Si usted es una persona con dificultades visuales, navegue el sitio desde aquí
lanacion.com | Las noticias que importan y los temas que interesan
Ver página en pdf

Frenar la deforestación, clave para revertir el fenómeno

Información general

Fue la principal conclusión de la Convención Marco celebrada en Bangkok

BANGKOK.- Los bosques son gigantescos "almacenes" naturales de carbono que, al ser deforestados a nivel mundial, liberan toneladas de dióxido de carbono en la atmósfera. Por esa razón, la protección de los bosques es considerada una estrategia clave para frenar el calentamiento terrestre.

En una nueva reunión de los países miembros de la Convención Marco de Naciones Unidas sobre Cambio Climático (Unfccc, por sus siglas en inglés), que finalizó el viernes en la capital tailandesa, los delegados de 180 países avanzaron en la negociación de un posible mecanismo para reducir la deforestación, entre toda una serie de diversas medidas de mitigación y adaptación.

Disminuir el 50% de la deforestación de bosques nativos hacia 2020 y frenarla hacia 2030 mediante incentivos económicos para los países en vías de desarrollo son algunos de los objetivos propuestos dentro de ese mecanismo que se llama reducción de emisiones de la deforestación y la degradación de los bosques, o REDD.

La deforestación ocupa uno de los primeros lugares (16%) a nivel mundial después de los sectores de energía (24%) e industria (22%), en el ranking de actividades humanas que generan emisiones de gases de efecto invernadero (GEI), según destacó Charles Parker, experto en REDD de la ONG Global Canopy Programme, durante una conferencia de prensa.

Carol Saint-Laurent, de la Unión Internacional para la Conservación de la Naturaleza, opinó que disminuir la deforestación es una gran oportunidad para reducir las emisiones en el corto plazo. "De ese modo, se pueden acompañar las medidas de mitigación en los demás sectores contaminantes", dijo a LA NACION.

Además, Saint-Laurent destacó que diversas ONG reclaman ante la Unfccc, de todos modos, que se mantenga una visión global de los bosques. "Sus ecosistemas brindan múltiples beneficios a las comunidades locales y tienen una gran biodiversidad biológica", agregó.

REDD, en la Argentina

El Protocolo de Kyoto no incluyó en su primera fase la REDD como mecanismo de mitigación de los países en vías de desarrollo, que concentran las tasas más altas de deforestación. Ese protocolo de la Unfccc, cuya primera fase termina en 2012, tiene como prioridad la mitigación por parte de los países industrializados.

El ecólogo Leandro Fernández, de la Secretaría de Ambiente y Desarrollo Sustentable de la Nación y miembro de la delegación argentina que participó de la reunión (que incluyó representantes de Cancillería y del Ministerio de Economía), destacó que se está debatiendo la posibilidad de implementar el mecanismo REDD en tres fases, que se financiarían, primero, con fondos de los países industrializados, para luego integrar la inversión privada.

Etapa de estudios

Fernández contó que en la Argentina se está elaborando una estrategia nacional en conjunto para implementar la REDD. "Por ahora, está en una etapa inicial de estudios y evaluación de propuestas. Paralelamente, trabajamos en colaboración con otros países de la región", dijo.

Según el último inventario de bosques nativos de la Secretaría de Ambiente, en la década de 1995-2005 en el norte del país se emitió un promedio anual de 21 millones de toneladas de carbono a causa de la deforestación.

"Los bosques consumen carbono a través de la fotosíntesis en los árboles, y éste se almacena en las ramas, en los troncos, y también en sus suelos y en la biomasa vegetal. Cuando se desmonta, ese carbono se libera a la atmósfera tarde o temprano", explicó Juan Casavelos, coordinador del programa de cambio climático de la Fundación Vida Silvestre, de la Argentina.

Casavelos, que también estuvo presente en Bangkok, agregó que entre los factores que inciden en las altas tasas de deforestación en países como la Argentina, Paraguay y Brasil figuran, principalmente, la expansión en la agricultura y de la ganadería.

Los países que integran la Unfccc, creada en 1992 en la Cumbre de la Tierra celebrada en Río de Janeiro, realizarán una nueva reunión parcial en Barcelona en noviembre y luego se encontrarán en la Conferencia de las Partes (COP15), en Copenhague, en diciembre, donde es posible que participen el presidente Lula da Silva y otros primeros mandatarios del mundo.

Aún hay incertidumbre sobre qué ocurrirá en Copenhague, en especial ante las diferencias entre las naciones en temas clave, como las fuentes de financiación y las metas de reducción de emisiones (ver aparte).

La ciencia advierte que no hay tiempo que perder para actuar contra el calentamiento global y que los impactos del cambio climático se han acelerado desde el último reporte del Panel Intergubernamental de Cambio Climático de 2007.

Así, la meta de disminuir el calentamiento terrestre mediante la reducción de la deforestación y los demás múltiples beneficios de proteger los bosques serán protagonistas en el Congreso Forestal Mundial que comienza el próximo domingo, en Buenos Aires. .

Laura García Oviedo Para LA NACION
TEMAS DE HOYCopa SudamericanaEl caso de Lázaro BáezCristina KirchnerElecciones 2015Superclásico