Si usted es una persona con dificultades visuales, navegue el sitio desde aquí

Un cuento de amor cosido a mano

SEGUIR
LA NACION
Martes 17 de noviembre de 2009
0

Amor a mano , de Andrea Servera. Con Gabriela Pastor y Nicolás Ramírez. Música original e interpretación en vivo: Verónica Verdier y Claudio Iuliano. Vestuario: Nadine Zlotogora. Escenografía: Romeo Fasce y Luciana Quartaruolo. Luces: Bibiana Scholnik. Video: Gabriela Goldberg y Karin Idelson. Dirección general: Andrea Servera. Duración: 70 minutos. Página web: www.amoramano.com.ar . Funciones: jueves, a las 22. En el Portón de Sánchez, S. de Bustamante 1034. Nuestra opinión: muy buena

¿Cómo decodificar escénicamente el tono de algo fresco? ¿Cómo se zurce una cancioncita pop en medio de paisajes oxigenados y cambiantes mientras ella y él se toman de la mano? O, en tren de hacerse más preguntas, ¿cómo hacer para que uno, como espectador de la obra, esté todo el tiempo casi el borde de una sonrisa tonta?

A juzgar por ciertas evidencias, Andrea Servera, la coreógrafa responsable de este simple y complejo bordado llamado Amor a mano, sabe cómo coser ese patchwork y transformarlo en una gran manta voladora. En ese viaje conjuga con exquisitez el trabajo de los dos intérpretes -Gabriela Pastor, bailarina y actriz, y Nicolás Ramírez, b-boy, bailarín de hip hop-, quienes poseen tonos absolutamente opuestos pero complementarios. Claro que a lo largo de los 70 minutos que dura la obra sus pasos están también definidos por las canciones originales interpretadas en vivo por la estupenda voz de Verónica Verdier y por la música de Claudio Iuliano (integrantes de la banda pop rock Proyecto Verona).

Como en trabajos anteriores, Andrea Servera suele tender lazos con el mundo del diseño de indumentaria y de las artes plásticas. Amor a mano sigue esa línea. Es así que la presencia de ellos cuatro está "vestida", en el sentido más integral del término, por un talentoso equipo de arte capaz de proyectar una animación realizada con hilos, bordados y telas sueltas que sintetizan los distintos momentos del cuento (o los varios cuentos) que hacen a este trabajo coreográfico.

Pero ¿qué es Amor a mano ? Eso: un cuento (o varios cuentitos) en el que una simple historia de amor (o varias historias de amor) se transforma en el hilo que va uniendo esta madeja de colores y texturas. Y como sucede con los ovillos compuestos por distintas hebras o lanas, los colores y las formas se mezclan constituyendo un todo indivisible. Así de sencillito.

Claro que a ese ovillo Servera y su equipo le encuentran la punta, y son capaces de zurcir un espectáculo tan fresco (perdón por insistir con ese término) que cuando tocan un tema que llaman "Bailecito" los cuatro se ponen a seguir un pasito simple y pegadizo. Y todo es belleza y felicidad. En ese momento, advierto, a uno puede ser que le den ganas de bailar con ellos. De última, esa sensación expansiva es una de las partes constitutivas de la poética de Amor a mano .

Te puede interesar

Enviá tu comentario

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.
Las más leídas