Si usted es una persona con dificultades visuales, navegue el sitio desde aquí

Diputados dio media sanción a la ley de medios que impulsa el Gobierno

Con 147 votos a favor y 4 en contra, el kirchnerismo logró la aprobación del proyecto; la oposición se había retirado del recinto tras señalar el carácter nulo del debate; en tanto, Pichetto señaló que la iniciativa será tratada el 7 de octubre en el Senado

Jueves 17 de septiembre de 2009 • 02:46
0
Foto: LA NACION / Fabián Marelli

Tras más de doce horas de debate, con 147 votos a favor y 4 en contra, Diputados dió media sanción a la ley de medios que impulsa el Gobierno.

Antes de la votación, el jefe de la bancada oficialista, Agustín Rossi expresó: "Esta es una de las leyes de la transición democratica, que todos sabiamos que en algún momento había que reformar. Algunas pudimos hacerlas y otras nos han costado. Específicamente ésta".

Salida. En la tarde de ayer, partidos de la oposición denunciaron que la discusión es nula y que no participarían de la votación del proyecto de ley de medios que impulsa el Gobierno.

"En estas condiciones precarias, impugnamos el proceso. Hay una nulidad impropia que inhabilita el debate. Se ha cometido una serie de irregularidades, por lo tanto, vamos a estar en el debate, vamos a cuestionar el proyecto, pero no vamos a estar en el momento en el que el oficialismo pretenda que sea votado", había asegurado el titular del bloque radical, Oscar Aguad.

Federico Pinedo, jefe del bloque Pro en Diputados, fue aún más duro. "Los dictámenes se presentaron a las 12 de la noche. No tuvimos tiempo de leer ni de redactar el propio. Hemos decidido no participar del debate y consideramos que no es una sesión válida de la Cámara; son manifestaciones de diputados en el recinto. Este debate está inhabilitado", sentenció.

Se abre la función con retraso. El oficialismo alcanza el quórum recién a las 11.25, una hora y media más tarde de lo previsto. Foto: LA NACION / Fabián Marelli
La oposición pide que se deje sin efecto la sesión ya que por reglamento, reclaman, debía haber comenzado antes de las 11. Foto: DyN
Foto: LA NACION / Luis Paz
Gabriel Mariotto, interventor en el Comfer, custodia desde el palco. Foto: LA NACION / Fabián Marelli
El diputado Fernando Iglesias eleva su discurso en el recinto. Foto: DyN
El bloque del FPV, distendido, con los votos asegurados como para dar media sanción al proyecto. Foto: LA NACION
Lozano y Macaluse, a favor de la ley. Foto: DyN
De Narváez y Pinedo antes de abandonar el recinto. Foto: DyN
La oposición discute los pasos a seguir. Foto: DyN
El jefe del bloque oficialista, Agustín Rossi, distendido. Foto: LA NACION / Mariana Araujo
La oposición, antes de abandonar el recinto. Foto: LA NACION / Fabián Marelli
El oficialismo festeja el triunfo con 146 votos a favor. Foto: LA NACION / Fabián Marelli
Después de más de 13 horas, se aprobó el proyecto en la Cámara baja. Foto: LA NACION / Fabián Marelli

Los 31 diputados peronistas disidentes comunicaron su decisión de no "avalar con su voto ni con su presencia la votación del día de la fecha, por considerar que el procedimiento está viciado de nulidad y en consecuencia viola el reglamento de la Cámara, impidiendo el conocimiento de su contenido no sólo a los legisladores, sino también a los propios medios de comunicación y a la opinión pública en general".

Legitimidad en duda. No bien comenzó la discusión, legisladores de la oposición pusieron en duda la legitimidad de la sesión. Argumentaron que, por tratarse de una sesión especial, el debate debió haber comenzado, a lo sumo, media hora más tarde del horario en el que había sido convocada. Prevista para las 10, la sesión arrancó cerca de las 11.30.

"Esta sesión especial es ilegitima. Esta cámara se constituyó fuera del tiempo dispuesto por el reglamento que indica que, pasada media hora del horario original, la discusión puede darse pero no tiene efectos legales. Estamos discutiendo uno de los pilares de la democracia en una sesión ilegítima", planteó Aguad.

En la misma línea, Pinedo, aseguró: "Una vez más se pasó por encima del reglamento".

