Si usted es una persona con dificultades visuales, navegue el sitio desde aquí
lanacion.com | Las noticias que importan y los temas que interesan
Ver página en pdf

En la Capital

Por estacionar mal, la multa será de $ 360

Información general

Por enviar un mensaje de texto mientras se maneja se tendrá que pagar en la Capital una multa de 720 pesos. Y por estacionar el auto en forma indebida (la infracción de tránsito más común), no utilizar el cinturón de seguridad o circular con la licencia de conducir vencida, 360 pesos.

Para la mayor parte de las faltas, los nuevos montos representan aumentos del 620 por ciento respecto de los valores mínimos actuales. Se trata de un proyecto impulsado por el jefe de gobierno porteño, Mauricio Macri, que modifica la ley 451 sobre régimen de infracciones. Para que comiencen a regir los nuevos valores es necesaria la convalidación de la Legislatura local, que, según pudo saber La Nacion, contaría con los votos suficientes para aprobar la iniciativa.

La propuesta oficial fija un importe único a la mayoría de las infracciones de tránsito hoy tipificadas con un valor mínimo y uno máximo, cuya aplicación es decidida por los controladores (funcionarios que resuelven sobre el monto de las multas y si éstas corresponden). También contempla que el pago voluntario implicará el 50% de rebaja del monto de la infracción si se abona dentro de los 40 días de haberse recibido la notificación respectiva.

De aprobarse este proyecto -ayer el macrismo pretendía que se tratara en la sesión de hoy, pero sería más adelante-, circular sin la licencia de conducir, por ejemplo, algo penalizado en la actualidad con una multa de entre 100 y 1000 pesos, pasaría a tener un monto unificado de 360 pesos, es decir, 260% más que el valor mínimo, pero 64% menos que el máximo actual (ver aparte).

Entre la larga lista de faltas que quedarán simplificadas, el proyecto exceptúa la violación de la luz roja y el exceso del límite de velocidad. Para ambas persistirán los montos mínimos y máximos, pero se endurecerán las penas. Además, estas dos faltas son las únicas que no están contempladas dentro del pago voluntario, por tanto los infractores deberán discutir el monto con un controlador (ex juez de faltas).

"Perseguir el pago de una multa pretende disuadir y prevenir al infractor, para que no incurra nuevamente en conductas disvaliosas que pongan en peligro la seguridad vial", se consigna en los fundamentos del despacho de mayoría, que dice apuntar a un mejoramiento de las condiciones de tránsito en la ciudad y generar conciencia sobre los riesgos existentes.

Eduardo Bertotti, del Instituto de Seguridad Vial (ISEV), sostiene que la mejor forma de disuadir es aplicando la ley, haciendo efectiva la sanción que hoy existe. "La actitud de sancionar, especialmente a los adultos a los que resulta muy difícil educar; es la única forma de contenerlos. Por otro lado, no es sensato eliminar el sistema de mínimos y máximos. Hay un margen de ponderación que se debe mantener. Hay que mejorar y sostener los controles porque, sin sanción, es un gasto ineficiente para la comunidad".

En la actualidad se cobra menos del 50% de las 4 millones de actas que se labran anualmente en la ciudad.

Según el proyecto que el macrismo intentará aprobar (necesita 31 votos), algunas penas aumentarán significativamente respecto del valor mínimo, como la ausencia de patente en las motos (2780%) o estacionar en zona de parquímetros de manera indebida (1340%). La unificación de valores, curiosamente, hará que los máximos actuales para el exceso en 20 km y 40 km de los límites de velocidad establecidos para calles y avenidas sufra una baja del 28 por ciento.

Según los funcionarios de la ciudad y los legisladores oficialistas, esta ley contribuye a la decisión política de forma de promover la seguridad vial y evitar accidentes. mientras que rechazan que tenga un fin recaudatorio.

"Junto con los controles de alcoholemia, la puesta en marcha del scoring y demás acciones, la ley contribuye a evitar accidentes y a que se cumplan las normas de tránsito. Si bien numerosas multas serán más caras, no tiene un fin recaudatorio. Sólo hay que ajustarse a las reglas y nadie saldrá perjudicado", dijo a LA NACION Daniel Presti, subsecretario de Justicia de la ciudad.

En cambio, el infractor que dentro de los 40 días decidiera requerir la intervención de un controlador de faltas, recibirá una bonificación menor, del 25% del valor de la multa. Eso sí: quien reconozca las multas que estén tipificadas dentro del scoring , también sufrirá la quita de puntos.

El macrista Daniel Amoroso, presidente de la Comisión de Tránsito y Transporte de la Legislatura porteña, dijo que "esta ley viene a sincerar algunas situaciones que se producen cotidianamente en las calles y a especificar algunas conductas que no estaban debidamente aclaradas".

Sin embargo, el proyecto oficialista tuvo observaciones de los diputados de la oposición Silvia La Ruffa y Diego Kravetz, quienes rechazan la unificación de las penas. "Claramente, este proyecto tiene un fin recaudatorio. Creemos que no se pueden unificar los costos máximos y mínimos por cuanto es necesario determinar la gravedad de las faltas", dijo la diputada La Ruffa. .

TEMAS DE HOYParo nacionalHugo MoyanoCristina KirchnerLa pelea con los holdoutsEl despido de Carlos Bianchi