Si usted es una persona con dificultades visuales, navegue el sitio desde aquí

"Hay sueños premonitorios, espirituales, compartidos..."

Domingo 26 de julio de 2009
0

Dos semanas antes de que el actor John Booth le diera muerte en el teatro Ford, Abraham Lincoln soñó que escuchaba sollozos en la planta baja de la residencia presidencial. Intrigado, se levantó, bajó las escaleras y fue recorriendo las habitaciones tratando de averiguar el origen del llanto. Finalmente, en la habitación Este de la Casa Blanca vio un ataúd apoyado sobre una plataforma, con una guardia de soldados apostados a su alrededor. "Cuando Lincoln preguntó a quién estaban velando, uno de los soldados le respondió: Al p residente, ¡fue asesinado! Lo extraño, además, es que luego del crimen, el 14 de abril de 1865, el ataúd fue colocado precisamente en la habitación Este de la Casa Blanca", explica el psicólogo Alejandro Parra.

"El hombre soñó siempre y siempre deseó comprender lo que sus sueños significan. En todas las épocas los sueños constituyeron una parte importante de la experiencia humana", agrega.

Parra es terapeuta, profesor e investigador. Desde 1993 preside el Instituto de Psicología Paranormal y la Agencia Latinoamericana de Información PSI. Es miembro de la Parapsychological Association y organizador de congresos de parapsicología. Su último libro, editado en estos días, se llama El mundo oculto de los sueños.

Psicólogo y parapsicólogo, está muy atento al poder de la mente
Psicólogo y parapsicólogo, está muy atento al poder de la mente. Foto: LA NACION / Marcelo Omar Gómez

"Hoy sabemos que lo sueños están vinculados estrechamente con la personalidad del soñador en estado de vigilia, y que la mayoría de los sueños contiene información capaz de ayudar a solucionar problemas personales concretos. Hay sueños premonitorios, espirituales, compartidos..."

-¿Recuerda un ejemplo?

-María Rosa, una mujer de 27 años, que asiste a uno de nuestros talleres de sueños, relató la siguiente experiencia: "Una noche dormí en una habitación donde compartía mi cama con Eva, una amiga. En mi sueño me encontraba en una casa donde aparecía un espectro maligno que intentaba salir de un espejo y a la vez atraerme hacia ahí. Comencé a pedir ayuda y apareció en mi sueño Eva, que me ayudó a enfrentar al fantasma para que no me hiciera daño. Durante el desayuno Eva me contó que había soñado conmigo. Me dijo que en el sueño aparecía un espectro maligno y que las dos luchábamos contra él. Yo le conté que la había metido en mi sueño para que me ayudara y quedamos muy sorprendidas.

-¿Qué es un sueño espiritual?

-Un sueño donde aparecen seres queridos que murieron y vienen en nuestra ayuda. Lo que ocurre es que a veces no creemos en esa ayuda, no la tomamos en serio. Una señora contó que cuando era chica murió su abuela. La familia estaba pasando por un trance económico difícil y sabían que la mujer tenía una suma de dinero depositada en un banco, pero como nunca les había dado el número de cuenta no podían retirarla. La chica soñó que jugaba en la plaza y que de pronto su abuela, sentada en un banco, la llamaba y le decía que recordara un número, el 6724. Cuando le comentó el sueño a su madre, ésta no le hizo caso. Al otro día la chica volvió a tener el mismo sueño y nuevamente su madre no le dio importancia. Pero dos meses después, cuando lograron finalmente encontrar el número de la cuenta, descubrieron que era el 6724, el mismo del sueño. Con el tema del juego también hay casos curiosos.

-¿Por ejemplo?

-Una mujer soñó que su marido y su hijo llegaban de la calle muy contentos y le mostraban las manos llenas de billetes que habían ganado apostando a un determinado caballo. La mujer no entendía absolutamente nada de carreras, pero sí su marido, un periodista especializado, y su hijo. Cuando les contó el sueño se rieron de ella: "Ese animal no puede ganar absolutamente nada, ¡es un desastre!" Pero el día de la carrera, el caballo del sueño ganó y los pocos que le apostaron recibieron una fortuna. Por supuesto, ni el marido ni el hijo conocedores del tema le apostaron un peso.

-¿Qué otro tipo de sueños recuerda?

-Existen muchos hitos en la cultura humana originados en un soñador que decide emprender un proyecto según las instrucciones surgidas de sus sueños. Entre otros, en el libro narro los casos de Gandhi, Martin Luther King Jr., San Juan Bosco. También un hecho muy curioso ocurrido en el siglo XV a John Chapman, un vendedor ambulante del pueblo de Swaffham, en el condado de Norfolk, Inglaterra. Chapman tiene un sueño donde se le indica que si va a Londres y se para en determinado punto del puente de Londres encontrará a alguien que le dirá algo de gran importancia para su futuro. Su mujer se burla de su ingenuidad, pero como el sueño se repite tres días seguidos, Chapman decide viajar. Ya en Londres, durante tres días se para en el puente sin éxito, pero cuando se encuentra reflexionando sobre la inutilidad del viaje, un extraño se le acerca y le pregunta que hace allí. El vendedor le cuenta su historia y entonces el hombre le comenta que también tuvo un sueño, donde se le indicaba que fuese a un lugar llamado Swaffham y cavase debajo de un manzano que había en el norte del pueblo y encontraría una caja con dinero. Asombrado, el vendedor vuelve a su hogar, cava debajo de un manzano que hay al norte del pueblo y encuentra un baúl de hierro lleno de monedas. En la tapa hay un grabado con una inscripción en latín que dice: Debajo de mí, yace otro mucho más rico que yo. Vuelve a cavar y encuentra otro cofre con un tesoro mucho mayor.

-¿Cómo saben que la historia fue real?

-Porque Chapman demostró su gratitud donando una importante suma de dinero para construir una iglesia en su pueblo. Y aún hoy se pueden leer inscripciones de agradecimiento al vendedor en las estatuas de San Pedro y San Pablo, en Swaffham.

Luis Aubele

Te puede interesar

Enviá tu comentario

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.
Las más leídas