Si usted es una persona con dificultades visuales, navegue el sitio desde aquí

La democracia se suicidó

Domingo 11 de octubre de 2009 • 01:02
SEGUIR
LA NACION
0

Hoy, con la aprobación de la ley de medios K, el país cambió: la democracia renunció a toda pretensión de mejorar la calidad institucional.

Podrá haber cada vez más corrupción, más autoritarismo, más pobres, más muertos por inseguridad, más hambre y más problemas que nadie se preocupará en solucionar.

Pero, para qué va el Gobierno a solucionar los problemas, si escribirá la historia a su antojo.

Ahora, todos los funcionarios corruptos son ricos porque fueron hábiles empresarios, aunque nunca hayan atendido ni un kiosko; los muertos por inseguridad habrán muerto porque fueron malas personas que no accedieron a ceder sus autos o billeteras a los pobres delincuentes; y el secretario de Comercio, Guillermo Moreno, famoso por presionar a empresarios y funcionarios será Robin Hood.

Es paradójico que un gobierno que fue electo por el pueblo y que tiene origen democrático se haya empeñado en reeditar la ley de medios de la dictadura, matizada con tantas prohibiciones que, en lugar de favorecer los flujos de información, los interrumpe.

El gobierno quiere medios enanos, para taparles la boca y pegarles en la cabeza cuando se animen a decir lo que al Gobierno le disgusta.

La gente, agobiada por problemas como la inflación, el esfuerzo por llegar a fin de mes, la inseguridad, la droga y otros problemas cotidianos no advierte la gravedad de lo ocurrido ayer, una ley que no atrapa los dineros en el corralito ni que se incauta de los fondos de pensión pero que es mucho peor que eso: cercena la libertad de todos.

En 1989 se derrumbó el Muro de Berlín, en 2009, el Gobierno y el Congreso, alegremente, construyeron el muro de la censura.

En esta nota:
Te puede interesar

Enviá tu comentario

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.
Las más leídas