Si usted es una persona con dificultades visuales, navegue el sitio desde aquí

"Honestamente, creo que no lo merezco", dijo Obama sobre el Nobel de la Paz

El presidente norteamericano se mostró "sorprendido" y "honrado" por el premio; duras críticas del comité republicano al otorgamiento del galardón

Viernes 09 de octubre de 2009 • 17:09
SEGUIR
LA NACION
0

WASHINGTON.- El presidente estadounidense, Barack Obama, reconoció hoy que está "sorprendido" por haber recibido el Nobel de la Paz este año. "Para ser honesto, creo que no lo merezco", afirmó en una breve intervención en la Casa Blanca para agradecer el galardón.

"Creo que es un llamado a seguir trabajando por la paz", dijo el Presidente, en un discurso en los jardines de la Casa Blanca. Confesó también que se enteró de la noticia en familia. "Papá, has ganado el premio Nobel de la Paz", fue el mensaje con que, en plena madrugada, se enteró de la decisión del comité.

En forma paralela, la primera reacción republicana por el premio fue de franca indignación.

El líder del Partido Republicano de EE.UU., Michael Steele, criticó duramente la concesión del Premio Nobel de la Paz al presidente de este país, Barack Obama, y opinó que se debe a su estatus de "estrella", más que a logros reales.

cerrar

En un comunicado, Steele, presidente del Partido Republicano desde comienzos de este año, indicó que "la verdadera pregunta que se plantean los estadounidenses es: «¿Qué es lo que Obama ha logrado en realidad?»"

Según Steele, es "desafortunado que el estatus de estrella del presidente haya eclipsado a otras personalidades incansables que han conseguido logros reales en favor de la paz y de los derechos humanos".

A su juicio, si consultaran a los ciudadanos estadounidenses no darían a Obama "ningún premio por su creación de puestos de trabajo, por su responsabilidad fiscal o por respaldar la retórica con medidas concretas".


El presidente de los Estados Unidos, Barack Obama, donará el dinero recibido por haber ganado el premio Nobel del Paz, el cual será, muy probablemente, destinado a más de una obra de caridad, según anunció el vocero de la Casa Blanca, Robert Gibbs.Si bien el mandatario ya tomó esa decisión, aún no determinó a qué obras de caridad beneficiará con los 1,4 millones de dólares que recibirá tras ser el último ganador del prestigioso premio, señaló la cadena CBS News.

En eso coincidió el propio Obama. Tras afirmar que "no cree ser merecedor" del premio ni figurar "junto a los grandes hombres y mujeres que inspiraron el cambio" en el mundo, el presidente sostuvo que, en todo caso, el galardón es "un reconocimiento a los desafíos y objetivos" que se propuso su gestión.

La primera reacción del entorno del presidente Barack Obama al premio Nobel de la Paz que acaba de ganar el presidente provino de su principal asesor político.

"Es un honor que el Presidente no esperaba", dijo David Axelrod. Al hacer una primera interpretación de lo ocurrido, el hombre de confianza de Obama opinó que el galardón debería servir "como afirmación de las principales causas" en las que está comprometida la gestión del líder demócrata.

Mientras en los Estados Unidos las reacciones se demoraron, el mundo va mucho más rápido a la hora de comentar este inesperado premio. Tres horas después de otorgado, ningún líder republicano había hecho mención alguna al asunto.

Distinto es el caso de la familia keniana de Obama, que habló mucho antes de que sus amigos aquí. "Estamos honrados por el hecho de que uno de los nuestros haya sido reconocido de este modo", dijo Said Obama, uno de los miembros de la familia africana del presidente.

"Es un galardón que conmueve a mucha gente, porque el Presidente Obama representa a muchos tipos de personas", añadió.

Sorprendidos, en un primer momento los medios norteamericanos reaccionaron con cautela. " ¿No es demasiado pronto? El presidente apenas lleva nueve meses de gestión", era uno de los comentarios repetidos en la cadena CNN.

Tres horas después de anunciado el premio, la Casa Blanca informó un cambio en el esquema de actividades del día e incluyó una breve comparecencia de Obama a las 10.30 (11.30 en la Argentina) en la que el Presidente habló del premio.

No hay confirmación de que Obama haya decidido concurrirá a Oslo a recibir personalmente el premio. Pero se espera que así lo haga. "Es un honor para agradecer", dijo Axelrod.

Para muchos, este galardón es el principal espaldarazo que ha recibido el mandatario, cuya imagen tiene enorme potencia en el exterior, mientras las encuestas locales venían revelando cierta fatiga del votante.

Los primeros sorprendidos por la noticia del Premio Nobel de la Paz a Barack Obama parecen estar en este país. En la Casa Blanca, el presidente se despertó con una noticia que no esperaba, según confesó su vocero, Robert Gibbs.

Si bien Obama figuraba entre los posibles candidatos al galardón, nadie en la Casa Blanca esperaba que se lo otorgaran. "Se enteró en pijama", era una de las bromas.

Una hora después de producido el anuncio no había comentaros formales de la Casa Blanca. Buena parte de los norteamericanos seguían sin enterarse del asunto: las principales cadenas de televisión están volcadas a la transmisión del disparo, desde la NASA, de un cohete a la luna para comprobar si allí hay agua.

Las radios fueron las primeras en reaccionar al asunto. "¡Guau! ¡Parece que tenemos otro Nobel en casa!", era el comentario.

Con este galardón Barack Obama se convierte en el cuarto presidente de los Estados Unidos en recibir el Nobel de la Paz, después de Theodore Roosvelt ( 1906); Thomas Wilson ( 1919) y Jimmy Carter (2002).

Pero posiblemente su galardón tenga también un eco al que, en 1964, obtuvo el luchador por los derechos de las minorías negras Martin Luther King.

Los primeros comentarios locales dan un carácter netamente político al premio, básicamente como oposición a la anterior gestión de George Bush, quien declaró las dos ofensivas militares en Afganistán e Irak, en oposición a la mano tendida y diálogo, que constituyen el lema de la política exterior del presidente.

En esta nota:
Te puede interesar

Enviá tu comentario

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.
Las más leídas