Si usted es una persona con dificultades visuales, navegue el sitio desde aquí

Los productos gourmet también llegan por delivery

Vinos premium , habanos y delicias dulces, sin moverse de casa

Domingo 13 de septiembre de 2009
0

Laura Reina LA NACION

Empezó en la década del 90, al calor de las pizzas y de las empanadas. Y, al poco tiempo, se sumaron supermercados, videoclubes y quioscos. La ciudad de Buenos Aires pronto se convirtió en la capital del delivery. Tan es así que, ahora, hasta los productos gourmet pueden encargarse por teléfono o por Internet, y tenerlos en cuestión de horas en la puerta de casa.

Vinos premium de bodegas boutique; habanos y puros de todo el mundo; picadas regionales y fondues, y hasta cupcakes (deliciosas tortitas individuales que se elaboran en una taza y son la última tendencia a la hora del té) son algunas de las opciones gourmet que se entregan puerta a puerta.

0800-VINO, de Nigel Tollerman. Foto: LA NACION / Graciela Calabrese
0800-VINO, de Nigel Tollerman. Foto: LA NACION / Graciela Calabrese
0800-VINO, de Nigel Tollerman. Foto: LA NACION / Graciela Calabrese
0800-VINO, de Nigel Tollerman. Foto: LA NACION / Graciela Calabrese
Cupcakes in BA, de Agustina Galindez. Foto: LA NACION / Graciela Calabrese
Cupcakes in BA, de Agustina Galindez. Foto: LA NACION / Graciela Calabrese
Cupcakes in BA, de Agustina Galindez. Foto: LA NACION / Graciela Calabrese
Cupcakes in BA, de Agustina Galindez. Foto: LA NACION / Graciela Calabrese
Cupcakes in BA, de Agustina Galindez. Foto: LA NACION / Graciela Calabrese
Cupcakes in BA, de Agustina Galindez. Foto: LA NACION / Graciela Calabrese

Vinos de autor: el inglés Nigel Tollerman llegó a la Argentina en 2002 para realizar un posgrado en Administración de Empresas. Pero pronto se enamoró de los vinos argentinos y se inscribió en la Escuela Argentina de Sommeliers para conocer más acerca del mundo que tanto lo fascinó.

En abril de 2008, decidió juntar su pasión por los vinos y su visión de negocios, y creó 0800-VINO ( www.0800-vino.com ), un servicio de delivery de vinos premium, con entrega gratuita en la Capital, en el día. El costo mínimo del pedido es de 80 pesos.

"Hay unas 140 etiquetas; todos son vinos de bodegas boutique, que no se consiguen en supermercados ni en vinotecas. Pertenecen a pequeños productores, gente que trabaja muy bien y que ama lo que hace", contó Tollerman, en la cava que armó en el Abasto, donde guarda sus "tesoros".

Los vinos parten desde los $ 15 hasta los 600 por botella (el más caro es un Weinert Malbec Estrella de 1977). "Yo me encargo de ir personalmente a las bodegas, de hablar con sus dueños y ver cómo elaboran los vinos. Sólo ofrezco vinos que me gustan", dijo Tollerman.

Además, hay un servicio de guarda, para quien quiera conservar en óptimo estado aquellas "joyas" que en casa pueden estropearse. Por 30 pesos por mes, se accede a un triángulo en la cava, con lugar para guardar hasta ocho vinos. En el momento que la persona solicite su botella, se la entrega en su domicilio. "Acá guarda sus vinos el director de cine Francis Ford Coppola", contó Tollerman, como dato de color.

El placer del puro: luego de la batalla librada contra el cigarrillo, los habanos y los puros comenzaron a hacerse un lugar entre los porteños. Los cigar bars , donde, además de comprar, es posible sentarse en cómodos sillones a fumar, abrieron el camino.

Pero hoy ya no hace falta moverse de casa para disfrutar de un habano; basta con ingresar en www.habanosdelivery.com y elegir entre 18 variedades de marcas, entre las que se encuentran Cohiba (el más premium); Partagas, Romeo & Julieta, Fonseca y Montecristo. La empresa recibe unos 20 pedidos por día.

"Creamos un producto de venta directa premium, de alta gama. Nosotros distribuimos y comercializamos habanos en todo el país. En Tierra del Fuego, no hay nadie que venda habanos, nosotros llegamos hasta allí y al resto del interior en 48 horas. En la Capital, la entrega es inmediata", comentó José Lobos, CEO de Habanos Delivery.

El sitio vende por paquete cerrado de 3, 5, 10 y 25 habanos. "Los precios parten desde los $ 400 y van hasta los 4000", comentó Lobos, que aclaró que cuanto más alta era la calidad, menos habanos traía el paquete.

"El habano fue siempre un producto de alta calidad, que marca estatus. Hoy hay una tendencia a dejar el cigarrillo, y muchos lo reemplazan por el habano, porque no se traga el humo y no es tan dañino como el cigarrillo. Además, hay un límite económico, muchas veces te estás fumando 50 pesos."

Tortitas personales: para los fanáticos de los dulces,una de las opciones gourmet son los cupcakes , tortitas personales típicamente neoyorquinas, del tamaño de un muffin, pero con una colorida y decorativa cubierta en forma de cono de distintos sabores.

Agustina Galíndez Quesada, creadora de Cupcakes in BA. ( www.cupcakesinba.com.ar ), armó su emprendimiento luego de un viaje que realizó a Nueva York. "Ahí estuve en la famosísima Magnolia Bakery, conocida por la serie Sex & the City, y empecé a delinear el negocio", contó.

Los cupcakes se presentan en diez sabores y cada tortita cuesta seis pesos. "Yo busqué adaptar esta tendencia al mercado local, con frostings [cubiertas] de dulce de leche y chocolate, algo más argentino", contó Quesada.

Los pedidos deben realizarse con 48 horas de anticipación. Los cupcakes se hornean en el día y entregan en pintorescas cajas, ideales para hacer un regalo.

Te puede interesar

Enviá tu comentario

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.
Las más leídas