Si usted es una persona con dificultades visuales, navegue el sitio desde aquí

Qué estrategias pueden subyacer al proyecto oficial para reinstalar las internas abiertas

Especialistas consultados por lanacion.com advirtieron que el relanzamiento del proyecto podría estar vinculado con la pérdida de poder de los Kirchner en el PJ; coincidieron en que no es un debate prioritario

Miércoles 22 de julio de 2009 • 23:53
0

Por Tamara Krell De la Redacción de lanacion.com tkrell@lanacion.com.ar

Tras la dura derrota electoral del kirchnerismo en las elecciones, el debate sobre la posible reinstalación del sistema de internas abiertas volvió, sorpresivamente, a la agenda pública.

El oficialismo consideró, al convocar al diálogo político, que se trataba de una de las iniciativas centrales para fortalecer el sistema de partidos y lo planteó como un proyecto fundamental para ser debatido con todas las agrupaciones políticas, en la ronda de conversaciones.

El anuncio presidencial resultó por demás llamativo, máxime, cuando esa ley fue aprobada en 2002 durante el gobierno de Eduardo Duhalde, suspendida por única vez durante su mandato, y derogada hace sólo dos años y medio atrás durante el gobierno de Néstor Kirchner.

Por otra parte, sorprendió el anuncio en un contexto en el que los fuertes reclamos de dirigentes de la oposición y en buena parte de la sociedad apuntan claramente a otro lado: generar políticas que sirvan para reducir la pobreza e indigencia, mejorar las políticas educativas y sanitarias, modificar la coparticipación, resolver el problema de la inseguridad, reformar el Consejo de la Magistratura y el Indec y a la reactivación de la economía, entre otras cuestiones.

Las internas abiertas son elecciones de selección de candidatos que organizan los partidos políticos y en las que todos los ciudadanos pueden participar, integren o no el espacio político en el que votan. En cambio, se llaman primarias aquellas elecciones de selección de candidatos que son organizadas y controladas por el Estado.

¿Qué hay detrás de la iniciativa oficial para reinstalarlas? Especialistas consultados por lanacion.com evaluaron las fortalezas y debilidades del sistema de internas abiertas, simultáneas y obligatorias, consideraron positiva su instauración -al igual que dirigentes de la oposición-, pero advirtieron sobre los riesgos de su implementación y sobre las posibles intenciones del Gobierno para impulsar esa iniciativa en el contexto actual.

"Si se analiza la psicología de los que proponen las internas abiertas, está la confianza de que uno está mejor posicionado en la sociedad en general que en su propio partido. Hay que evaluar si esta jugada del Gobierno no tiene que ver llamativamente con la pérdida de poder de [Néstor] Kirchner en el PJ", sostuvo la titular de Poder Ciudadano y especialista en derecho electoral, Delia Ferreira Rubio.

El director general de la ONG Centro de Políticas Públicas para la Equidad y el Crecimiento (Cippec), Nicolás Ducoté, coincidió en que el anuncio está vinculado a la cuestión electoral y fue lapidario: "Toda reforma política se hace con intenciones de poder y le conviene al que está de turno. Las reformas que son por principios se presentan cuando ya no se está en el poder".

La derrota del kirchnerismo en los últimos comicios -para Ducoté- tampoco fue ajena a esta iniciativa. "El Gobierno anuncia esto ahora porque su mayor derrota fue no haber podido llevarse los votos de [Francisco] De Narváez en las elecciones, siendo Kirchner el titular del PJ. Piensa que si hubiera habido una interna, hubiera dejado afuera a De Narváez, que no podría haberse presentado por fuera". "Inteligentemente lo abrazan con un reclamo social que es la reforma política, que es bienvenida, porque efectivamente tienen que cambiarse algunas cosas", añadió.

Por su parte, el director del Centro de Estudios Unión para la Nueva Mayoría, Rosendo Fraga, consideró que la iniciativa está vinculada con la derrota electoral del oficialismo y con la necesidad de retomar la iniciativa. "El Gobierno busca reinstalar el debate porque se trata de una idea política atractiva y cae simpática en la opinión pública. Permite reinstalar el tema de la reforma política y de cómo promover mayor participación de la gente".

Aunque opinó que el sistema de internas abiertas "tiene más ventajas que desventajas", sostuvo que la ley, sancionada durante el gobierno de Duhalde, "nunca fue implementada porque tanto el ex gobernador bonaerense como Néstor Kirchner la postergaron sistemáticamente".

