Si usted es una persona con dificultades visuales, navegue el sitio desde aquí
lanacion.com | Las noticias que importan y los temas que interesan
Ver página en pdf

Entre las nubes / La ciudad, desde las alturas

Buenos Aires, capital de los rascacielos

Información general

Con las nuevas torres, se ubica en el puesto 15 entre las ciudades con mayor cantidad de edificios de altura; supera a Shanghai y a Dubai

Por   | LA NACION

¿Cómo se ve Buenos Aires desde el cielo? Ya no hace falta volar para descubrirlo. El boom inmobiliario que le ha cambiado la cara a la ciudad instaló sobre el mapa porteño al menos 70 edificios que superan los 100 metros y unos 150 que miran con aires de superioridad al Obelisco.

Los rascacielos se están haciendo parte de la nueva fisonomía de la ciudad. De hecho, con las monumentales torres que se están levantando, sobre todo en Puerto Madero, Buenos Aires se ubica en el puesto número 15 entre las ciudades del mundo que más edificios de altura tienen, según un ranking que elabora el sitio especializado skyscraperspage.com, agrupación que reúne a fanáticos de rascacielos de todo el mundo.

El ranking se elabora con los datos que suben fanáticos y los propios constructores o desarrolladores inmobiliarios. Obviamente, la ciudad que más rascacielos concentra es Nueva York, con 6234 edificios de altura, seguida por Toronto, con 2050, luego por Chicago, con 1109, y Tokio, con igual número.

Buenos Aires se colocó en el puesto 15, con 420 torres, detrás de Houston (427) y antes que Sydney (402), Shanghai (401) o Dubai (398). En América latina, la única que la superó fue Ciudad de México, con 610 rascacielos.

 
 

Cinco de los diez edificios más altos de Buenos Aires se encuentran en construcción y estarán terminados antes de 2010. Así, la torre Renoir II, que se levanta con 175 metros de altura y 50 pisos con vista al río, en Puerto Madero, será el edificio más alto del país. La torre de viviendas aún no alcanzó su altura final. La empresa Dypsa estipula que será inaugurada para los festejos del Bicentenario.

Más alto, más caro

La que ocupa el segundo lugar en altura es la torre Cavia, la mayor de las que integran el complejo Le Parc, de Figueroa Alcorta y Cavia, en Palermo, que se inaugurará a fin de año. Alcanza a los 170 m y ofrece panorámicas exclusivas del Río de la Plata, del Aeroparque y hasta de la cúpula del Congreso. Las torres Mulieris I y II, en Puerto Madero, alcanzan a los 161,4 metros. La particular edificación circular, desde el piso 44, permite obtener una vista de 360°, que incluye el río, la torre del Parque de la Ciudad y hasta la silueta de Colonia, en Uruguay.

La nueva generación de torres se caracteriza por el superlujo. Las Renoir, por ejemplo, están equipadas con los ascensores más veloces del continente, que suben un piso por segundo. En las Le Parc, los amenities están en los últimos pisos para que todos los habitantes disfruten de las vistas. Otros están dotados con un sistema de domótica, que permite controlar la iluminación, las cortinas y la temperatura en forma remota, incluso, antes de llegar a la casa.

Claro que el valor del metro cuadrado varía según la ubicación de la torre y la altura del departamento. Cuanto más alto, más caro. La oscilación es de entre los 3000 y los 5000 dólares/m2, para unidades que como mínimo tienen 160 m2. No es lo mismo un piso 8 que uno 20, altura en la que uno puede "tutearse" con el Obelisco. Desde un piso 30, se vive 100 metros por encima del porteño que reside en planta baja.

La torre YPF, en el dique 3 -diseñada por el padre de las torres Petronas, César Pelli-, se terminó a fines del año pasado. Es el más alto de los edificios ya inaugurados, junto con El Faro, también en Puerto Madero. En mayo comenzaron a mudarse los primeros de los 2000 empleados de la petrolera. Mide 160 metros y tiene 37 pisos. A partir del piso 26, todos ofrecen vista al jardín de invierno de altura que Pelli diseñó para que florecieran jacarandás. Allí, uno podría pasar horas descubriendo por los ventanales a qué edificio corresponde cada cúpula del centro de Buenos Aires.

Las torres El Faro I y II fueron, hasta hace poco, los edificios más altos de la ciudad, con 160 metros de altura. Originalmente, una de ellas iba a llegar a los 170 metros, pero la antena mástil que la iba a coronar finalmente no se instaló.

Construida con la dirección de Mario Roberto Alvarez, la torre Le Parc, de Oro y Cerviño, es hasta hoy el edificio habitado con mayor cantidad de pisos: tiene 50, repartidos en 158 metros. Inaugurada en 1994, fue pionera de la nueva generación de rascacielos porteños.

Una de las torres más impactantes que se están construyendo en el barrio más joven de la ciudad es Château Madero, que para el primer semestre del año próximo tendrá 48 pisos, en una altura de 155,7 metros. La torre Galicia Central, en Reconquista y Perón, fue construida en 2007 y se levanta a unos 145 metros en pleno corazón de la City. Son 33 pisos en los que funcionan las oficinas de la casa central del banco.

Las tres torres Le Parc tienen una altura de 143,5 metros y 43 pisos cada una. Las torres del Yacht I y II, una vez finalizadas, tendrán 44 pisos a 140,8 metros sobre el dique 3 de Puerto Madero. En tanto, el edificio del Bank Boston, en Carlos María Della Paolera al 200, con 35 pisos y 137,2 metros, ocupa el puesto número 11 de los edificios más altos.



Ver Buenos Aires, capital de los rascacielos en un mapa más grande

Aunque cueste creerlo, los rascacielos son construcciones que imitan a los árboles y se mueven con el viento. Están diseñados para tales vaivenes, que resultan imperceptibles para sus habitantes. "Los elementos que permitieron las construcción de rascacielos fueron el acero, el hormigón armado, el cristal, la bomba hidráulica y los ascensores", explica el ingeniero Pablo Munton, director técnico de Dypsa, que construye las torres Renoir, entre otras.

Según explicó, no existe una definición estándar que establezca cuántos metros debe tener una torre para ser considerada rascacielo. Según skyscraperspage, se considera así a todo edificio con más de 12 plantas. "El primer rascacielo tenía sólo cinco pisos y hoy tienen más de 500 metros. Es un término relativo. El Council on Tall Building and Urban Habitat, con sede en Pensilvania, dice que es un edificio en el que lo vertical tiene una consideración superlativa sobre cualquier otro de sus parámetros y depende del contexto en que se implanta", aporta Munton. Otra definición más estricta considera que se trata de un edificio que supera los 152,5 metros. Según tal criterio, en Buenos Aires habría nueve rascacielos. .

TEMAS DE HOYCristina KirchnerTensión racial en Estados UnidosImpuesto a las GananciasSuperclásico