Si usted es una persona con dificultades visuales, navegue el sitio desde aquí
lanacion.com | Las noticias que importan y los temas que interesan
Ver página en pdf

Costos/ Márgenes ajustados

Los contratistas rurales suben las tarifas de sus servicios

Campo

Tras los magros resultados de la campaña 2008/2009, Facma difundió un listado de precios que contempla los mayores gastos en equipamientos y costos fijos

Por   | LA NACION

Después del recorte de precios que sufrieron sus servicios de cosecha en la última campaña, como consecuencia de la pérdida de rindes y la sequía, los contratistas tienen para la siembra de granos gruesos listas con valores superiores a los vigentes entonces.

Una simple lectura de la lista de precios de la Federación Argentina de Contratistas de Máquinas Agrícolas (Facma) permite dar cuenta de ello. En el caso de la siembra directa de maíz con fertilización doble, el precio orientativo para esta campaña es de 140,2 pesos por hectárea para un tractor de potencia media de 160 HP. Esta cifra representa un incremento del 37% respecto de los 102,3 pesos por hectárea del ciclo anterior. Estas cifras están detalladas en www.agrocontratistas.com.ar

"Era imposible no aumentar, los márgenes no dan [para el contratista] porque aumentaron los costos fijos", señaló Jorge Scoppa, presidente de Facma, a la hora de justificar la suba. El empresario reveló que a los contratistas se les encareció la logística, el mantenimiento de los equipos e insumos como el gasoil y los lubricantes, entre otros productos. El rubro cubiertas tuvo un alza del 70% en lo que va del año, según Scoppa.

En el caso de la lista de Facma, se puede observar que el gasoil, clave para el trabajo y el desplazamiento de las máquinas, trepó entre el ciclo 2008/2009 y 2009/2010 de 2,40 a 2,90 pesos por litro, lo que representa un incremento del 21 por ciento. Los contratistas también están enfrentando mayores costos rubros como seguros y personal de labores.

Comprar una sembradora de gruesa le sale al contratista un 24% más. Por otra parte, un tractor de 160 cv que antes valía $ 195.000 ahora cuesta $ 230.000, un 18% más.

Con la caída en las siembras de trigo (1,8 millones de hectáreas menos) y de maíz (por ahora con una retracción de casi 600.000 hectáreas), a los contratistas se les redujo el trabajo. No obstante, con las últimas lluvias los productores podrían activar planes de siembra que los beneficiarían. "La condición de humedad es óptima en el 70% de la región pampeana", comentó el titular de Facma.

Para el caso de la siembra de soja, la tarifa de los contratistas también muestra un incremento. Según la lista de la entidad, la siembra directa de soja está en $ 123,5 por hectárea con fertilización doble. En el último ciclo la tarifa era de $ 90,1. Los precios son orientativos, con un tractor de potencia media de 160 HP.

Proyectando una campaña con más soja, según los contratistas se va a extender el período de siembra de la oleaginosa, porque justamente va a haber más hectárea por atender en la implantación de la oleaginosa. Por otra parte, Scoppa apuntó que se encareció el costo de una fumigación que, según la tarifa de la entidad, hoy cuesta (hasta 100 l/ha) $ 19,6 por ha, lo que implica un incremento del 35% respecto de la campaña anterior.

Al margen de los precios orientativos para el servicio de siembra en la campaña de granos gruesos, en Facma también se llegó a un valor para la cosecha de trigo. Así, la tarifa orientativa para la recolección del cereal es de $ 177,2 por hectárea (para un rinde de 24 quintales), un 16% más que en el ciclo pasado. "Tanto para cosecha como para labores los cálculos se basan en modelos empresarios conformados por dos cosechadoras y dos tractores, respectivamente, apoyados en cada caso por un equipo de logística compuesto por una camioneta, una casilla rural, un tanque agua-gasoil y demás herramientas necesarias", señaló Ricardo Garbers, del Departamento Técnico de Facma.

"El contratista no tiene gastos de estructura ni costos indirectos: todos son directamente relacionados a su tractor o cosechadora y se basan en la prestación de sus servicios, desde la primera cebadura de mate de la madrugada hasta aquellas cosas que hacen a la vida en la casilla rural en el medio del campo, lógicamente pasando por combustibles, lubricantes, neumáticos, servicios de contadores, administrativos, seguros de toda índole, repuestos y herramientas, para nombrar solo unos pocos", agregó el experto de la entidad.

En el costo de cada labor también se consideran ítems como personal, movilidad y administración. En este último punto se habla de asesoramiento, impuestos y gastos.

A los contratistas las listas de precios les sirven para saber cómo están posicionados en el mercado. En tanto, al productor que requiere el servicio le permite planificar la inversión en la campaña. .

TEMAS DE HOYLas trabas a las importacionesElecciones 2015El caso de Lázaro BáezCongreso Nacional