Si usted es una persona con dificultades visuales, navegue el sitio desde aquí

Sopas en las 4 estaciones

Soluciones caseras o envasadas para comer bien y nutrirse mejor

Domingo 20 de septiembre de 2009

De chicos, sentarse ante un plato de sopa era tomarla para llegar rápidamente al premio del postre. Hoy sabemos que abuelas y madres fueron unas adelantadas porque, calientes o frías, livianas o espesas, completas o light, son una de las recomendaciones básicas de los profesionales de la salud para nutrirse bien, reponer líquidos, funcionar como tentempié para aplacar el hambre y, también, para gozar de ella en momentos de relajación, incorporándola lentamente para que cumpla sus beneficios.

La doctora Kathleen Hall, fundadora y directora del Stress Institute, de los Estados Unidos, promueve su consumo como un momento de goce prolongado en la mesa familiar, recordando otros tiempos alrededor de una generosa sopera. Tras una investigación, la nutricionista Julie Flood, profesora en la Universidad de Pensilvania, determinó que una sopa de bajas calorías como entrada ayuda a disminuir la ingesta energética durante las comidas.

Hace ya muchos años que la industria alimentaria les echó el ojo a sopas y caldos, y acercó la solución presentando preparaciones envasadas listas para consumir en un vaso o en plato, además de la posibilidad de usarlos como ingrediente en los pasos de una receta. De hecho, la empresa americana Campbell´s, que se había ido del país, regresó de la mano de la importadora Oblimar, y Knorr va a cumplir 50 años en la Argentina. Alrededor del año 2000, en plena crisis, la Universidad de Quilmes desarrolló la supersopa como proyecto para nutrir a bajo costo.

Hoy es un plato de moda, con espacio en menús de 5 tenedores. Hay sopas calientes, como la francesa bouillabaisse, el minestrone italiano, el new england clam chowder, de Boston; la matzo ball soup, de la Pascua judía, o la argentina sopa criolla de choclo. Y también frías: el borsht ruso, el gazpacho madrileño, la vichyssoise francesa; sopas frías de frutas que se beben en Alemania, sopas de leche; y lo último, sopa de mate y melón. La sopa da para todo.

Por Miriam Becker miriambecker@fibertel.com.ar

Agradecimiento Knorr Argentina

1. Con gotas

Algunas sopas mejoran agregándoles una copita de jerez, unas gotas de salsa tabasco o, en la Argentina, un toque de chimichurri.

2. Bocados

Alrededor de la sopa gira una industria de pequeños bocados, como los croûtons, para agregar a los caldos.

3. Nutrición

Las sopas de colores -con zanahoria, apio, zapallo, acelga- aportan antioxidantes y carotenoides recomendados por la nutrición.

Te puede interesar