Si usted es una persona con dificultades visuales, navegue el sitio desde aquí

Inmensidad a través del tiempo

La estancia Bella Vista de Guerrero propone confort y naturaleza en una casa con mucha historia, que recorre con imágenes la vida de Felicitas y su familia

Domingo 26 de julio de 2009
0

En el partido de Castelli, a dos horas de la ciudad de Buenos Aires, por la autovía 2, la estancia Bella Vista de Guerrero permite acercarse a la historia de la familia Guerrero y disfrutar de la casa original, con vista a la pampa interminable, con sus lomadas, llanos y humedales, el río y el monte autóctono.

El parque de añosos árboles, con carteles indicadores que enseñan las distintas especies -tala, ginkgo biloba, eucaliptos, achiras, olmos, pinos, plátanos, tipas, robles, palo borracho y un largo etcétera-, es el marco de la espectacular casona de estilo normando. Cuenta con 13 habitaciones ambientadas en madera y cuero con baños privados y mucho confort.

Exteriores e interiores se conservaron para el solaz de los visitantes, en una casa reciclada con muy buen gusto. El living con hogar de leños invita al descanso, con vista a la barranca que muere en el río.

La galería para observar las puestas de sol es el único agregado a la edificación que conserva mobiliario de época y fotos de antiguos habitantes de la propiedad; una de las cuatro, de Felicitas Guerrero.

Los dueños actuales, la familia De Caro, compraron hace diez años el lugar y respetaron el trazado original. También el monte, de sesenta hectáreas, donde resguardan bosque, flora y fauna nativos, que forma parte de los tres circuitos guiados, junto con el río y el parque. Estos se pueden recorrer en auto, a pie o a caballo, con objeto de lograr el compromiso de los viajeros con el medio ambiente para apreciar e interpretar los atributos del campo.

El río con su parsimonia ofrece vistas a las garzas rosadas y los chajaes, que descansan en las pequeñas islas que se forman río abajo, a causa de la sequía.

En la torre de agua funciona una suerte de spa con camillas para recibir masajes, sauna, hidromasaje y ducha escocesa, entre otros servicios.

La pampa, dice Nino de Caro, es el único lugar donde Dios puede andar a sus anchas. Por eso aclara que en Bella Vista no hay dos puestas de sol iguales. Se disfrutan desde la galería o la pileta con deck de madera y bar para los tragos, todo un lujo en una estancia.

En este sentido, la reciente película Felicitas , de Teresa Costantini, que recorre campos y lugares de la provincia de Buenos Aires, despierta el interés por este sitio, donde pasó parte de la vida la protagonista, interpretada en el film por Sabrina Garciarena. Aunque Bella Vista no se utilizó como locación, sí fue uno de los escenarios de su vida.

Cuadros de Felicitas, sus padres y su hijo custodian el living y la biblioteca. La vieja carnicería es hoy un salón de juegos, con mesa de pool, póquer y ajedrez, con piezas hechas a mano por el padre de Ana Pusiol de De Caro. Hay también metegol, sapo y ping-pong para los más chicos, y el Centro de Interpretación, que es un cuidado museo de sitio realizado por Ana y el ingeniero agrónomo Fernando Ravaglia, que explica, con paneles en castellano e inglés, la geografía, fauna, flora e historia de la pampa y de la estancia en particular.

Al ingresar en el centro de interpretación, una lámina con una foto de un atardecer en Bella Vista aclara: "Solamente queremos mostrarle esta inmensidad a través del tiempo. Naturaleza, historia y cultura que ha moldeado el hombre, habitante de esta pampa. Le proponemos compartir un viaje de interpretación para ahondar en los misterios de este maravilloso e intenso escenario de vida que, como mundo visible, podrá despertar el placer de una comunión profunda que deseamos permanezca en su memoria".

En la Casa del Parque se ofrecen cuatro habitaciones más, cercanas al área de deportes, con canchas de tenis, voley y fútbol, y también a La Tiendita, de artículos regionales.

Campero, pero gourmet

El comedor, con ventanales que dan al parque, y la cava subterránea con vinos de guarda dan cuenta de que en Bella Vista la comida no es un tema menor, a diferencia de otras estancias, donde muchas veces se inclinan por menús de tipo casero.

Se sirve una opción de entrada, comida y postre con servicio de mesa tradicional y copas reglamentarias, con platos como la sopa crema de calabaza, la caponatta siciliana sobre focaccia de olivas negras, las rabas a la provenzal sobre colchón de verdes o el flan de calabaza sobre espejo de queso parmesano, de entrada.

Como plato fuerte, hay ojo de bife con papas españolas, pechuga rellena con panceta y ciruela con arroz cítrico y salsa ácida, salmón rosado con vegetales hornados y salsa Chardonnay, o sorrentinos de espinaca y ricota con salsas scarparo. Y postres como crème brûlée de naranjas, parfait de whisky y almendras o mousse de chocolate.

Muchas de las recetas de los platos pertenecen al autodidacta Juan José Samberro, del restaurante Gastronómade en Pila, que, según Ana y Nino, merece una peregrinación.

Finalmente, un día de la estada se destinará indefectiblemente al asado en la matera, un restaurante paralelo con capacidad para más de cien personas, donde se sirven guisos como el locro y cazuelas, más el mencionado asado, en asador aparte, donde se puede ver asar al parrillero en cuestión.

Por Silvina Beccar Varela

Datos útiles

Informes: estancia Bella Vista, de Guerrero, ruta 2, km 168, Guerrero, Castelli. 4778-9599 / 4777-0575, y 156094-1689. E-mail: ventas@bellavistadeguerrero.com. En Internet, www.bellavistadeguerrero.com

Tarifas: habitaciones en la casa principal desde $ 600; en la Casa del Parque, $ 540, con pensión completa. Día de campo: $ 300 por persona.

Para estas vacaciones de invierno se ofrece el Family Plan. Los paquetes de 1, 2, 3 o 4 noches ofrecen late check out hasta las 18 sin cargo, y el tercer menor gratis. Las habitaciones dobles con vista al río o al parque en el casco histórico o en la Casa del Parque ofrecen pensión completa, sin bebidas alcohólicas.

Te puede interesar

Enviá tu comentario

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.
Las más leídas