Si usted es una persona con dificultades visuales, navegue el sitio desde aquí

Un mundo virtual, pero real

El mercado de desarrollo de videojuegos crece en la Argentina impulsado por la demanda local y extranjera. El pedido de profesionales del área supera la oferta

Domingo 13 de septiembre de 2009

Aunque podrían ser confundidos con los Peter Pan del mercado de trabajo, los diseñadores de videojuegos no se niegan a crecer. Todo lo contrario, buscan progresar mediante capacitación y retos que les permitan mostrar al mundo su habilidad para crear un producto sólido, bien diseñado, divertido y primero entre las preferencias de los jugadores.

En la Argentina la industria del videojuego se empezó a desarrollar alrededor de 2002 y no paró de crecer. El volumen de facturación se viene duplicando desde entonces y hoy trepa a US$ 50 millones, según datos de la Cámara de Empresas de Tecnologías de Información de Argentina (Cessi).

Según la Asociación de Desarrolladores de Videojuegos Argentina (ADVA), en el país hay alrededor de 20 empresas de videojuegos. La cantidad se amplía si se incluyen firmas que desarrollan contenidos Web y ocasionalmente algún juego.

"El 90% se dedica exclusivamente a los videojuegos. La mayoría son pymes y hay sólo dos empresas que se pueden catalogar como grandes", describe Guillermo Averbuj, director ejecutivo de ADVA.

En la industria no es común la empresa unipersonal, ya que un videojuego requiere de diferentes capacidades como arte, programación y game design. "Sin embargo, hace poco apareció un nuevo tipo de emprendedores o artistas que hacen juegos conceptuales o artísticos que por su objetivo no requieren de grandes equipos, sino más bien de tiempo e impulso creativo", agrega Averbuj. Cada año, ADVA organiza la Exposición Videojuegos Argentina, donde los estudiantes pueden contactarse con empresas y asistir a conferencias.

Entre las palancas que permitió el crecimiento de la industria se destaca la formación que empezaron a brindar en los últimos años distintas escuelas.

Días atrás, el Instituto Tecnológico de Buenos Aires (ITBA) se sumó a la tendencia. Junto con el estudio argentino de desarrollo de videojuegos Three Melons creó la cátedra Introducción al Desarrollo de Videojuegos. Se dicta desde este mes y las materias se incluyen dentro del programa de la carrera de Ingeniería en Informática, pero serán optativas.

cerrar

La cátedra tiene un fuerte componente de programación, pero también se busca formar a los cursantes en temas relacionados con el background de la industria, las posibilidades de comercialización de estos productos y la diversidad de aportes al desarrollo de la industria que se pueden realizar.

Hasta ese momento había diseñadores, programadores y planificadores de juegos que realizaban sus trabajos como especializaciones aisladas. "Tenían el mérito de ser autodidactas, pero no contaban con una visión holística de lo que significa realizar un videojuego o una simulación virtual desde el punto de vista de los estándares de calidad profesional que requiere el mercado", explica Mónica Pombo, rectora de la Escuela de Arte Multimedial Da Vinci, donde se puede estudiar Diseño de Videojuegos, que dura tres años.

La escuela Image Campus, del Instituto de Medios Avanzados Gráficos y Electrónicos (Image), ofrece la carrera de Técnico Superior en Desarrollo de Videojuegos, con una duración de tres años. "Una parte importante de las materias está relacionada con la programación, lo que presupone capacidades de abstracción, matemáticas y lógica. No obstante, la carrera pretende formar un profesional con un conocimiento amplio de las temáticas vinculadas con el desarrollo de videojuegos, por lo que entre otros temas de estudio se encuentra diseño de niveles, análisis de los videojuegos, sociopsicología de los videojuegos, ética y aspectos comerciales y legales de los videojuegos", dice Aníbal Menezes, gerente de Relaciones Institucionales de Image Campus y rector de Image.

Hay varios roles en la industria del videojuego. "Quien crea la historia y el objetivo del juego es el game designer. El artista 2D hace un dibujo con lápiz, carbonilla u otro material. Luego lo lleva a 3D. El programador traslada la idea al lenguaje de la computadora, que por lo general es Java. Coordina un jefe de proyecto", resume Cañizo.

La primera versión del videojuego se manda a probar para su control de calidad. En esta etapa intervienen testers, que son personas que juegan y reportan errores y sugerencias. Después el videojuego vuelve a los programadores, que lo depuran.

"Es muy difícil encontrar game designers. Deben conocer muy bien la historia de los videojuegos, desde los que se usaban en la Commodore 64. Su aporte es fundamental", explica Cañizo.

Los artistas 2D y 3D se forman en cursos de dibujo y animación digital. Los programadores suelen provenir de carrera de Sistemas, aunque Cañizo advierte que su know how es diferente del que necesita la industria de videojuegos y deben actualizar conocimientos trabajando. El conocimiento de inglés es fundamental para todos.

Las fuentes consultadas coinciden en que hay escasez de profesionales en el mercado y que los estudiantes tienen altas posibilidades de encontrar trabajo. Sus salarios dependen de cada empresa, pero oscilan entre $ 2400 y $ 5000 para profesionales junior y senior.

