Si usted es una persona con dificultades visuales, navegue el sitio desde aquí
lanacion.com | Las noticias que importan y los temas que interesan
Ver página en pdf

Un televisivo juego de palabras

Espectáculos

Entre el rol de capocómica y de diva, Florencia Peña lleva adelante un nuevo programa de entretenimientos

Por   | LA NACION

Flor de palabra, ciclo de entretenimientos. Conducción: Florencia Peña. Producción general: Betina Sancha y Fidel Chiato. Dirección: Pablo Milutinovic. Escenografía: Carlos Golak. Iluminación: Juan Lira. Los miércoles, a las 23, por Telefé.
Nuestra opinión: bueno

El debut en la conducción de Florencia Peña no se alejó demasiado de lo que el público se ha acostumbrado a esperar de las incursiones ficcionales de la comediante hasta el momento, algo inusual dado que aquí Peña debe sacar partido de su imagen y considerable simpatía para ponerla al servicio de una propuesta que dista de estar hecha a su medida.

En su aspecto más positivo, Flor de palabra refrenda -como si esto fuera necesario ya- la clara sintonía de Peña con el espectador promedio, su facilidad para el remate picante y la fuerza de su personaje escénico, equidistante entre el capocómico y la diva. Esto fue ejemplificado en un entretenido monólogo inicial en el que contó las vicisitudes de la concepción del programa y la filmación del piloto en España, tomándose el pelo a sí misma y a sus compañeros, a la vez que dejaba muy claro, sin decirlo, que era su presencia al frente del ciclo lo que había logrado llevarlo de la Madre Patria a la pantalla de Telefé.

Y no es raro que todas las virtudes del programa pasen por su conductora: por lo visto hasta aquí, el juego en el centro del programa es tan sencillo y amable como desprovisto de suspenso y matices, más allá del que pueda inyectarle la adquisición o no de un premio en metálico (de un máximo de cien mil pesos, pozo que se fue sorpresivamente en el debut).

La mecánica del juego dicta que una tribuna de posibles participantes compitan entre sí para descubrir una palabra dentro de un rubro específico -desde objetos hasta animales- elegida por "el Master" del programa, Richard Rubin. Quienes acierten aquel vocablo pasarán a competir en una segunda rueda por dinero contra otros dos participantes, recibiendo pistas en forma de listas de características de la palabra que deben descubrir. Quien arriesga y pierde, debe retirarse; quien lo hace y acierta, pasa a la final, que se diferencia de las anteriores rondas porque cuenta con un multiplicador que define, luego del acierto o error del concursante, por cuánto dinero estaba participando.

En principio, las palabras no son más complicadas al comienzo que al final (y no es que lo sean mucho al principio: "Jabón", de hecho, fue el pasaporte de una muy sorprendida catequista a un premio de seis cifras; enigmas previos tuvieron como respuestas "pancho" y "Caminito") y si bien la simplicidad de la propuesta ayuda a imaginar que el público pueda querer jugar desde su casa, la carencia de progresión dramática del entretenimiento hace pensar que probablemente en el living del espectador tendría el mismo efecto que en la geométrica escenografía en pantalla: un plácido devenir sin sobresaltos ni mayor entusiasmo (una menor extensión quizás ayudaría en ese apartado).

Si bien es cierto que, dado la exigüidad de la propuesta, queda como trabajo de su conductora dictaminar los cambios de ánimo e imprimirle el vértigo que el juego carece, también es cierto que sus dos partenaires en escena no encontraron, al menos en el debut de Flor de palabra, un lugar desde donde minimizar el riesgo que corre Peña de opacar la propuesta con su energética participación.

Es de esperar que con el correr de los episodios tanto Q, la máquina a la que deben enfrentar los participantes (cuya socarrona voz tuvo serias dificultades de sonido en el debut) como especialmente el simpático "Master", que saltó a la fama en su país por su participación en un reality que armaba competencias en equipos conformados por chicas lindas y tragas, puedan brindar la algarabía que tanto necesita Flor de palabra para consolidarse como un entretenimiento capaz de mantener despierta a la familia a hora tan tardía.

23,6
puntos

  • el debut del ciclo ganó su franja y fue segundo entre lo más visto del día
TEMAS DE HOYConsejo de la MagistraturaLa relación EE.UU. - CubaEl caso Mariano BeneditElecciones 2015