0

Duras críticas a dos ministros de Macri por el caso del espía en la Legislatura

Diputados porteños de la oposición lanzaron acusaciones contra Montenegro y Narodowski por la situación del ex policía Ciro James, que trabajaba en el Ministerio de Educación; Oyarbide evitó polemizar con el jefe de gobierno
0
23 de octubre de 2009  • 20:17

La polémica en torno al ex policía Ciro James, acusado de escuchas ilegales, no para de crecer. Esta tarde, en la Legislatura porteña, los ministros de Educación, Mariano Narodowski, y de Seguridad, Guillermo Montenegro, dieron explicaciones sobre el tema.

Montenegro dijo que "no hay un sistema ilegal de escuchas" en la ciudad de Buenos Aires. "Nunca aceptaría una cosa así", aseguró.

Narodowski explicó que James fue contratado en su ministerio "como abogado, dado que tenía un currículo razonablemente aceptable". Dijo que fue considerada "una persona que trabajaba en una institución de educacion superior como docente y como asesor legal" y que en la cartera de Educación trabajaba en el "asesoramiento legal externo sobre distintas tareas".

"Para nosotros, Ciro James era un abogado de consulta. Tenía vínculo con la jefa de Gabinete, con el personal de despacho. Presentó su renuncia a finales de septiembre, aduciendo que se iba ir a trabajar a la Policía Metropolitana. Al poco tiempo fue aceptada. Nunca supimos que James era un agente de la Policía Federal", aseguró.

El juez. Esta mañana, el juez federal Norberto Oyarbide, a cargo de la investigación, evitó responder las críticas realizadas ayer por el jefe de gobierno porteño, Mauricio Macri.

Macri había calificado a la investigación de Oyarbide como "inentendible", a lo que el magistrado sólo contestó que tal apreciación "tiene un implicancia estrictamente política" y que su labor es "judicial".

El juez también informó que está a "escasas horas de definir la situación judicial de las personas que al día de hoy continúan detenidas", en alusión a James, acusado de pinchar teléfonos, y a tres policías misioneros.

Quién es. Ciro James era un agente de la Policía Federal que estaba contratado por el Ministerio de Educación porteño. Fue detenido por organizar pinchaduras de teléfonos a un dirigente de la comunidad judía, Sergio Burstein, y a un empresario, Carlos Ávila.

Se descubrió que había cruzado decenas de llamadas con Jorge "Fino" Palacios, primer jefe (elegido por Macri) para conducir la Policía Metropolitana, acusado de encubrir la causa de la AMIA.

James también había llamado y recibido llamadas de Osvaldo Chamorro, actual jefe de la fuerza de seguridad porteña. En el gobierno macrista dicen que nadie lo conocía ni sabía su condición de policía federal. Chamorro declaró ante la Justicia que había hablado con él sobre la posibilidad de incorporarse a la policía local.

"Boicot". Ayer, en una conferencia de prensa, Macri denunció un "boicot" por parte del gobierno nacional y la Policía Federal para impedir el lanzamiento de la Policía Metropolitana.

Críticas. Burstein, líder de una de las agrupaciones de familiares de víctimas de la AMIA, criticó las explicaciones brindadas ayer por Macri. "Me afectó porque dijo que yo soy parte de toda esta orquestación de espías y me está agraviando", dijo.

"Lo de ayer fue un circo y espero que lo de los ministros no sea la misma payasada", sostuvo, en referencia a la conferencia que brindan los ministros en la Legislatura.

En tanto, la Coalición Cívica - ARI envió hoy una carta al presidente de la Comisión de seguimiento de los Servicios de Inteligencia del Estado donde le pidió una serie de acciones tendientes a esclarecer acciones que podrían haber realizado agentes de la SIDE en los últimos años del gobierno kirchnerista.

temas en esta nota

0 Comentarios Ver

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.