Si usted es una persona con dificultades visuales, navegue el sitio desde aquí

Pensar

LA NACION
Domingo 26 de julio de 2009
0

"En la gestión cotidiana del Ministerio de Educación, a veces es difícil sentarse con los mejores especialistas para reflexionar, estudiar y consultar experiencias. Ahora, el profesor Tedesco deberá pensar la educación de los próximos diez años."

(Del jefe de Gabinete, Aníbal Fernández, al anunciar la creación de la Unidad de Planeamiento y Evaluación de la Educación.)

El Gran Pedagogo se parece cada día más a la vaca de Humahuaca de la divina María Elena. En aquella famosa canción, la irrupción de un bovino inteligente provocaba tal grado de distracción en el aula que en un momento dado, muertos de risa y a los tizazos, toditos los chicos se convertían en borricos. Por su parte, el protagonista de nuestra aventura didáctica del mundo real lleva consagradas muchas décadas a la tarea de pensar la educación, y mientras él piensa y piensa sin concederse un segundo de descanso y se concentra exclusivamente en el agotador ejercicio físico-espiritual que constituye el pensamiento (obsérvese cómo el esfuerzo se refleja en su rostro) la educación argentina se sigue yendo al tacho.

Es una metáfora de doble cara: por un lado, el Maestro elevándose a bordo de su Unidad de Planeamiento (UP) y, por el otro, millones de niños de miradas perplejas, que buscan vanamente en el páramo de sus reservas orales cualquier sonido similar a una palabra y permanecen en su casa rascándose el ombligo porque jamás hay clases.

Tal vez sin pensar tanto y tomando decididamente con una mano una tiza y con la otra un borrador se podrían conseguir resultados visibles de aquí a los próximos diez años en materia educativa, pero... ¡cuántos tratados y textos de consulta se perderían, cuántos libros sobre la misión de la escuela en el siglo XXI jamás serían escritos, cuántos congresos y seminarios no se realizarían y, sobre todo, cuántos viajes al exterior se cancelarían y cuántas distinciones académicas, cuántas medallas de oro a la excelencia intelectual pasarían de largo!

Para evitar esa tragedia, se ha creado este nuevo y flamante búnker. Será decorado con confort y buen gusto, a fin de que el pensamiento pueda fluir sin trabas. Si la masa ignorante no acompaña, se cumplirá lo que dijo la Walsh: "En ese lugar de Humahuaca, la única sabia fue la vaca".

Te puede interesar

Enviá tu comentario

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.
Las más leídas