Si usted es una persona con dificultades visuales, navegue el sitio desde aquí

Los gerentes de la ciencia

SEGUIR
LA NACION
Miércoles 25 de noviembre de 2009
0

Nadie que se dedique a observarla puede dejar de notar la creciente aceleración que registra la ciencia local. A modo de ejemplo, y sin pretender agotar la lista de actividades relevantes de las últimas semanas -que, ¡hay que reconocerlo!, sobrepasan las posibilidades hasta del más convencido e hiperquinético de los periodistas- baste con mencionar que sólo en esos días vinieron al país cinco premios Nobel, hubo por lo menos cuatro congresos médicos y científicos (uno de ellos, de alcance mundial), se realizaron varias reuniones con conferencistas internacionales del máximo nivel (como la de biología evolutiva del cono sur, que se está realizando en la Facultad de Ciencias Exactas de la UBA), y se inauguraron varios laboratorios y centros de investigación (entre ellos, el de Nanociencias y Nanotecnología, y el Instituto de Tecnologías en Detección y Astropartículas). Estos no sólo involucraron inversiones de varios millones de dólares, sino también acuerdos de cooperación internacional que permitirán desarrollar tecnología y preparar recursos humanos en áreas del conocimiento que se encuentran en el horizonte de la ciencia actual.

Pero tal vez uno de los anuncios más innovadores que acaban de darse a conocer es que ya está todo listo para que empiecen a dictarse desde el próximo año lectivo, en universidades de todo el país, las carreras de especialización para "gerentes tecnológicos" que, en palabras de Armando Bertranou, director de la Agencia Nacional de Promoción Científica y Tecnológica, intentarán formar profesionales capaces de "acoplar el conocimiento y la producción".

La Agencia aprobó los proyectos de siete consorcios formados por 35 universidades (Norte, Sur, Gran Cuyo, Centro, Norte de Buenos Aires y Rosario, Provincia de Buenos Aires y Ciudad de Buenos Aires) y destinó 20 millones de pesos para solventar durante cuatro años el pago de docentes y especialistas extranjeros visitantes, viáticos para profesores y estudiantes, personal administrativo, visitas a centros de formación en el exterior, prácticas profesionales y otros gastos. En estos momentos, la Coneau se dispone a certificar la excelencia académica de cada uno de estos proyectos.

Un destacado investigador me dijo ayer que un país sin tecnología está condenado a la pobreza. Desde ese punto de vista, esta idea tal vez resulte decisiva...

nbar@lanacion.com.ar

Te puede interesar

Enviá tu comentario

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.
Las más leídas