Si usted es una persona con dificultades visuales, navegue el sitio desde aquí

Los viejos molinos, una nueva joya de Puerto Madero

El grupo Faena reconvirtió el antiguo edificio de acopio de granos en un complejo de lujo

Viernes 09 de octubre de 2009
SEGUIR
LA NACION
0

Puerto Madero acaba de recuperar otros dos de sus edificios emblemáticos, herencia de esa próspera Argentina agroindustrial de comienzos del siglo XX, cuando el país se jactaba de ser "el granero del mundo" y su arquitectura portuaria se erigía en símbolo de esa pujanza.

Con una inversión de 50 millones de dólares, el grupo Faena Properties restauró los ex edificios de Molinos Río de la Plata, a metros del espejo de agua del dique 3, sobre la avenida Juana Manso.

Presentados por el factótum de ese grupo, Alan Faena, y por el jefe de gobierno porteño, Mauricio Macri, ayer al mediodía invitados especiales pudieron contemplar el rescate patrimonial de los edificios que antiguamente sirvieron como lugar de acopio y molienda de granos. En esos portentos se molían 1000 toneladas diarias de trigo.

Ahora aparecen transformados en un complejo de 92 viviendas de lujo, de entre 80 y 270 m2, que, a un valor promedio de 4500 dólares el m2, ya están vendidos en su totalidad.

cerrar

Se suman al complejo nueve locales comerciales en la planta baja, 1500 m2 de oficinas y un centro para exposiciones y eventos, que funcionará en la antigua sala de máquinas de los molinos.

Pero la singularidad del proyecto se traduce en su valor artístico, sin parangón en la ciudad. El edificio atesora en su arco de entrada dos murales monumentales del cotizado artista Pablo Siquier.

La traducción a escala mural de las obras, de 13 por 13 metros, con motivos de abstracción geométrica, fue un arduo proceso de ingeniería, "pensada como legado para las futuras generaciones y como nuevo símbolo para el Bicentenario", según comentó Faena a LA NACION.

Sobre enormes placas de aluminio sostenidas por grandes bastidores, el ingeniero Dante Martínez trasladó, mediante un proceso de pintura horneada, los motivos creados por Siquier. Son planos de la ciudad, de una geometría rotunda contrastada en blanco y negro.

"Hay que agradecer esta inversión juntamente con la protección de nuestro patrimonio arquitectónico", dijo Macri durante la inauguración, al señalar que la Argentina puede volver a abrazar la grandeza de principios del siglo pasado.

Ver Los viejos molinos, una nueva joya de Puerto Madero en un mapa ampliado

"En 1900, el país representaba el 83% del PBI de Estados Unidos. Hoy somos sólo el 2%. Pero si abrazamos esa grandeza en el pasado, lo podemos volver a hacer", arengó. Lo escuchaban reconocidos artistas plásticos, como Rogelio Polesello, Marta Minujin, Luis Benedit y Josefina Robirosa, flanqueados por Torcuato Di Tella, Cristiano Rattazzi y Facundo Gómez Minujin, entre otras personalidades.

La restauración edilicia estuvo a cargo del estudio McCormack, que respetó la fachada original, aunque en el nivel superior le sumó una pasarela vidriada. Esa reinterpretación sirvió para anexar en una sola construcción los dos molinos.

Con más de 20 edificios construidos en las 170 hectáreas que conforman Puerto Madero, sólo permanecen sin restaurar los seis silos del dique 3, propiedad de la empresa Madero Este. Ese último mojón arquitectónico se transformará a fines de 2010 en el primer centro comercial.

Te puede interesar

Enviá tu comentario

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.
Las más leídas