Si usted es una persona con dificultades visuales, navegue el sitio desde aquí

El arte explicado a algunas madres

Por fin, un libro del dibujante Juanjo Sáez se edita en la Argentina

SEGUIR
LA NACION
Viernes 21 de agosto de 2009
0

Esto es sólo una teoría, aunque no parece estar lejos de la realidad. Juanjo Sáez, ilustrador, nació en 1972 en Barcelona, en una familia de clase media totalmente ajena al mundo del arte, culto o pop, en el que él haría carrera años después.

Ya a los treinta y pico, con varios libros publicados, algunos de ellos traducidos, con un interesante público consumidor de su obra y con un exitoso estudio de diseño, Sáez tuvo las ganas y la posibilidad de contarle de una vez a su familia (y a otras familias como la suya) qué es lo que hace y cuál es el contexto en el que se desenvuelve. Como para responder a lo que los parientes debían preguntarse: "Bien, finalmente el chico está haciendo plata con esto de los dibujitos. Pero... ¿a qué se dedica realmente?"

Así, el catalán dibujó y escribió El arte , que lleva este explícito subtítulo: Conversaciones imaginarias con mi madre , y que acaba de publicar en la Argentina Común, nueva editorial de otro dibujante, Liniers (con más de un punto en común, justamente, con Sáez).

A partir de revelaciones de su hijo, la mujer se replantea su relación con el arte
A partir de revelaciones de su hijo, la mujer se replantea su relación con el arte.

Por teléfono, desde un estudio cerca de la plaza de Cataluña, Sáez confirma: "El libro salió de un tirón, en un solo bloc. La idea era escribir sobre el arte en forma sencilla, algo que siempre me apasionó, porque la mía es una familia normal, de trabajadores, y yo salí un poco como el raro, así que siempre me vi en esta situación de explicar lo que hago y lo que me gusta de una manera más bien directa".

Para la operación, Sáez eligió de manera más o menos espontánea que el desarrollo se diera en forma de conversación y que la interlocutora fuera su madre. "El formato de la conversación me interesa especialmente porque utiliza frases cortas y directas, lejos de un discurso críptico. Y mi madre apareció como personaje principal quizá porque para mis padres, de jóvenes, era imposible pensar que uno podía dedicarse al dibujo; no había lugar para eso. Hoy ven que vivo de esto y deben pensar: Bueno, por lo menos come; debe estar bien ."

Como sea, el experimento dio resultado. El arte lleva ya varias ediciones en España, Italia y Francia, además de la Argentina. Y la madre de Sáez participó de varias presentaciones junto a su hijo. "A la pobre, todo esto la sorprendió -dice el dibujante-; no esperaba que la gente le hablara como si realmente la conociera."

Con un poco de texto de divulgación (al estilo de esos libros para principiantes) y otro de intimistas y tiernas anotaciones confesionales, El arte es un hit de 263 páginas color. Y Sáez aprovecha para preguntarle a su madre si le gustan sus dibujos y ella responde que la verdad es que mucho no entiende. Le cuenta de Magritte y de Dalí y de Picasso y de Andy Warhol y de Miró, e incluso de Michel Gondry y Lars von Trier; le habla sobre los museos, sobre el valor de la novedad, sobre lo elitista, sobre el virtuosismo y sobre mucho más; la madre parece alternativamente confundida, aburrida y hasta un poco irritada, pero sin renunciar a comprenderlo, en un diálogo casi teatral lleno de confesiones personales y contundentes definiciones conceptuales. Y, claro, lindos dibujos, sólo aparentemente casuales.

"Si soy sincero, aún no releí el libro, así que no sé si sostendría ahora todo lo que escribí -admite-. Pero es una Polaroid del momento en que lo hice, así que no me arrepiento de nada. Igual, lo que más me interesa es que el lector se aproxime al tema, que se genere la conversación sobre estos asuntos. Ya tuve más repercusión de la que podía esperar."

Te puede interesar

Enviá tu comentario

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.
Las más leídas