Si usted es una persona con dificultades visuales, navegue el sitio desde aquí

"Los Juegos Olímpicos y el Mundial ayudarán a fortalecer nuestra política de seguridad"

El secretario de Seguridad del Estado de Río de Janeiro, José Beltrame, dijo a lanacion.com que estas citas deportivas permitirán generar más recursos para combatir el narcotráfico y fortalecer así el proceso de pacificación de la sociedad

SEGUIR
LA NACION
Martes 08 de diciembre de 2009 • 04:49
0

RIO DE JANEIRO.- El pasado 17 de octubre, cuando el presidente Lula da Silva ofreció reponer un helicóptero al estado de Río de Janeiro, el secretario de Seguridad de ese distrito, José Mariano Beltrame, contestó: "No, gracias". Ese día, un aparato de la fuerza había sido abatido cuando sobrevolaba una favela en medio de una disputa entre narcos. Beltrame prefirió dejar firme su convicción de que Río necesita un compromiso más firme del gobierno federal para combatir el narcotráfico.

Aunque el secretario de Seguridad evitó responder sobre la relación con Lula al ser consultado por lanacion.com, ahondó en detalles sobre la estrategia de seguridad en marcha y el fortalecimiento para albergar, en unos años, a los dos eventos deportivos más importantes a nivel mundial.

-¿Existe un plan concreto para pacificar a las favelas?

Foto: EFE

-Tenemos un proyecto en curso llamado Unidades de Policía Pacificadora (UPP). La experiencia demuestra que estamos en el camino correcto. Hoy, en Santa Marta, Botafogo, Chapeu Mangueira, Babilonia, Ciudad de Dios, entre otras zonas, se puede ir y venir sin pedir permiso a los bandidos. En estas comunidades el jefe, la policía, ahora es el Estado. De ahí la entrada masiva de inversión del Gobierno y las acciones de las ONG. Sin embargo, aún queda un largo camino por recorrer.

El gran objetivo del modelo de la UPP, una policía comunitaria, es terminar con la cuestión de la territorialidad y el control de personas armadas que impiden el derecho a entrar a los ciudadanos. Cuanto más se acerca la policía, menor es la tasa de criminalidad en esa región.

-¿Cree que el hecho de ser sede de la final de la Copa del Mundo y de los Juegos Olímpicos acelerará los tiempos de este proceso?

No estamos haciendo una política de seguridad para un evento; estamos trabajando para pacificar las zonas de exclusión y desarmar a los traficantes de drogas. De ese modo vamos a llevar paz a los ciudadanos y visitantes de Río de Janeiro. Esto es independiente de la Copa del Mundo o los Juegos Olímpicos. Pero está claro que los eventos internacionales de gran porte como estos generan recursos que ayudarán a fortalecer nuestra política de seguridad pública, respecto de la modernización y el equipamiento de las fuerzas policiales. Hay varios proyectos en estudio. En concreto, además de un moderno Centro de Inteligencia, Río va a sumar en 2010 un gran Centro de Comando y Control Integrado (C4I). Allí trabajarán todas las fuerzas de seguridad y atención de la ciudad. Más de mil cámaras serán dirigidas desde el centro. Esta tecnología ya se utiliza en varias ciudades del primer mundo.

-¿Cuánto se está invirtiendo en estas fuerzas y qué proyección de crecimiento existe para los próximos años?

El gobierno de Río está invirtiendo $ 15 millones de reales en la calificación en la Academia de Policía para que en 2016, se formen alrededor de 60.000 agentes. De los 7000 oficiales inscriptos, 3500 serán destinados a la UPP. Estas son acciones que demoran, pero son estructurantes, y por eso deben tomarse para que luego podamos cosechar los frutos.

-¿Están identificados los grupos que operan en las favelas?

Existen varias facciones rivales que se disputan el comercio de drogas en las favelas de la ciudad. El Terceiro Comando, el Comando Vermelho (rojo), y Amigos de Amigos son los principales. Pero hay otros, como el Comando Vermelho Joven. Operan en toda la región metropolitana de Río, pero se concentran en las comunidades del Norte, Oeste y Sur, además del centro de la ciudad

-¿Qué objetivos se han fijado en relación al índice de delincuencia?

Hay un programa de metas en curso para reducir los crímenes violentos contra las personas, denominado de Regiones Integradas de Seguridad Pública (RISPs). Por la ejecución de este plan, el sistema de focalización sólo cubrirá la segunda mitad del año, o sea, que se comparará el período de julio a diciembre con el mismo lapso de 2008. A partir de 2010, el seguimiento será anual. La meta fijada para el segundo semestre es reducir el número de homicidios un 11,7%, a un máximo de 2523 eventos. En, cuanto al robo de vehículos, el objetivo es reducirlo un 6,4% y el número máximo de 13.129 eventos. Y también se busca reducir en 3,8 puntos porcentuales el crecimiento de los robos callejeros, a un tope de 47.180 eventos. En otras palabras, el objetivo es que el robo de la calle se desacelere a un crecimiento del 7,2%, frente a un aumento del 11% el año pasado.

-¿Cuál es la injerencia de las obras del Plan de Aclaración del Crecimiento en el proceso de pacificación?

Las obras de la PAC son para llevar a las comunidades excluidas la educación, saneamiento, transporte, salud, vivienda, bienestar y dignidad. Esto se traduce en la presencia del Estado en las comunidades. Eso es seguridad pública.

-¿Considera que es necesaria una reforma penal?

Una de nuestras preocupaciones es no detener por detener, sino hallar la evidencia para que el delincuente que es detenido sea condenado. Cuando la policía detiene sin pruebas suficientes, existe la posibilidad de que el acusado sea liberado. Respeto las decisiones judiciales, pero entiendo que el Código Penal debe ser modernizado.


El ex alcalde de Nueva York, invitado de lujo para bajar la delincuencia La semana pasada se informó que el gobierno de Río de Janeiro contrató al ex alcalde de Nueva York Rudolph Giuliani, quien logró bajar drásticamente la criminalidad en la metrópoli norteamericana, para preparar a la ciudad brasileña para los eventos más importantes en la agenda deportiva. El gobernador Sergio Cabral señaló que buena parte de su política de combate a la criminalidad en la ciudad está basada en el programa de "Tolerancia Cero" adoptado por Giuliani en Nueva York entre 1994 y 2002. El norteamericano teorizó: "Es la lógica de la ventana rota. Hay que reparar la primera antes de que rompan la segunda. Así, se frena la incidencia de otros delitos y se demuestra que el desorden no es el ejemplo".
Compartilo

cerrar


lanacion.com visitó Río de Janeiro y, en una serie de notas que se publicarán en días consecutivos, reflejará distintos aspectos de la realidad de la ciudad en un marco de expansión del país. Se abordarán temas como la seguridad, el turismo y la modernización de Río de cara al Mundial y los Juegos Olímpicos.
Compartilo

Brasil, una potencia con desafíos Nota I de VI - Brasil, más que un país de moda
Compartilo
En esta nota:
Te puede interesar

Enviá tu comentario

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.
Las más leídas