Si usted es una persona con dificultades visuales, navegue el sitio desde aquí
lanacion.com | Las noticias que importan y los temas que interesan
Ver página en pdf

Tensión social / El mensaje de la Iglesia y la relación con Washington

Bergoglio: "Los derechos humanos también se violan con la pobreza"

Política

El arzobispo denunció la "inmoral deuda social" y pidió que se frenara la fuga de capitales

Por   | LA NACION

El cardenal Jorge Bergoglio expresó ayer que la deuda social "son millones de argentinos", que el país no se puede acostumbrar "a vivir con excluidos y sin equidad social" y que los derechos humanos se violan no sólo con el terrorismo y la represión, sino con la "extrema pobreza".

El arzobispo de Buenos Aires y presidente del Episcopado habló en el Alvear Palace Hotel, en una jornada sobre "Las deudas sociales de nuestro tiempo", organizada por la Escuela de Posgrado Epoca, que preside el ex ministro de Carlos Menem Roberto Dromi, y las universidades del Salvador y Carlos III, de Madrid.

Bergoglio leyó su prédica, que incluso estaba impresa, pero explicó algunas de sus expresiones. Así dijo que antes se hablaba de opresores y oprimidos, luego de incluidos y excluidos, y ahora se habla de "los que caben y los que sobran". Y se refirió a quienes son tratados como "material de descarte, que van a cubrir la multitud de volquetes existenciales".

"Soy lego, pero me valgo de las fuentes a las que puedo tener acceso -anticipó Bergoglio antes de dar algunas cifras-. Según distintas fuentes, hay aproximadamente 150.000 millones de dólares de argentinos en el exterior, sin contar los que están en el país fuera del circuito financiero." Añadió que "los medios de comunicación informan que se van del país aproximadamente 2000 millones de dólares más por mes."

Ante ello se preguntó: "¿Qué podemos hacer para que estos recursos sean puestos al servicio del país en orden a saltar la «deuda social» y generar las condiciones para un desarrollo integral para todos?".

Bergoglio señaló que "a menos desarrollo, más deuda social". Añadió que la pobreza es un problema humano: "Tiene nombres y apellidos".

Dijo que la actividad económica no puede resolver todos los problemas sociales sólo con la lógica mercantil. "Separar la gestión económica, a la que correspondería únicamente producir riqueza, de la acción política, que tendría el papel de conseguir la justicia mediante la retribución, es causa de graves desequilibrios."

Explicó que para la doctrina social de la Iglesia se pueden vivir relaciones humanas, solidarias y recíprocas dentro de la actividad económica y no sólo fuera o "después" de ella.

Citó a los obispos latinoamericanos que en 1992 dijeron que "los derechos humanos se violan no sólo por el terrorismo, la represión, los asesinatos, sino también por condiciones de extrema pobreza y estructuras económicas injustas que originan grandes desigualdades".

Bergoglio se retiró apenas terminó de hablar. Al final, el periodista José Eliaschev hizo notar el aplauso que saludó a la mañana a la ex diputada Florentina Gómez Miranda. Y, sin nombrarlos, cuestionó que se hubieran retirado temprano los legisladores Duhalde y De Narváez.

Deploró con fuerza el afán de control de los medios del gobierno de los Kirchner, que "ha convertido a Canal 7 y Radio Nacional en centros emisores de un solo pensamiento". Pero criticó a licenciatarios de TV abierta, como América, que ofrecen a la noche "contenidos deleznables", que, dijo, no sólo pondrían colorados de vergüenza al cardenal Bergoglio, sino a cualquier persona de a pie. "¿Con esos valores quieren criticar las posturas intervencionistas del Gobierno?", expresó, en clara alusión a De Narváez.

En la jornada, el rabino Sergio Bergman dijo que "Caracas ya está en Buenos Aires" y advirtió que la Argentina "puede terminar como Venezuela". La senadora Hilda Duhalde se preguntó si no es hora de que los hombres y mujeres del Partido Justicialista hagan "una profunda autocrítica".

También expusieron el investigador español Tomás de la Quadra Salcedo; el sindicalista de la construcción Gerardo Martínez; el presidente de la Fundación OSDE, Tomás Sánchez de Bustamante, más los periodistas Eliaschev y Clara Mariño.

Más de 200 personas ocupaban las mesas; había muchos empresarios, políticos, catedráticos y periodistas. Entre otros, estaban Francisco de Narváez, Cristiano Ratazzi, el ex ministro menemista Roque Fernández, Jorge Vanossi, Horacio Jaunarena, Teresa González Fernández y Juan A. Tobías. .

TEMAS DE HOYAmado BoudouEl cepo cambiarioMariano BeneditElecciones 2015La relación EE.UU. - Cuba