En ese contexto, Ferreira Rubio recordó que la ley de internas fue suspendida antes de los comicios de 2003 por temor a que ésta pudiera beneficiar al ex presidente Carlos Menem. "Las encuestas en ese momento decían que si se hacía una interna, Menem le ganaba a [Néstor] Kirchner y a [Adolfo] Rodríguez Saá. Al justicialismo no le convenía y por eso la suspendieron por única vez".

Riesgos. El sistema de doble turno electivo tiene algunas debilidades que deben ser consideradas. "Cada sistema tiene algunos inconvenientes o zonas a pensar. Por ejemplo, si la elección es abierta y cualquiera puede participar, los afiliados del partido A podrían ir a votar al peor candidato del partido B, porque eso beneficiaría a su partido en las elecciones nacionales. Esto podría parecer un ejemplo muy rebuscado, pero se ha dado muchas veces", relató Ferreira Rubio. Asimismo, cuestionó los sistemas que imponen internas obligatorias. "Tengo mis dudas sobre si se puede obligar al ciudadano a participar en la vida partidaria y elegir al candidato de un partido", reflexionó.

Otra de las cuestiones analizadas por los especialistas fue el tema de los costos de los comicios. "Cuanto más abierta es la elección, más cara es", advirtieron.

Por último, Ferreira Rubio alertó: "Las internas abiertas no son la solución a la crisis de representación. Lo único que garantizan es que más gente tiene derecho a ir a seleccionar a los candidatos. No garantiza que éstos sean más honestos, ni más representativos".

¿Democratización de los partidos?. Los especialistas no creen que esta reforma sea necesaria para democratizar a los partidos. "La democratización de los partidos no se limita a quien selecciona a los candidatos, sino que es un concepto muchísimo mayor que se refiere a cómo se maneja un partido político, cuán institucionalizado es, de dónde surgen sus autoridades, si se toman las decisiones de una manera consensuada, si hay mecanismos de control interno, si se controla el financiamiento", enumeró. En ese sentido, añadió que "las internas son una mínima parte" y concluyó que sin hacer internas abiertas se podrían realizar elecciones entre los miembros de un partido, que si son respetadas, funcionaría de acuerdo con principios democráticos. "No necesitamos modificar una ley para eso", añadió.

Por su parte, Fraga entiende que la reforma no es necesaria para democratizar a los partidos políticos, pero que "resulta conveniente".

Desconfianza. Aunque el sistema es considerado como positivo por la mayoría de los analistas y funciona con éxito en lugares como Uruguay y Santa Fe, la desconfianza ante la iniciativa gubernamental parece latente. "No sólo las candidaturas testimoniales fueron truchas, sino que éste es un gobierno que en 2006 propició que la fecha de los comicios estuviera fijada en la ley el cuarto domingo de octubre para evitar manipulaciones electorales, pero luego el Congreso, a instancias del Ejecutivo, sancionó una ley para adelantar los comicios por única vez", cuestionó Ferreira Rubio.

"Lo que a mí me preocupa de este diálogo político es que esta reforma política no se acaba sancionando una ley; la podemos sancionar, pero si a los dos meses la vamos a suspender por única vez o la vamos a violar abiertamente en 2011 cuando lleguen las elecciones, no va a servir de nada", agregó. Por otra parte, también cuestionó a Florencio Randazzo, que se refirió a la necesidad de reformar el financiamiento de los partidos: "No puede hablar de financiamiento de la política cuando el partido de gobierno usa todos los recursos estatales para financiar la campaña de los candidatos".

"El problema es quién convoca, con qué estilo, cuán creíble es. Y ese es la falencia de Cristina. Ellos han gobernado solos. Y hoy por hoy a nadie le preocupan las internas abiertas", concluyó.

Nicolás Ducoté analizó: "Uno de los problemas centrales en la Argentina, es tomar decisiones a corto plazo. En 2006 les convenía derogar la ley. Hoy no sé si les conviene hacer internas abiertas, pero mi sospecha es que piensan que sí les conviene". Enseguida, insistió: "La tentación es hacer un diseño institucional que creen que los va a favorecer y si no sucede eso lo cambian. Es una vergüenza. Las reglas deben ser claras y deben durar en el tiempo".

Te puede interesar

Enviá tu comentario

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.
Las más leídas