Si usted es una persona con dificultades visuales, navegue el sitio desde aquí
lanacion.com | Las noticias que importan y los temas que interesan
Ver página en pdf

Salud

La alegría, como complemento de la medicina

Comunidad

Payamédicos, Alegría Intensiva y EsTORNUdos mejoran la salud emocional de los pacientes

Máximo Podokian acaba de cumplir tres años. El 7 de octubre de 2008, a través de un análisis de sangre le diagnosticaron leucemia de alto riesgo, y desde hace ocho meses sigue un tratamiento con sesiones de quimioterapia.

Sin embargo, cualquiera que ingrese a la sala de juegos del Servicio Hemato-Oncología, en el segundo piso del Hospital Pedro de Elizalde (ex Casa Cuna), un lunes por la mañana, encontrará a Máximo con una sonrisa de oreja a oreja, rodeado de amigos y una troupe de payasos o, mejor dicho, de los Payamédicos.

Por medio del arte escénico -especialmente la técnica de clown-, complementado por juegos, música, magia y el arte humorístico en general, contribuyen a la salud emocional del paciente hospitalizado. "El grupo está coordinado y supervisado por médicos y psicólogos con amplia experiencia en niños y adultos internados por diversas patologías orgánicas", aclara José Pellucchi, médico psiquiatra, especialista en terapia intensiva, ecografista, actor, clown, director artístico y cofundador de Payamédicos.

Después de cambiarse, Pelucchi sale al ruedo con su traje colorido y un estetosflorio en sus manos, como le dice a una suerte de estetoscopio con una flor en el extremo, que utiliza para escuchar los pensamientos de sus pacientes. También tiene una batería de maripososcopios, abejoscopios, pulposcopios y otros tantos payainstrumentos.

"Los chicos proyectan lo que sea, y a veces a través de este elemento dicen cosas que en realidad le quisieran decir a sus familiares, y tal vez por el estrés de internación no se las dijeron", explica Pelucchi.

Los Payamédicos trabajan junto al equipo de salud -ya que el trabajo es un complemento a la práctica médica y no una medicina alternativa-, y antes de colocarse la ropa de clown reciben un pase de sala con los datos de los pacientes y pedidos de los colegas para abordar cada problemática. Recién entonces salen a escena.

"Hay que aclarar que son payasos especiales con formación sobre el cuidado concerniente al funcionamiento hospitalario y las susceptibilidades que implica en el psiquismo la situación de internación. Haciendo esa salvedad, pienso que el clown siempre destaca la mitad llena de la copa y seguro que llena de poesía la vacía. Es un personaje que no ve la falla y transforma el supuesto defecto en un valor, ayuda a devolver al paciente el estatus de sujeto y no el rol de objeto pasivo donde la institución hospitalaria lo ubica", sigue Pelucchi.

De pronto, la sala de juego se revoluciona. Acaba de entrar Guadalupe Lencina, de siete años, más conocida como La reina de la Brillantina, y los Payamédicos salen alborotados a recibirla.

"Con Guadalupe venimos al Hospital Pedro de Elizalde todos los lunes, a las 7. A ella la operaron de un tumor en la cabeza hace un año, y desde entonces estamos siguiendo con el tratamiento. Le encantan los payasos, y siempre le cuenta a su papá y a sus hermanos sobre ellos. Desde que viene acá está mejor, con más ganas", cuenta su mamá, Ramona Ferreira, mientras Guadalupe dibuja un castillo con su payamédica amiga, y ya se la ve más contenta.

En total, los Payamédicos son unos 400 en todo el país, distribuidos en Salta, Chaco, Rosario, Buenos Aires, San Isidro, La Plata, Bahía Blanca y Neuquén. Pero no son los únicos en la Argentina.

Arte clown

Alegría Intensiva es otra ONG que trabaja con la misión de llevar alegría a niños enfermos y hospitalizados, a su entorno y a los profesionales de la salud utilizando como lenguaje e instrumento principal el arte clown. Se creó por iniciativa de los médicos Andrés Kogan y Mariano Rozenberg, que tras escuchar sobre la ONG brasileña Doutores da Alegría (www.doutoresdaalegria.org.br) viajaron a Brasil y convivieron con ellos durante un tiempo para conocer el modelo y poder aplicar luego su espíritu en la Argentina. Desde el 6 de junio de 2008 Alegría Intensiva desarrolla su programa todos los martes, de 9.30 a 14, en el hospital Garrahan.

Según Rozenberg, director general de la compañía, todos los clowns fueron especialmente elegidos por su formación actoral de amplia trayectoria y por su manejo de otras técnicas circenses y musicales, además de su reconocida trayectoria en arte clown. Tanto es así que la directora artística de Alegría Intensiva es Irene Sexer, una referente en el ambiente artístico con amplia formación en clown, teatro y comedia musical.

"Existe en el mundo una corriente denominada Humanización Hospitalaria que persigue la idea de que los pacientes sean abordados desde un enfoque integral, evitando las etiquetas médicas, las divisiones entre sano y enfermo, el cambio de los nombres y apellidos por los de raras enfermedades u órganos enfermos", explica Rozenberg.

Y añade: "Es en este cambio de enfoque que muchos médicos han abierto sus mentes a nuevas ideas, intentando romper con el statu quo, sumando organizaciones de la sociedad civil que desde el arte proponen otra manera de mirar y de vivir el hospital".

Por último, Los EsTORNUdos nacieron como un grupo de teatro clown hospitalario desprendido del grupo de teatro comunitario Los Villurqueros, para trabajar dentro y fuera del hospital Tornú, con escenas que tuvieran como tema central la prevención en salud. Durante algunos años trabajaron en el aula Espina del hospital, y en la actualidad, realizan acciones en la biblioteca El Rincón de los Sueños y en la sala de espera del Servicio de Pediatría, los 2° y 4° miércoles de cada mes, en el marco del Programa de promoción y acceso a las lecturas, que coordina la doctora Silvina Espósito.

"Trabajamos con un equipo interdisciplinario integrado por residentes de educación para la salud, mediadores de lectura, médicos y enfermeros. Recuperamos canciones de cuna como forma de trabajar el contacto con la palabra y el rescate de las tradiciones. El payaso-actor es un facilitador y un gran motivador. Y si se trabaja con respeto, los resultados pueden ser maravillosos", asegura Liliana Vázquez, integrante de la organización.

En cualquier caso, todas esas experiencias se comparten en el Congreso Internacional de Clown y Payaso de Hospital, que el doctor José Pellucchi codirige con la profesora Cristina Martí. El tercer encuentro, donde acuden artistas y científicos que trabajan con el humor y la salud en todo el mundo, se realizará el 6, 7 y 8 de noviembre en el Aula Magna de la Facultad de Medicina de la Universidad de Buenos Aires (UBA).

Contactos

Payamédicos: www.payamedicos.org.ar
Alegría Intensiva: www.alegriaintensiva.org.ar
Los EsTORNUdos: www.losvillurqueros.com.ar.

Por Alejandro Rapetti Para LA NACION
TEMAS DE HOYAmado BoudouEl cepo cambiarioMariano BeneditElecciones 2015La relación EE.UU. - Cuba