Si usted es una persona con dificultades visuales, navegue el sitio desde aquí
lanacion.com | Las noticias que importan y los temas que interesan

Extra verano / Salud

15 verdades sobre los protectores solares

Revista

Para preservar la piel, y elegir el adecuado para cada tipo

Son pocos los que todavía desconocen los daños que puede causar la exposición solar sin protección. Son acumulativos, y responsables de arrugas, manchas y lesiones que pueden ser fatales. Sin embargo, no todos tienen en claro el factor de protección más conveniente para su tipo de piel, ni de qué manera y cuando aplicarlo. Aquí, una guía para cuidarse mejor.

1. Es fundamental identificar el fototipo personal, es decir, la capacidad de la piel para asimilar la radiación solar. Su clasificación va del I al IV, de mayor a menor sensibilidad; los más sensibles a la radiación requerirán mayor factor de protección.

Sensibles. Fototipo I: pieles muy claras, que nunca se broncean, factor de protección solar (FPS) 50 o más.
Fototipo II: pieles claras, que se broncean mínimamente, FPS 50.

Normales. Fototipo III: pieles intermedias, que se broncean gradualmente, FPS 30 o más.
Fototipo IV: pieles morenas, que se broncean con bastante facilidad, FPS 20 o más.

Insensibles. Fototipo V: pieles oscuras, en las que el bronceado es intenso, FPS 20.
Fototipo VI: pieles de raza negra, que se broncean muy intensamente, FPS 20.

2. En todos los casos es necesario aplicar el protector en todo el cuerpo y en la cara, media hora antes de la exposición solar. Repetir la aplicación cada dos horas.

3. Los dermatólogos desaconsejan el uso de factores cuyo índice esté por debajo de 20.

4. El índice FPS es un multiplicador que surge del cálculo entre el tiempo mínimo que una piel puede exponerse al sol sin ponerse colorada y el que tomaría en hacerlo si no se usara filtro solar.

5. Se recomienda seguir usando el mismo factor de protección aun cuando la piel ya esté bronceada.

6. El uso de protectores solares es la mejor manera de lograr un bronceado parejo, ya que evita que nos pongamos colorados.

7. Aun con protección, se debe evitar la exposición prolongada al sol en las horas pico (entre las 10 y las 16).

8. En los chicos, siempre se debe usar pantalla solar, ya que su piel es mucho más delgada y sensible.

9. Los bebes de menos de un año no deben ser expuestos al sol, ya que a esa edad todavía no controlan su sistema térmico y pueden deshidratarse. Si tienen menos de seis meses, no se les debe aplicar protector.

10. Usar protector solar incluso en días nublados. Las nubes dejan pasar el 85% de las radiaciones UV.

11. Utilizar barras específicas de protección para zonas más sensibles en párpados y labios.

12. Verificar que el protector esté testeado dermatológicamente y que sea hipoalergénico. Usar siempre productos aprobados por la Administración Nacional de Medicamentos, Alimentos y Tecnología Médica (Anmat) y la Food & Drug Administration de los Estados Unidos (FDA, por sus siglas en inglés).

13. Protegerse con sombrilla, remera, gorra y lentes de sol con filtro UV.

14. Beber mucha agua para evitar deshidrataciones.

15. Después de la exposición solar, aplicar siempre geles o emulsiones postsolares para calmar, hidratar y reestructurar la piel.

Asesoramiento dermatologico: Dra. Monica Maiolino, Dra. Cristina Pascutto Y Dra. Irene Bermejo

Autobronceantes

Los autobronceantes pueden ser una opción para quienes quieren tomar color sin estar al sol, para las personas con pieles muy blancas o con antecedentes de alguna enfermedad cutánea. Pero antes de aplicarlos, también es conveniente prepararse.

  • Limpiar y pulir la piel para minimizar manchas preexistentes y lograr así que el color quede más homogéneo.
  • Humectarla con cremas, lociones o geles.
  • Extender el producto evitando el contorno de los ojos, las entradas del cabello y las cejas. Los que tengan cutis muy seborreicos deben limitar el uso en el rostro, ya que se pueden oscurecer u ocluir los orificios pilosos, generando reacciones acneiformes. En esos casos, se indica el uso de fórmulas más líquidas, que sean libres de aceite.
  • Al finalizar la aplicación, lavarse las manos con agua caliente y jabón para que no tomen el color del resto del cuerpo.
  • Si se usa autobronceante, también se puede tomar sol, pero sin de dejar de usar un protector acorde con el fototipo.
Por Claudia Nobilo
TEMAS DE HOYLa pelea con los holdoutsLa tragedia del avión de Air ArgélieMagaly HermidaConflicto en Medio OrienteAmado Boudou