Si usted es una persona con dificultades visuales, navegue el sitio desde aquí

Todo puede ser humor en la TV

Por Pedro Saborido Para LA NACION

Sábado 31 de octubre de 2009
0

Un comentario bastante frecuente acerca del humor en la televisión es el que alude a la falta de programas humorísticos. La respuesta habitual a ese comentario suele ser que el humor ahora forma parte de otros formatos; de programas de chimentos, de concursos de baile, de periodísticos y hasta de noticieros.

De La noticia rebelde para acá, los programas humorístico-periodísticos (o viceversa) fueron abriendo la posibilidad de que el humor no fuera patrimonio exclusivo de cómicos y guionistas, sino que conductores, periodistas y panelistas lo incorporaran a sus rutinas. Y hasta se puede suponer que resultaron formas menos arriesgadas, tanto en lo artístico como en lo económico, que los programas de humor en la grilla de un canal. Esto no es bueno ni malo. Simplemente parece ser así. Porque además el humor sigue siendo una herramienta útil para la crítica, para la transgresión y para todo aquello que signifique correr un límite, abrir más aún el juego. Incluso la aparición de los llamados "mediáticos" colabora en esta disolución de los formatos humorísticos tradicionales. El límite entre lo que es un personaje cómico armado por un actor y ese otro personaje cómico que viene en forma de entrevistado o panelista o promotor de un escándalo se hace cada vez más borroso.

Si Matias Alé canta en forma horrible, resulta entretenido y causa risa. El objetivo está logrado. Es humor. Si está planeado, guionado, si se lo quiere mostrar como algo espontáneo o no, no interesa. No es malo que las fronteras se borren, el problema es que eso puede desorientar, y a veces esa desorientación nos provoca indignación. El hecho es que hoy la televisión puede convertir en tema de humor cualquier circunstancia. Y hasta en programas sobre policías reales que intervienen en conflictos de barrio se puede ver escenas humorísticas.

Dentro de veinte años diremos que la televisión de hoy era muy buena. Lo mismo decimos de la que veíamos y criticábamos hace veinte años. El humor sigue siendo algo muy atractivo en ella, y creo que va a ser parte de todo tipo de formato: es un elemento que hace que la gente mire más televisión, y la televisión también la hacen los que la miran. Si es buena o mala, creo que es un problema menor frente a otro. ¿Por qué miramos tanta televisión? ¿Por qué le damos tanta importancia? Esto me parece más inquietante.

© LA NACION

Guionista de Peter Capusotto y sus videos

Te puede interesar

Enviá tu comentario

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.
Las más leídas