Si usted es una persona con dificultades visuales, navegue el sitio desde aquí

Un show de diapositivas, pero ahora en el bolsillo

Nikon presentó una cámara de fotos con un proyector incorporado; también hay celulares con esa función

SEGUIR
LA NACION
Viernes 07 de agosto de 2009
0

El normalmente plácido mundo de la fotografía digital está teniendo un mes bastante agitado. Hace dos semanas, Fujifilm anunció la FinePix REAL 3D W1, primera cámara digital de bolsillo que toma fotografías y graba videos en tres dimensiones. Impresionante, sobre todo porque incluye un visor LCD que no requiere anteojos para simular la profundidad de la imagen.

La gente de Nikon no quiso quedarse atrás y el martes presentó en sociedad la Coolpix S1000pj, primera cámara digital de bolsillo en ofrecer un proyector.

¿Un proyector? ¿Como el de las diapositivas? ¿Como los que se usan en un home theater? El mismo. Con las limitaciones del caso, claro: básicamente, la potencia de su lámpara es menor a la de un proyector convencional.

La Nikon Coolpix S1000pj tiene un proyector y un sensor de 12 megapixeles
La Nikon Coolpix S1000pj tiene un proyector y un sensor de 12 megapixeles.

Pero la función última de esta Nikon es la de ofrecer una experiencia similar a los proyectores de diapositivas: basta con tener una pared blanca a mano para mostrar a lo grande fotos y videos capturados con el equipo. Todavía no está claro qué tan dúctil será y si, por ejemplo, permitirá reproducir una película.

No obstante, es un paso interesantísimo hacia un mundo en el que compartir una imagen con alguien cercano no requiere apiñarse alrededor de una pantalla de 2 o 3 pulgadas.

A falta de un estándar de video inalámbrico que permita mostrar en un monitor imágenes y videos almacenados en una cámara digital o un celular, los fabricantes recurrieron, primero, al viejo y conocido cable RCA. Casi cualquier cámara digital, lo mismo que buena parte de los celulares de alta gama (sobre todo de Nokia y Apple) tienen salida de TV, para conectar el dispositivo a una pantalla y mostrar su contenido.

Tiene sentido porque casi todos nuestros recuerdos almacenados externamente tienen un soporte digital (bits guardados en un disco rígido o una tarjeta de memoria). Y si el celular es, por excelencia, el dispositivo primario para generar, recibir y transportar esta información, la cámara digital no queda muy atrás.

En los últimos años, además, han comenzado a sonar cada vez más fuerte los pico-proyectores, es decir, dispositivos de tamaño muy pequeño que prescinden de las lámparas normales para usar otras fuentes de luz (por lo general, LED). Tienen menos brillo y, por ahora, menor resolución que un proyector convencional, pero eso se compensa con la posibilidad de llevarlos en una mochila y transformar cualquier habitación en un minicine.

Pero la tecnología ha dado un paso más: ya existen teléfonos celulares con miniproyectores incorporados, como el Samsung Show W7900, develado en febrero último. Permite ver fotos, videos o lo más nuevo de YouTube a gran tamaño y en cualquier pared o pantalla, para así compartir ese momento con los demás en forma espontánea, en una misma habitación, sin tener que enviar esa foto por mail o subir ese video a la Web para que cada uno la vea en su propia pantalla, por separado.

Te puede interesar

Enviá tu comentario

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.
Las más leídas