Del mismo modo que sucede con las carreras relacionadas con tecnología informática, algunas empresas tientan a los estudiantes con empleo antes de que concluyan sus estudios. "Tuvimos que hablar con compañías que, en su necesidad de contratar, tomaban a estudiantes que habían cursado sólo un año y medio de la carrera. Eso les impide terminar su formación y atenta contra su calidad como profesional", asegura Menezes. Image Campus tiene convenios de pasantías con firmas como GameLoft, Three Melons, QB9 y Sarabasa Entertainment.

Hernán Cañizo, director de RR.HH. de Gameloft, empresa internacional que desde 2005 está presente en el país, enfatizó la dificultad que implica reclutar y retener personal. "Apuntamos a dar beneficios y generar un sentimiento de pertenencia", explica Carrizo y se refiere al programa corporativo de balance entre vida personal y laboral.

Gameloft fue fundada en 1999, tiene oficinas en 28 ciudades del mundo y presencia en más de 80 países. Crean videojuegos para móviles y consolas aptos para descargas digitales y cada mes lanza entre cuatro y cinco juegos al mercado. En la Argentina se desarrollan videojuegos para iPhone, entre otros.

La exportación de servicios también movió el crecimiento de la industria. "En la Argentina la piratería atenta contra la producción local y el volumen del mercado es chico. La mayoría de los estudios exportan a clientes internacionales", explica Adrián Simonovich, presidente de Sia Interactive y miembro de las comisión directiva y de videojuegos de Cessi.

Sia Interactive se creó en 1993 para desarrollar sistemas de administración que, según Simonovich, "eran tremendamente aburridos". La empresa dio un vuelco y hoy genera juegos online para Web y consolas, por ejemplo. No sólo crean el software, sino también el hardware para jugar, ya sean cabinas de autos de carrera, cascos de realidad virtual y plataformas de baile. "La Argentina no sólo exporta juegos, sino también tecnologías que permiten desarrollar y distribuir videojuegos", agrega Simonovich. La empresa, que emplea a 35 personas localmente y 60 en el mundo, tiene oficinas en más de 10 países y entre sus clientes se cuentan Coca-Cola, Nestlé y Telefónica.

En 2007, la compañía argentina de tecnología Globant empezó a desarrollar juegos para exportar. Hoy, su área de videojuegos ya es la de mayor crecimiento de la compañía. "Nuestro videogame studio tiene 400 empleados, entre ingenieros, artistas y game testers. Recientemente hemos reclutado ejecutivos de Estados Unidos con mucha experiencia en la industria. Además, seguimos seleccionando en la Argentina y próximamente abriremos un estudio en California", explica Guibert EngleDienne, uno de los fundadores y Chief Technology Officer de la firma.

Marilina Esquivel Para LA NACION

Buscados

Quienes se vuelcan a las carreras de diseño de videojuegos son hombres de entre 18 y 30 años. Sin embargo, Menezes advierte: "Hay muchas mujeres en roles importantes como líderes de equipos de diseño o directamente presidentas de empresas que han lanzado títulos importantes". Para el académico, lo más importante es la pasión por los juegos "especialmente cuando se dice que pueden hacer un juego mejor o tienen una idea que se podría realizar en un videojuego".

Entre las habilidades que deben contar se encuentra el pensamiento abstracto, de matemática, lógica y física. "Además de eso, por tratarse de una profesión interdisciplinaria, es importante la habilidad para trabajar en equipo con personas de formaciones diferentes", agrega Menezes.

"Buscamos gente apasionada por los juegos", coincide Englebienne. Creatividad, proactividad, flexibilidad y habilidad para aprender rápido son otros factores tomados en cuenta por la industria.

Opinan los lectores

Cuando uno piensa en un jueguito generalmente no tiene idea de todo lo que hay detrás: programadores, diseñadores... ¡hasta músicos! Miren los créditos de algún juego y se van a sorprender. Es notable el negocio que puede generar un juego; vender el DVD o Blu-ray es sólo una parte, también está el merchandising, los accesorios para los personajes, el pack adicional para el nivel 7828, etcétera. Todo esto genera buenas ganancias, y lo mejor, ¡genera trabajo! Como sea es win-win, la gente se entretiene y nosotros ganamos unos pesitos.

zeck7lnu

En mi caso , ya desde chico me gustaba la idea de dedicarme a hacer juegos, porque era y es una de mis pasiones. Empecé a los 10 u 11 años programando cosas simples en QBasic y Pascal y desde entonces no paré. Hace poco más de 5 años decidí dedicarme ciento por ciento en forma profesional. Desde entonces la industria nacional creció mucho. La industria necesita gente en todos los rubros, ya sea programadores, artistas gráficos, diseñadores, etcétera. Saludos, killeak

Trabajo desde hace unos meses como Lead Integration Engineer en el centro madrileño de Electronic Arts. Soy ingeniero en Sistemas de la UAI (Argentina) y curso un posgrado en BI en la UOC (España). No hace falta estudiar algo específico sobre videojuegos para trabajar en esta industria. El clima es muy relajado y abundan las WII´s, PS3, XBox, metegoles, teles y juegos de pool. Conviene estudiar una carrera amplia (informática, diseño o audio) y hacer un posgrado para completar la formación.

pnlg1

Te puede interesar

Debido a la veda electoral estas notas estarán cerradas a comentarios hasta el domingo a las 18hs. Muchas gracias.