El debate. Las discusiones estuvieron dominadas por acusaciones y advertencias. Como se preveía, la composición de la autoridad de aplicación de la ley se convirtió en uno de los ejes de la ríspida discusión en el recinto. Es uno de los puntos sobre los que la Casa Rosada debió aceptar cambios para lograr mayor consenso y evitar un fracaso en la Cámara baja.

cerrar

"El control tiene quedar en manos del Congreso Nacional", exclamó Miguel Bonasso hacia el final de su exposición.

El proyecto original proponía un ente autárquico de cinco miembros, tres del Poder Ejecutivo y dos legisladores, uno de la segunda minoría y otro de la tercera. Tras la negociación con los aliados se decidió ampliarlo a siete miembros con la incorporación de dos representantes del Consejo Federal que se eligirán a mitad del mandato presidencial.

Para Bonasso, que pese a ser uno de los habituales aliados del Gobierno anticipó que votará en contra, el cambio no alcanza para garantizar la "transparencia" necesaria.

Tiempos. Fernando Iglesias, diputado de la Coalición Cívica (CC), apuntó sus críticas a la maratónica sesión de ayer en la que el plenario de comisiones dio dictamen al proyecto. "Es una verguenza que un dictamen se firme sin quórum y que no haya tiempo para que la oposición analice lo que se aprobó. Ni en una asociación vecinal que discute la instalación de una cancha de bochas pasa una cosa semejante", lanzó.

También Patricia Bullrich se quejó por el apuro del kirchnerismo. "Estoy en el recinto sin conocer el proyecto porque no hubo tiempo suficiente para leerlo con todas las modificaciones", exclamó la diputada de la CC.

En el recinto. El proyecto que impulsa la Casa Rosada llegó hoy al recinto después de la extensa discusión de ayer en comisión. Los diputados de la oposición plantean que quienes no integran esas comisiones no tuvieron tiempo para leer la iniciativa oficial tal como quedó tras los más de 200 cambios hechos al texto original.

Entre las modificaciones se incluyen la anunciada prohibición a las telefónicas para distribuir TV por cable y una ampliación del órgano de aplicación de la ley. Pero, sin embargo, se mantienen los artículos que obligan a los multimedios a desprenderse de empresas en un plazo de un año, y otros puntos muy cuestionados por la oposición y por la industria audiovisual.

A excepción del bloque de Solidaridad e Igualdad (SI) y Proyecto Sur, el partido de Pino Solanas, que votarán a favor, algunos de los bloques están aún indecisos sobre cómo votarán. En ese grupo se ubican el Partido Socialista y los cinco diputados por Chubut que responden al gobernador Mario Das Neves.

Cambios. El proyecto de ley que el Poder Ejecutivo envió al Congreso establecía en su redacción original tres pilares básicos: una autoridad de aplicación dominada por el Gobierno, el ingreso de las empresas telefónicas en el negocio audiovisual y la "desmonopolización" del mercado al restringir severamente la cantidad de licencias por operador.

El oficialismo modificó uno de esos pilares, el no ingreso de las telefónicas en el negocio, anunciado anteayer por la presidenta Cristina Kirchner. Los otros dos puntos se mantienen prácticamente sin retoques, según advirtió la oposición.

Cámara alta. El Frente para la Victoria (FPV) en el Senado quiere que el proyecto de Ley de Comunicación Audiovisual que esta noche debate la Cámara de Diputados sea tratado en la Cámara alta durante la primera semana de octubre. Así, lo informó la agencia estatal Télam.

El jefe del bloque oficialista, Miguel Angel Pichetto, dijo hoy que el debate de la norma se dará durante dos semanas y que la intención del FPV es que llegue al recinto el miércoles 7 de octubre.

"No es irracional debatir este tema durante dos semanas, para tratarlo en el recinto el 7", dijo Pichetto en declaraciones periodísticas.

Además, el legislador afirmó que el oficialismo considera que deben ser sólo dos las comisiones que deberán estudiar el tema: Presupuesto y Hacienda y Sistemas, Medios de Comunicación y Libertad de Expresión.

El radicalismo, en cambio, reclamó que el proyecto sea también girado a las comisiones de Derechos y Garantías, Asuntos Constitucionales y Educación y Cultura.

Según adelantó Pichetto los plenarios de comisión se realizarán en el Salón Azul y contarán con la presencia de "constitucionalistas, entidades periodísticas y funcionarios de las Naciones Unidas vinculados al tema".

Te puede interesar

Enviá tu comentario

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.
Las más leídas