Si usted es una persona con dificultades visuales, navegue el sitio desde aquí

El Banco Central recibirá del FMI unos US$ 2500 millones

El Fondo amplió su capital y emitió derechos especiales de giro para la totalidad de sus miembros

Martes 21 de julio de 2009
SEGUIR
LA NACION
0

WASHINGTON.- El Fondo Monetario Internacional (FMI) puso ayer en marcha el mecanismo para que dentro de pocas semanas la Argentina reciba del organismo US$ 2500 millones, que en principio están destinados a fortalecer las reservas del Banco Central. El dinero no proviene de un crédito específico del Fondo hacia el país, con el que mantiene tensas relaciones desde 2003, año en el que Néstor Kirchner llegó a la Casa Rosada.

Lejos de eso, el desembolso responde a una ampliación del capital del organismo y su consecuente distribución proporcional entre los 186 países que son miembros del llamado Programa de Derechos Especiales de Giro (DEG). La Argentina está entre ellos.

Esa ampliación de capital fue decidida en abril último, en la cumbre del G-20 (países ricos y en desarrollo, incluida la Argentina) en Londres. Y desde entonces varios gobiernos de países emergentes -entre ellos, el de Cristina Kirchner- vienen reclamando que se "acelere" la distribución.

Ese fue uno de los últimos reclamos que en persona hizo el ex ministro de Economía Carlos Fernández, cuando en abril último participó en esta ciudad de una de las dos asambleas anuales de la institución crediticia. "Para poder distribuir el dinero, primero hay que recaudarlo", había explicado por entonces el director gerente del FMI, Dominique Strauss-Kahn, en diálogo con LA NACION.

"El plazo límite para que esa distribución ocurra será septiembre próximo", estimaron, por entonces, fuentes del Banco Central. Su pronóstico resultó acertado: ayer el mecanismo se puso en marcha y, si todo sale bien, la Argentina podría contar con ese dinero hacia fines del mes próximo, según se explicó a LA NACION.

Lo que las autoridades argentinas recibirán para entonces serán DEG, que es como se denomina la moneda de cambio del FMI, que está compuesta por una canasta de divisas. "Lo más probable es que, apenas se cuente con la confirmación del desembolso, el Gobierno concrete negociaciones para convertir esos derechos de giro en divisas", explicaron fuentes locales.

"Esta disposición de dinero es parte fundamental de la respuesta del Fondo a la crisis global, ofreciendo apoyo a sus miembros en este tiempo de dificultad", explicó ayer Strauss-Kahn mediante un comunicado. Lo que hace el organismo es distribuir unos US$ 250.000 millones como una gigantesca inyección de respaldo financiero a sus miembros. De ese total, la porción proporcional de la cuota parte para la Argentina ascendería a los citados 2500 millones.

De acuerdo con las especificaciones del organismo, el dinero está destinado a las reservas de cada país. Pero es potestad de cada uno la decisión de, eventualmente, negociar con otro país miembro la venta de todo o de parte del paquete de DEG que reciba para mejorar su balanza de pagos.Se espera que ése sea el curso que adopten las autoridades argentinas.

La decisión del Fondo empezó a cristalizarse ayer mediante la aprobación del trámite por parte de su Directorio Ejecutivo. Ahora falta que la decisión sea votada por la Junta de Gobernadores, el 7 del mes próximo. Y, una vez que esto se produzca -con la aprobación que se da por segura-, los desembolsos serán operativos "a partir del 28 de agosto", según informó el organismo.

Esta inyección de dinero no implica modificación alguna en la relación del gobierno argentino con el FMI, al que, desde hace años, le niega la revisión de cuentas obligatoria y de rigor para todos los países que, como la Argentina, son socios del organismo. "Esperemos que las cosas se normalicen después de las elecciones legislativas", había dicho, en abril pasado, Strauss-Kahn.

Días atrás, el nuevo ministro de Economía, Amado Boudou, señaló la intención de mejorar el acceso al mercado de capitales. Ayer por la noche, en conferencia de prensa en el Palacio de Hacienda, Boudou explicó que el Gobierno recibirá la cuota de US$ 2500 millones.

"Esto no significa tomar nueva deuda, es dinero que nos corresponde por ser socios del FMI", aclaró, pero prefirió no dar detalles de cómo será utilizado. Sólo afirmó que se evaluarán distintas alternativas. "Esto refuerza la solvencia fiscal del país", concluyó antes de finalizar la rueda de prensa. Un vocero del Banco Central aclaró que no es pública la información de cómo se componen las reservas argentinas, entre DEG, dólares, euros y otras tenencias.

Consultado sobre una eventual recompra de bonos, Boudou anunció que va "a realizar el cambio de bonos con CER (ajuste por inflación) por otros títulos con otro tipo de retribución".

Te puede interesar

Enviá tu comentario

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.
Las más leídas