Si usted es una persona con dificultades visuales, navegue el sitio desde aquí

Jorge Luis Borges, siempre eterno

Hoy se cumplen 110 años del nacimiento del autor de El Aleph ; para recordarlo, la legislatura porteña instauró el Día del lector, con actividades para toda la semana; vea videos del escritor y notas alusivas

Martes 25 de agosto de 2009 • 02:45

A 110 años de su nacimiento, el recuerdo de Jorge Luis Borges sigue vivo a través de su obra, que le permitió atravesar fronteras y volverse uno de los autores más importantes y, sobre todo, influyentes del siglo XX.

Para recordarlo, el gobierno porteño organizó una serie de actividades gratuitas que extenderán hasta el viernes con motivo del Día del Lector, que se celebra hoy.

El autor de El Aleph trazó un particular universo habitado por espejos, laberintos, bibliotecas y tiempos circulares, donde también abundan la manipulación de la memoria y la identidad. A la vez, apeló a la erudición y las citas de libros reales e imaginarios, con deslumbrante precisión.

Se confesaba gran lector de cuentos, pero no así de novelas, género en el que no incursionó. Y comentaba: "No veo una literatura sin cuento o sin poesía, en tanto que una novela de cuatrocientas, quinientas páginas puede muy bien desaparecer". Borges también admitía: "Mis amigos me dicen que mis cuentos son muy superiores a mis poesías".

Pasó su infancia en el barrio porteño de Palermo, donde conoció las andanzas de compadritos y cuchilleros que luego habitarían sus ficciones. El precoz "Georgie" -así lo llamaban en su casa- aprendió a leer en inglés antes que en castellano por influencia de su abuela paterna británica.

Tenía apenas nueve años cuando realizó su primera traducción del inglés al castellano: El príncipe feliz , de Oscar Wilde. En 1914 viajó con su familia a Europa y se instaló en Ginebra, donde cursó la secundaria. En su posterior paso por España, entre 1919 y 1921, tomó contacto con el ultraísmo.

A su vuelta redescubrió su ciudad natal, que lo inspiró para su primer libro de poemas, Fervor de Buenos Aires (1923). Este primer ciclo poético se completó con Luna de enfrente (1925) y Cuaderno San Martín (1929). Por entonces gestó también sus primeros ensayos, Inquisiciones (1925), El tamaño de mi esperanza (1926) y El idioma de los argentinos (1928).

En la década del 30 inició una larga y entrañable amistad con Adolfo Bioy Casares. Compartieron numerosas aventuras literarias, como la compilación de antologías de la literatura fantástica y policial y la creación de un escritor imaginario, H. Bustos Domecq, seudónimo con el que publicaron entre otros Seis problemas para don Isidro Parodi (1942).

En 1937 Borges se empleó en la biblioteca municipal Miguel Cané. En la década siguiente, su oposición abierta al peronismo lo obligó a dejar el cargo. Según una versión, luego fue nombrado "inspector de aves, conejos y huevos" por el gobierno.

Años más tarde, el escritor erudito, irónico y polémico se consagró con la publicación de los libros de cuentos El jardín de los senderos que se bifurcan (1941), Ficciones (1944) y El Aleph (1949).

A 110 años del nacimiento de Jorge Luis Borges, su obra mantiene intacta su influencia y memoria. Foto: Archivo / LA NACION
Retrato del escritor, cuando cursaba la escuela primaria. Foto: Archivo / LA NACION
"Cuando era joven, la intolerancia era una de mis virtudes básicas; debía de ser insoportable" (Jorge Luis Borges). Foto: Archivo / LA NACION
En familia: Jorge Borges (padre), Leonor Acevedo de Borges (madre) y su hermana Norah. Foto: Archivo / LA NACION
Junto a Adolfo Bioy Casares. Foto: Archivo / LA NACION
Con Estela Canto, la mujer a la que le dedicó El Aleph. Foto: Archivo / LA NACION
Foto de 1924. Foto: Archivo / LA NACION
Junto a Leonor Acevedo, su madre, con quien mantuvo un vínculo muy estrecho. Foto: Archivo / LA NACION
Bioy Casares y Jorge Luis Borges en el jurado de un concurso literario organizado por La Nacion. Foto: Archivo / LA NACION
Raúl Alfonsín lo saluda en 1983. Foto: Archivo / LA NACION
Cartas que lectores de Jorge Luis Borges le dejaron en su tumba en Ginebra. Foto: Archivo / LA NACION
Cartas que lectores de Jorge Luis Borges le dejaron en su tumba en Ginebra. Foto: Archivo / LA NACION
A 110 años del nacimiento de Jorge Luis Borges, su obra mantiene intacta su influencia y memoria. Foto: Archivo / LA NACION
Con Héctor Olivera durante la filmación de El Muerto. Foto: Archivo / LA NACION
Junto a José Gilardoni, coleccionista de obras de Borges. Foto: Archivo / LA NACION
Fue director de la Biblioteca Nacional entre 1955 y 1973. Foto: Archivo / LA NACION
A 110 años del nacimiento de Jorge Luis Borges, su obra mantiene intacta su influencia y memoria. Foto: Archivo / LA NACION

Como consecuencia de una enfermedad congénita, la ceguera le sobrevino en la década del 50, aunque lo había ido alcanzando gradualmente desde la infancia. "Fue como un lento atardecer de verano", explicaba, que sin embargo no le impidió seguir dictando sus obras.

En 1955, el gobierno militar que derrocó a Perón designó a Borges director de la Biblioteca Nacional, cargo que desempeñaría hasta 1973. Fue nombrado profesor de literatura inglesa en la Facultad de Filosofía y Letras de la Universidad de Buenos Aires en 1956, tras afirmar: "Sin darme cuenta me estuve preparando para este puesto toda mi vida".

De hecho, el escritor contaba que la primera vez que emprendió la lectura del Quijote lo hizo en la lengua de Shakespeare. "Borges deja entrever así que desde el principio leyó con la misma irreverencia y los mismos desplazamientos con que más tarde escribiría sus obras", apunta Sergio Waisman en su libro Borges y la traducción .

En la década del 60 comenzó a extenderse el reconocimiento a su obra. Fue galardonado con el Premio Formentor en 1961, compartido con Samuel Beckett, y el Cervantes en 1979, con Gerardo Diego. Pese a que su prestigio no paraba de crecer, no logró adueñarse del Nobel.

Muchos lo adjudicaron a sus posturas políticas, que desagradaban a la Academia Sueca.

En 1967 se casó con Elsa Astete, pero luego se separó y regresó a vivir con su madre, Leonor Acevedo, con quien mantuvo siempre un vínculo muy estrecho.

Contrajo matrimonio con María Kodama, su compañera de los últimos años, poco antes de morir el 14 de junio de 1986 en Ginebra. Allí se encuentra su tumba, en el cementerio de Plainpalais.

En su vejez concedió numerosas entrevistas, en las que sorprendía con sus réplicas ingeniosas. Como por ejemplo cuando en un estudio de televisión parisino le preguntaron: "¿Usted se da cuenta de que es uno de los grandes escritores del siglo?" A lo que Borges respondió: "Es que éste ha sido un siglo muy mediocre".

Búsqueda documental Alejandra Zoppi, Gabriela Miño y Virginia Lauricella Producción multimedia Ariela Bernater y Gastón De la Llana

Te puede interesar

Debido a la veda electoral estas notas estarán cerradas a comentarios hasta el domingo a las 18hs. Muchas gracias.