolfo Pedernera se fueron sumando a la clientela del bar. "También venía Tato Bores, pedía siempre un cortadito", recuerda Don Mario, y señala una fotografía que el capocómico le regaló luego de varias rondas de café.

"Hay uno que todavía espero. Tengo guardadas dos botellas de Cinzano por si llega a venir Pasarella", confiesa Don Mario, con la misma esperanza de que sobreviva la tradición que hace de El Banderín un lugar especial. "Mi hijo ya trabaja conmigo y me encantaría que algún día mi nieto pueda heredar este lugar, que a mi me dio tanta felicidad", concluye.


El personaje anterior: Juan Quaglia, el coleccionista de juguetes.
Compartilo
Te puede interesar

Enviá tu comentario

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.
Las más leídas