Si usted es una persona con dificultades visuales, navegue el sitio desde aquí

Sobrevivió a la inyección letal porque no le hallaron las venas

Los autoridades del Estado de Ohio lo pincharon 18 veces, pero no pudieron concretar su ejecución

Lunes 12 de octubre de 2009 • 12:56
0

El debate sobre la pena de muerte volvió a reavivarse tras conocerse el caso de Romell Broom, de 53 años, quien debía ser ejecutado el pasado 15 de septiembre, pero no fue posible porque no le encontraron las venas.

La pena capital debía ser aplicada por el Estado de Ohio sobre este estadounidense, acusado de asesinar a una adolescente de 14 años, pero el gobernador Ted Strickland decidió la suspensión tras verse imposibilitada la acción, según publicó el diario español El País .

Asimismo, se conoció que fueron 18 los pinchazos infructíferos.

El medio ibérico cita una declaración jurada de Broom, en la que el mismo imputado declara que "al cabo de un rato, el director, Terry Collins, entró en la habitación y dijo que iban a interrumpir la ejecución".

"Esperar a ser ejecutado es angustioso. Me produce mucha tensión pensar en que el Estado de Ohio tiene la intención de causarme el mismo dolor físico la próxima semana", relató Broom en una declaración fechada el 17 de septiembre.

Te puede interesar

Enviá tu comentario

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.
Las más leídas