Si usted es una persona con dificultades visuales, navegue el sitio desde aquí

Obama envió más tropas a Afganistán

No fue anunciado y se supo por un diario

Miércoles 14 de octubre de 2009
SEGUIR
LA NACION
0

WASHINGTON.– Sin un anuncio público, el flamante premio Nobel de la Paz acaba de autorizar el despliegue de por lo menos 13.000 efectivos más para la ocupación de Afganistán, según admitieron ayer fuentes de la Casa Blanca y del Pentágono.

El reconocimiento de ese ines- perado movimiento de tropas preanuncia una dura controversia para el presidente Barack Obama y para el discutido lauro con el que acaba de ser honrado.

No sólo es el refuerzo de efectivos, sino también el modo de conocerse la noticia, ya que tal vez nada de este asunto se hubiera sabido de no haberlo destapado ayer el diario The Washington Post con una nota en la tapa en la que menciona un movimiento "secreto" de la Casa Blanca.

"Nada de secretismos. Acá no se esconde nada y todo está muy claro", afirmó ayer el vocero del Pentágono, coronel Dave Lapan, al reconocer un movimiento de militares del que, hasta ahora, no había noticia.

"El envío de por lo menos la mitad de esos refuerzos fue decidido por el anterior presidente", dijo Lapan, en referencia al predecesor de Obama en la Casa Blanca, George W. Bush. Puesto contra las cuerdas, el vocero militar admitió, sin embargo, que "todo" el nuevo contingente se moviliza bajo las órdenes del flamante premio Nobel de la Paz.

Se trata, sobre todo, de tropas que no son de combate, pero sí de apoyo al operativo de ocupación del país. Entre ellos, ingenieros, médicos, expertos de inteligencia y policía militar. Expertos en defensa consultados por el diario explicaron que normalmente el ejército requiere cientos de militares de apoyo por cada brigada (compuesta por unos 4000 soldados) que se envía al exterior.

El envío de los 13.000 militares, revelado ayer, se sumará, en los hechos, a los 21.000 que ya se encuentran en Afganistán tras la orden dada por Obama en marzo pasado, pocos meses después de su asunción. De ese modo, el total de efectivos "de refuerzo" movilizados hasta ahora por Obama en Afganistán se eleva a 34.000, aunque, según The Washington Post, este aumento no variará el máximo de 68.000 militares previsto hacia fin de año. Esa cifra duplicaría el número de militares desplegados cuando Bush finalizó su mandato.

Si se les suma a estos 68.000 soldados norteamericanos el resto de los militares desplegados por otros países bajo el paraguas de la OTAN, el número total de tropas extranjeras en Afganistán llega a 110.000.

Además, el incremento de tropas ordenado por Obama hace que haya actualmente más soldados estadounidenses en Irak y Afganistán que durante el pico de refuerzo ordenado por Bush.

Mientras tanto, Obama debe decidir en las próximas semanas si se aprueba el incremento de cerca de 40.000 hombres que le está pidiendo el general a cargo de la ocupación en el país asiático, Stanley McChrystal.

La filtración informativa de este reservado despliegue de efectivos volvió a incomodar a una Casa Blanca ya sorprendida con la noticia de que el presidente había obtenido el Nobel de la Paz cuando aún mantiene abiertos dos frentes de conflicto, en Irak y en Afganistán, y cuando todavía no pudo cerrar la cárcel de Guantánamo, símbolo de tortura a prisioneros exentos de derechos.

"Lo cierto es que ese total fue autorizado por Obama. La diferencia que hay es que, hasta ahora, sólo se conocía el envío de 21.000 efectivos", fue la explicación de uno de los colaboradores militares del mandatario.

La noticia del refuerzo militar se conoció casi al mismo tiempo en que el comité que otorgó el Premio Nobel a Obama se vio obligado ayer a hacer una nueva defensa de su discutida decisión (ver aparte).

"No estamos de acuerdo con quienes afirman que Obama no ha hecho nada", atajó Thorbjørn Jagland, presidente del comité noruego.

Indignación

La prensa norteamericana -incluso la de reconocida orientación demócrata- coincidió en una generalizada estupefacción ante la noticia, mientras que el titular del opositor partido republicano, Michael Steele, reaccionó con franca indignación y censuró que el criterio haya sido el de la "celebridad" de Obama y no el de sus logros a la hora de decidir el Nobel. "Si de algo estamos seguros es de que ningún norteamericano le daría premio alguno" por la situación de la economía y el desempleo, dijo Steele.

En las últimas horas ha comenzado aquí un nuevo debate, que afirma que Obama debería rechazar el premio. "Honestamente, creo que no lo merezco", fueron las palabras con las que el mandatario reaccionó ante el galardón, que -según dijo- recogerá personalmente el próximo 10 de diciembre en Suecia.

Para cuando llegue esa fecha, los soldados desplegados en Afganistán por orden directa de Obama serán, por lo menos, 34.000. Y podría haber muchos miles más en camino si el jefe de Estado accede al pedido de su general en el campo de concederle otros 40.000.

En una entrevista con la cadena de televisión norteamericana ABC, el presidente afgano, Hamid Karzai, dijo ayer que está en favor de la llegada de más soldados estadounidenses a Afganistán, pero prefirió no pronunciarse sobre cuántos serían necesarios.

"No soy un experto militar. Lo que me preocupa es la protección del pueblo afgano", dijo Karzai.

Te puede interesar

Enviá tu comentario

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.
Las más leídas