Si usted es una persona con dificultades visuales, navegue el sitio desde aquí

La secundaria, una materia pendiente para el Gobierno

Los especialistas coinciden en la necesidad de mejorar la calidad

SEGUIR
LA NACION
Lunes 27 de julio de 2009
0

Revertir la crisis del secundario, atender las desigualdades y mejorar la calidad de la enseñanza son las prioridades que el Gobierno debe fijar en forma inmediata, recomendaron expertos en educación, al analizar los desafíos que esperan a la gestión del nuevo ministro del área, Alberto Sileoni.

"Lo principal es dar una real prioridad a las escuelas y a los sectores sociales más necesitados de un modo mucho más intenso que hasta ahora", precisó el ex ministro Juan Llach, que aconsejó atacar dos frentes simultáneos: acelerar la escolarización inicial y extender la doble escolaridad en la primaria y en el secundario.

Margarita Poggi, que dirige la sede regional del Instituto Internacional de Planeamiento de la Educación (IIPE-Unesco), dijo a LA NACION que la artillería hay que ponerla "en la educación media, en todos los frentes: repetición, abandono y mejora en los aprendizajes", mediante acciones integradas que aseguren la incorporación de todos los adolescentes.

Vincular la enseñanza media con el mundo del trabajo, ampliar el tiempo escolar, jerarquizar la formación docente y trabajar por la calidad y la equidad son otras premisas recomendadas por educadores de reconocida trayectoria, que como Llach y Poggi se dedican diariamente a pensar y evaluar la ejecución de políticas educativas desde la investigación y la cátedra universitaria.

Así, los especialistas Jason Beech, director de la Escuela de Educación de la Universidad de San Andrés; Claudia Romero, que dirige el área Educación de la Universidad Torcuato Di Tella (UTDT); Carlos Skliar, coordinador de Educación de la Facultad Latinoamericana de Ciencias Sociales (Flacso); Gustavo Iaies, presidente de la Fundación Centro de Estudios en Políticas Públicas (CEPP); Pedro Luis Barcia, presidente de la Academia Argentina de Letras; la investigadora Inés Dussel, y Alejandro M. de Oto Gilotaux, director del colegio Los Robles, enumeraron prioridades y metas y coincidieron en que el secundario "requiere un urgente tratamiento".

Para el ministro Sileoni, según declaró el sábado último a LA NACION, su prioridad es "terminar con la rigidez del secundario" y ofrecer variantes que podrían ser aplicadas en diferentes contextos socioeconómicos, pero los especialistas entienden que el problema va más allá de su organización. "La principal prioridad debe ser la mejora de la calidad y la equidad de la educación básica, y eso implica romper los circuitos diferenciados de educación", advirtió Beech.

También consideró esencial mejorar la formación docente y que el Estado tenga "una mirada prospectiva, con estímulos a la innovación pedagógica, científica y tecnológica en los distintos niveles de enseñanza".

"Es urgente rehacer el secundario, que es hoy uno de los principales signos de inequidad del sistema educativo", dijo Romero, de la UTDT. Consideró que los índices de fracaso son muy altos (la mitad de los alumnos no termina la enseñanza media) y advirtió que "el secundario funciona mal para casi todos". Con una mirada muy crítica, dijo que "el Gobierno ha perdido mucho tiempo" y reclamó más transparencia en los datos de información y evaluación del sistema educativo.

Condiciones básicas

"Primero hay que garantizar condiciones de normalidad mínima: 180 días de clases por año, que baje el ausentismo de docentes y alumnos, que los edificios estén en condiciones, que los padres asuman los apoyos que necesita la escuela y que se restablezcan el orden y la disciplina", advirtió Iaies, secretario de Educación Básica durante el gobierno de la Alianza. Después hay que disponer, dijo, de estrategias para mejorar la calidad, transformar el secundario, publicar los resultados de las evaluaciones y establecer incentivos que premien a alumnos, docentes, directores y supervisores.

Para Dussel, la prioridad es "abordar y paliar la desigualdad educativa". "Hace falta redoblar el esfuerzo en políticas nacionales y mejorar la enseñanza, con políticas pedagógicas que ayuden a pensar qué debe enseñar la escuela y cómo hacerlo."

Skliar, de Flacso, celebró que la educación sea un tema prioritario para el Gobierno (afirmación no compartida por Llach, Beech, Romero, Barcia, Iaies y De Oto Gilotaux), y aconsejó profundizar la inclusión educativa, revisar la relación entre la escuela y los formatos de aprendizaje no escolares, y dedicar recursos a la infraestructura y afianzar transformaciones en la formación docente.

De Oto Gilotaux advirtió que "están pendientes la jerarquización de la escuela pública, la plena escolarización y la promoción de la carrera docente".

Para Barcia, un objetivo prioritario es superar la falsa dicotomía "calidad-inclusión", y animarse a "dar un salto a la tecnología, área en la que la Argentina está siendo superada por Uruguay". El presidente de la Academia Argentina de Letras consideró "insólita" la creación de la Unidad de Planeamiento Estratégico, que conducirá el ex ministro Juan Carlos Tedesco. "Pareciera hecha a la medida de un hombre y no se entiende que el ex ministro, en su función anterior, le negara asesoramiento a la Presidenta. Tampoco se entiende que para lograr su consejo tuviera que crearse otra estructura supernumeraria".

Te puede interesar

Enviá tu comentario

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.
Las más leídas