Si usted es una persona con dificultades visuales, navegue el sitio desde aquí

La era de la comunicación

El eje del evento, organizado por Conocimiento & Dirección

Domingo 01 de noviembre de 2009

En el marco de la 9ª Cumbre de Compensaciones y Beneficios organizada por la revista especializada Conocimiento & Dirección se expusieron las principales prácticas y tendencias en materia de pago de salarios y beneficios.

La tendencia creciente en los últimos años es un crecimiento en los incentivos de largo plazo en premios por performance individual. El mix de ofertas de compensaciones que abarca la asignación de acciones, opciones y premios por desempeño muestra que las empresas siguen prefiriendo utilizar diversos vehículos para compensar a su personal.

Durante 2009, una encuesta de Mercer muestra que los sueldos base de los ejecutivos argentinos han sido recortados o congelados. Además, dos tercios de las compañías realizaron cambios en su estructura de pago de incentivos a largo plazo, donde se incluyó una baja de entre el 10 y 30% de los valores de estos incentivos para compensar la baja del valor de compra de las acciones. Las proyecciones para 2010 muestran una tibia recuperación. "Se espera que los salarios de los ejecutivos se descongelen lentamente", vaticina Rosenfeld.

Más allá de los aspectos técnicos y las tendencias de mercado, Rosenfeld explica que uno de los grandes errores de las compañías es invertir muchos recursos en tener compensaciones acordes con el mercado, pero no comunicarlas debidamente. "Recursos Humanos debe hacer una gestión efectiva de la comunicación para que el mix de retribución sea reconocido por los empleados en las diferentes etapas de la vida. Si los beneficios que da la compañía, por más competitivos que sean a nivel mercado, no son debidamente informados al personal y por consiguiente valorados, no cumplirán su objetivo principal de atraer, retener y motivar al personal."

Otro de los temas relevantes que gana adeptos en el debate de los especialistas en Recursos Humanos es el progresivo interés de los accionistas en la definición de las políticas de compensaciones y beneficios de los altos directivos, y su consiguiente implementación y control.

La crisis mundial mostró empresas quebradas, pero que paradójicamente conservaban ejecutivos altamente remunerados. Esto provocó reminiscencias del emblemático caso Enron y la certeza en los accionistas de que la intervención en la fijación de la compensación ejecutiva no es una opción, sino una obligación para la sustentabilidad de la compañía.

La lógica implica que al tener accionistas más involucrados, los ejecutivos estarán más controlados. "A diferencia de las prácticas precrisis, los accionistas están contratando consultoras para definir los paquetes de compensación de sus ejecutivos y evitar que estos mismos las definan", explica Zoltan Rosenfeld, socio de la consultora multinacional Mercer.

"La importancia de las herramientas de retribución radica en conseguir alinear correctamente el interés de la alta dirección con los intereses de los accionistas. La falta de control que existía hasta ese momento permitía maniobras incorrectas o dolosas en perjuicio de los accionistas", complementa Bernardo Frau, VP de Recursos Humanos de la petrolera multinacional Occidental Petroleum Corporation.

La crisis económica global sigue produciendo cambios, y éste es uno de ellos.

Por Cristian Kuklis

Te puede interesar