Si usted es una persona con dificultades visuales, navegue el sitio desde aquí

Tres años de tiempo malgastado

SEGUIR
LA NACION
Lunes 07 de septiembre de 2009
0

La selección exige excelencia, superación. No es un club de amigos ni un grupo de autoayuda ni un espacio para organizar homenajes. Perder de vista que reclama máximas dosis de capacitación y profesionalismo inexorablemente confunde el rumbo. Con la Argentina se desatendieron cuestiones básicas y el desfiladero condujo a la cornisa. Hace tiempo que se hacen pruebas en el laboratorio de la improvisación y el desprestigio. Con Alfio Basile se comenzó a atrasar el reloj. Un hombre que confiaba más en la sobremesa que en el pizarrón. Alguna vez explicó que la caída en la final de la Copa América de 2007 se debió a que Brasil se había levantado mejor. Otra vez, buscó la salvación en el talquito. "¡Qué alto que es Carew!", descubrió en Oslo, para explicar una caída con Noruega. El desapego por los detalles, la desactualización, la predilección por las cábalas… y el proyecto se derrumbó.

Aterrizó Maradona; bajó del Olimpo y confió en su estela de mito. Atrapante... hasta que se vuelve rutina y se diluye. Se encadenan los desaciertos tácticos del ciclo; esta vez, la incorrecta interpretación del poderío aéreo de Brasil, que se afirmó en esa vía para alzarse con la Copa de las Confederaciones. Sus inconsistentes lecturas parten del desprecio por los ensayos intensos, los ejercicios que simulen las situaciones de partido o un minucioso seguimiento de las virtudes del rival. Los picados informales ante un combinado de Tristán Suárez, como cobertura estratégica, son algo así como salir con un diario sobre la cabeza para resistir un temporal.

Conducir al seleccionado no es para cualquiera. Tampoco es el lugar para aprender a hacerlo. Maradona parece no asimilar la mecánica. Un líder se construye sobre su coherencia y conocimientos. Maradona habla y desorienta. Tampoco es reconocible un equipo entre contradicciones y malas lecturas. Detrás de la fascinación maradoniana del comienzo, los jugadores –filosos observadores– ya lo saben. Cuando iba por el medio centenar de convocados, luego de la victoria frente a Francia, eufórico, Maradona adelantó que la base rumbo a Sudáfrica 2010 prácticamente no experimentaría retoques. Pero en cada aparición pública ofreció otros apellidos. Va por 62 y ni asoma una formación.

Si aparecen Schiavi o Palermo en la alineación contra Paraguay, se tratará de la legitimación de la política del manotazo. Sería entendible desde la desesperación extrema y, a la vez, el corolario para un puñado de temporadas sin un proyecto sustentable. Hoy se paga con sufrimiento varios años de distracciones, de desaprovechamiento. Una selección con reconocible calidad individual, pero frágil en liderazgo y desprovista de la sabiduría y dedicación que demanda pertenecer a la elite. La selección no se merece la desarticulada planificación en la que la han hundido. Hace tres años que se malgasta el tiempo.

cgrosso@lanacion.com.ar

Te puede interesar

Enviá tu comentario

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.
Las más leídas