Si usted es una persona con dificultades visuales, navegue el sitio desde aquí

Le Corbusier inédito, 80 años después

Se conmemora la visita del maestro al Río de la Plata con una muestra que reúne documentos gráficos e investigaciones, del 3 al 21 de septiembre

Miércoles 09 de septiembre de 2009
0

Por Marta García Falcó Para La Nacion

Se puede ver en el Centro Cultural Borges una exposición que, además de conmemorar los 80 años de la visita de Le Corbusier al Río de la Plata, Paraguay y Brasil, aporta nuevos e impensados datos acerca de este viaje trascendente para la modernidad en la región.

Tarea conjunta del Centro de Documentación de Arquitectura Latinoamericana (Cedodal) y de la Facultad de Arquitectura de la Universidad de la República, del Uruguay, Le Corbusier en el Río de la Plata, 1929 reúne documentos gráficos en la exposición curada por Ramón Gutiérrez y Patricia Méndez, investigaciones reflejadas en un libro –con coordinación editorial de Julio Cacciattore-, y una película documental realizada por Miguel Rodríguez Arias. Para ahondar en estos datos inéditos obtenidos de diferentes archivos en varios países, La Nacion entrevistó a Ramón Gutiérrez, director del Cedodal.

–Se pensaba que todo lo relativo a la visita de Le Crobusier al Río de la Plata estaba publicado. ¿Cómo y dónde se descubrió documentación inédita?

–Para este trabajo revisamos archivos y bibliotecas en varios países, y encontramos material no difundido anteriormente sobre la visita de Le Corbuser. Se destaca la información de periódicos del Uruguay (mucho más completa que en los de la Argentina); el Archivo Cravotto de Montevideo; el de la Facultad de Arquitectura de Montevideo; el de la Academia de Bellas Artes de la Argentina; el propio del Cedodal; los archivos familiares de Rinaldini en la Argentina, César Loustau, Payssé Reyes y De los Campos en Uruguay. Las filmaciones tomadas a Le Corbusier en 1929 fueron facilitadas por la familia Scasso (Juan A. Scasso, autor original del Estadio Centenario, lo recibió en la capital uruguaya) y el Museo del Fútbol en Montevideo (por la relación del maestro suizo-francés con los autores del Estadio). El material periodístico complementario surgió de las bibliotecas nacionales de ambos países y de la colección Baroffio en el Cedodal; las fotografías son de la Municipalidad de Montevideo. Una enorme cantidad de documentos inéditos fue localizada por Eduardo Maestripieri en la Fundación Le Corbusier de París, y una carta de LC a María Rosa Oliver, en la Universidad de Princeton

–¿Qué material se seleccionó para esta muestra?

–Además de las filmaciones que le han permitido montar una película de 35 minutos a Miguel Rodríguez Arias, se presentan dibujos nuevos de Le Corbusier para Buenos Aires y Montevideo; se detallan sus comentarios sobre diversos aspectos de la vida de nuestro país, su rechazo a los arquitectos argentinos y profesores de la Facultad, su opinión negativa sobre las Casas Baratas, sus críticas a la obra de Mario Palanti, su aplauso a las casas chorizo y a la arquitectura y urbanismo paraguayos, su ponderación a los arquitectos renovadores de Uruguay, su admiración por los gauchos de San Antonio de Areco, y su croquis de Juan Manuel de Rosas, entre muchas otras novedades.

–¿Qué información aporta esta investigación?

–Lo esencial que demuestra esta documentación es la idea central de LC de conseguir trabajos en Buenos Aires asociado a Antonio Vilar; el doble discurso con sus anfitriones en lo político y económico; su rechazo a los arquitectos argentinos –con muy pocos de ellos tuvo trato, notoriamente no conoció o consideró a Alejandro Virasoro, a Ernesto Vautier (con quien mantuvo correspondencia recién en 1935) o a Fermín Bereterbide. Ataca las obras de Mario Palanti y las Casas Baratas. Tiene poco trato con Alberto Prebisch y Vladimiro Acosta, y dice que los profesores de la Escuela de Arquitectura son "perfectamente idiotas". Su apuesta es a la aristocracia y aplaude el golpe de Uriburu. Dice: "Ustedes han hecho la revolución, hagamos obras". En Uruguay pondera a los jóvenes arquitectos renovadores, y en Paraguay describe Asunción como una suerte de paraíso urbanístico. Sin embargo, no propone obras para estos lugares. La contracara es que los anfitriones argentinos tampoco muestran mayor interés en hacer ninguna obra de LC. Vilar, su socio, no le escribe más desde 1930 a pesar de los reclamos de LC. A González Garaño le dedica su libro Precisiones y dice que "jamás escribe", y a Victoria Ocampo, que ya le había hecho preparar un diseño para su casa y después construyó otra con Bustillo, le prometerá un rascacielitos de 40 metros que, en definitiva, no hará mientras ella le encomendaba tres del mismo tipo a Alberto Prebisch. Un tema para analizar con mayor detenimiento.

–¿A qué conclusiones se arribó?

–Muchos de los errores de anteriores estudios nacen de haber tomado el libro Precisiones con las diez conferencias como un documento fehaciente de lo que fue su viaje. LC alteró los contenidos de las conferencias e hizo comentarios que parecen antedatados a lo que realmente fueron. Los viajes a Uruguay y Paraguay tienen este problema. Las contradicciones entre lo que dice la prensa y lo que afirma LC, así como las fechas erróneas que LC pone en algunos croquis, contribuyen a esta confusión. Por eso que el libro del Cedodal ayuda a develar otros elementos que se desconocían y a corregir errores de anteriores publicaciones.

Te puede interesar

Enviá tu comentario

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.
Las más leídas