Si usted es una persona con dificultades visuales, navegue el sitio desde aquí
lanacion.com | Las noticias que importan y los temas que interesan
Ver página en pdf

Consumo

Las profecías fallidas de este año

Economía

Resultaron erradas ciertas predicciones catastrofistas

Por   | LA NACION

Hace un año, la mayoría de los analistas y empresarios anticipaban un 2009 mucho más complicado que el que finalmente pasó y se multiplicaban las voces que alertaban acercan de caídas en las ventas y cambios drásticos en el consumo en varios rubros clave de la economía. A continuación, un repaso de los pronósticos que no se cumplieron.

Los precios de las propiedades van a bajar

La crisis financiera internacional tuvo un claro origen en el rubro inmobiliario, y en la mayoría de los países se tradujo en un parate casi completo en las ventas y una fuerte caída en los precios de las propiedades. En el mercado local, la desaceleración en el ritmo de ventas fue muy pronunciada, pero no se produjo una baja generalizada del valor del metro cuadrado. "No fue un año pésimo como el que se proyectaba. Lo más destacado es que el impacto de la crisis no se sintió en los precios, sino en el nivel de actividad. Hoy el nivel de operaciones es sensiblemente menor al de 2008 y el entorno de negocios es mucho más complicado, pero los valores en general se mantuvieron en una meseta, sin grandes variaciones", explicó José Rozados, de Reporte Inmobiliario.

Los consumidores dejarán las marcas premium

Como sucedió en 2002, a fines de 2008 se esperaba que ante la crisis los consumidores se volcaran a la compra de segundas marcas. Sin embargo, transcurrido casi todo 2009, no se verificaron cambios significativos en el mix de venta de la mayoría de los productos de consumo masivo. De hecho, a principios de año, las marcas premium controlaban 11,5% del mercado y en septiembre su participación era del 11,4%, según la consultora CCR. "Los pronósticos se hicieron tomando en cuenta lo que pasó en 2002 y la situación fue muy distinta. La crisis encontró a la gente con empleo y con más plata en el bolsillo. Por eso, muchos consumidores optaron por preservar al máximo sus consumos, a lo que se sumó que, por los acuerdos de precios, la brecha entre las marcas premium y las propuestas más baratas se fue reduciendo", explicó Guillermo Oliveto, de CCR.

El público ABC1 no consumirá marcas de lujo

Otro pronóstico que no se cumplió fue el que aseguraba que los clientes del segmento socioeconómico más alto iban a dejar de consumir productos de lujo, no tanto por una merma en su poder adquisitivo, sino por factores más psicológicos y cierto pudor a gastar en tiempos de crisis. En 2009 se concretó la llegada al país de marcas de lujo, como Carolina Herrera o Bang & Olufsen, y otras retomaron sus planes de expansión, como Rochas o Salvatore Ferragamo. Los cierres de Emporio Armani o Hieber no respondieron a una caída en las ventas, sino a las barreras al ingreso de productos importados que impuso el Gobierno para proteger la industria nacional.

Las ventas de autos se derrumbarán

En todo el mundo, la industria automotriz fue, junto con el negocio de las propiedades, una de las más perjudicadas por la crisis. Anticipando lo que podía pasar a nivel local, a principios de 2009, en voz baja, los empresarios del rubro en la Argentina pronosticaban que el año iba a cerrar con ventas por 350.000 unidades, desempeño apenas superior al de 2004. Sin embargo, hoy parece cada vez más cerca de cumplirse el objetivo de alcanzar el medio millón de autos vendidos, lo que convertiría a 2009 en el tercer año con mayores ventas de la industria automotriz. El buen momento del sector además se logró casi sin la intervención del Gobierno, ya que los planes de fomento al consumo (a esta altura, un clásico en la política oficial) que impulsó el secretario de Comercio Interior, Guillermo Moreno, pasaron sin pena ni gloria (otro clásico). .

REDES SOCIALES
 

TEMAS DE HOYEl caso de Lázaro BáezCristina KirchnerElecciones 2015SuperclásicoConsejo de la Magistratura