Si usted es una persona con dificultades visuales, navegue el sitio desde aquí

El e-book y sus tímidos pasos

SEGUIR
LA NACION
Sábado 29 de agosto de 2009
0

Es una de las personas más influyentes de la industria editorial en español. Jamás publicó una línea propia, pero como agente literaria Carmen Balcells puede adjudicarse parte del boom latinoamericano protagonizado por algunos de sus principales clientes: Gabriel García Márquez, Mario Vargas Llosa y Julio Cortázar. A los 78 años decidió que no era momento para bajar las velas, y fue así que hace unos meses lanzó el primer sello de libros electrónicos en español: Palabras Mayores. Asociada con Leer-e, una empresa española originalmente dedicada a vender dispositivos electrónicos para e-books, en su portal hoy ofrece a 5 euros obras como Bestiario, de Cortázar, o Relato de un Náufrago, de García Márquez.

Mientras tanto, en España, las editoriales Planeta, Santillana y Random House Mondadori ya están en conversaciones con agentes literarios para definir las líneas fundamentales de una transición que se asume como inevitable. Las primeras noticias revelan que serán pasos cortos y dentro de los canales tradicionales: cupones con códigos de descarga que podrán comprarse en las librerías. La tímida movida responde a dos temores: descuidar el canal tradicional y replicar en el mercado editorial la hecatombe que la piratería digital provocó en la industria de la música. "Rechazamos cualquier experimento que pueda perjudicar al librero", aseguró el agente Guillermo Schavelzon en una reciente entrevista en El País.

Para los lectores de América latina las noticias son buenas y malas. Cuando el mercado on-line madure, las novedades estarán instantáneamente disponibles para todos, pero a precio de euros.

La cadena de tiendas El Corte Inglés presentó en Madrid su propio modelo de lector electrónico. Por 300 euros, trae unos 300 libros clásicos y permite comprar obras en el propio sitio, que adopta así un modelo similar al de Amazon. Y mientras Sony presenta esta semana su Pocket Reader (pantalla de 5 pulgadas) y los rumores anuncian un inminente lector de Apple, el mercado de e-books sigue siendo un negocio marginal. Entre otras cosas, porque la industria no logra consensuar un estándar tecnológico: hoy conviven más de 20 formatos en una suerte de Babel tecnológica que perjudica, fundamentalmente, a los lectores.

www.leer-e.eswww.elcorteingles.es

© LA NACION

Te puede interesar

Enviá tu comentario

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.
Las más leídas