Si usted es una persona con dificultades visuales, navegue el sitio desde aquí
lanacion.com | Las noticias que importan y los temas que interesan

Comerse las uñas, una costumbre que se alimenta con la ansiedad

Información general

Especialistas explican que la onicofagia es un trastorno obsesivo que también se intensifica con el estrés; recomiendan tratamientos psicoterapéuticos para hallar sus causas; testimonios

Por   | LA NACION

"Soy una persona sumamente nerviosa y nunca me traté. Siempre me comí las uñas. A decir verdad nunca vi uñas en mis manos. Trabajo con mis manos y es todo un sufrimiento y una vergüenza al verme mis dedos", dice Natalia. Lucrecia, en un relato similar, cuenta: "Para mí, comerme las uñas es algo terrible: trabajo como modelo y muchas veces me rechazaron en trabajos por tener las uñas comidas. Sé, soy consciente de que queda horrible, más en las mujeres. Las manos son la carta de presentación y sin quererlo también un reflejo de la personalidad pero, a pesar de tener todo esto en claro, llevarme las manos a la boca es más fuerte y no puedo evitarlo".

Los testimonios citados fueron extraídos de un foro de personas que padecen esta obsesión de comerse las uñas y buscan en Internet la posibilidad de compartir sus pesares sin exponerse. La cuestión del anonimato es común entre quienes tienen esta costumbre que, a veces, avergüenza: en la búsqueda de testimonios, lanacion.com se encontró con mayoría de casos que accedían a contar sus experiencias pero lejos del micrófono y, ni pensar, en cámaras.

Audio: Testimonio de Alberto
 
 
 
 / 
 

La onicofagia, conocida como la costumbre de comerse las uñas, es un trastorno muy común causado por la ansiedad, el estrés y las conductas obsesivas. Así lo definió a lanacion.com el psiquiatra Francisco Doria Medina. Y apunta que, en tiempos de crisis personales esta conducta compulsiva se intensifica.

El especialista explica que, entre las complicaciones que este hábito trae, las más fuertes son de orden social. "Cohíbe, avergüenza, atenta contra la autoestima", enumera. Agrega como efecto secundario, también, uno de índole físico. "Suele provocar infecciones".

María del Carmen, 59 años, cuenta que su padre (80) y su hija (32) se comen las uñas desde siempre. "Me pregunto si es hereditario", dice. Y cuenta que todos ellos intentaron alguna vez dejar este hábito que "molesta y duele". Sólo por épocas logra que una línea blanca, apenas perceptible, asome en sus dedos chatos.

La médica psiquiatra y homeópata Elba Garber abre los ojos muy grandes cuando se le sugiere la posibilidad de lo hereditario. "¿Genético? ¡No!", descarta. Enseguida habla de trastornos de ansiedad y de necesidad de contacto de quienes lo padecen. "Todo el tiempo están tocándose las manos; esa es una búsqueda de contacto", comenta en su apacible consultorio de Belgrano.

Allí, de una fuente emana un hilo de agua que relaja. Un sahumerio trae maderas de oriente. El ambiente de luz tenue y el sonido del agua armoniza con libros de psicología, sociología y autoayuda; también hay almohadones sobre un sillón tipo diván. Los frasquitos de Flores de Bach descansan alineados en una repisa. Esta es la principal terapia, cree Garber: escuchar a sus pacientes y acompañar el tratamiento con homeopatía.

Desde una terapia más convencional, Doria Medina considera que la onicofagia se cura atacando las causas que generan ansiedad y, para esto, cree que no hay como la psicoterapia. También, agrega, en ocasiones se vuelve necesario algún psicofármaco.

La solución no es sencilla ni se logra de un día para otro. Todos los entrevistados para esta nota reconocieron que alguna vez intentaron dejar y para esto recurrieron a diferentes tratamientos y productos: en ningún caso pudieron sostenerlo en el tiempo. Ante el primer desequilibrio de la vida cotidiana, volvieron a su "refugio": morderse las uñas.

Foto: LANACION.com 
 


Con la colaboración de Sebastián Ríos, de la Redacción de LA NACION

Más información
- Una definición de Onicofagia
- Foro de comedores de uñas
- Consejos para dejar de comerse las uñas

.

REDES SOCIALES
 

TEMAS DE HOYEugenio ZaffaroniProtesta policialCristina KirchnerLa pelea con los holdoutsAFIP