Si usted es una persona con dificultades visuales, navegue el sitio desde aquí

Chicos más seguros

Consejos para que los niños usen las nuevas tecnologías con menos riesgos

Viernes 04 de diciembre de 2009

Cuando salimos a la calle nos cuidamos: miramos en todas las direcciones; verificamos si cerramos bien las puertas de casa; no hablamos con extraños, y llenamos la cabeza de nuestros hijos y otros familiares con medidas de precaución para que ellos las adopten también.

Sin embargo, como padres, aún nos cuesta entender que el escenario público se duplicó. La vida de nuestros hijos hoy transcurre en dos planos: el real y el digital. Sus actividades cotidianas de interrelación no sólo se desarrollan puertas afuera, sino también (y fundamentalmente) puertas adentro, en la PC. Así, si bien son obedientes a nuestros consejos -no suben a autos de extraños-, pueden aceptar invitaciones para conocerse con perfectos desconocidos del otro lado del monitor. No le abren la puerta de casa a un extraño, pero sí publican en la red datos privados que los ponen en riesgo.

La era de Internet ha logrado avances maravillosos: facilita la cercanía y aporta mucho al aprendizaje. De ahí que sea importante garantizar seguridad en el intercambio de información. Ese ha de ser nuestro compromiso y de allí la apelación a los adultos:

Privacidad en redes sociales: muy populares entre los jóvenes, aglutinan un gran caudal de internautas, lo que las puede hacer especialmente atractivas para personas con malas intenciones. Por eso, forme voceros, inste a profesores y otros padres a transformarse ellos también en propagadores de la importancia de la precaución. La contención resulta imprescindible para que los menores se sientan a salvo, escuchados y entendidos, para que confíen y cuenten alguna situación incómoda que pudieron vivir en la Red.

Protección en celulares: los dispositivos móviles son los preferidos entre los más jóvenes. Por eso, se les debe enseñar a hablar por celular de modo que no revelen datos que puedan comprometer su integridad física, como el lugar donde se encuentran, cuándo se van de vacaciones o con quién están en la casa. Procure hacerlos comprender la peligrosidad que reviste la difusión de sus propias imágenes siendo menores de 18 años. Muchas veces los hackers interceptan el envío de estas fotos para incluirlas en sitios de pornografía infantil.

Seguridad general: así como no dejamos la puerta de la casa abierta, es indispensable instalar, configurar y actualizar el software de seguridad de su computadora. Será una ayuda para proteger a sus hijos cuando no esté con ellos.

Silvia Rabinovich La autora es presidenta de Trend Argentina, a cargo del Desarrollo de la Organización y las Personas

Te puede interesar