Si usted es una persona con dificultades visuales, navegue el sitio desde aquí

Más fútbol, menos cultura

La omnipresencia de las transmisiones deportivas en Canal 7 obligó a desplazar programas educativos y culturales de calidad

Domingo 13 de diciembre de 2009
0

Se hace cada vez más difícil encontrar una definición lo suficientemente amplia del término "cultura". Lo mismo podría decirse de "entretenimiento", que últimamente todo lo abarca (sobre todo en la TV argentina). Pero el concepto de "fútbol" suele ser unívoco y más relacionable con la actividad deportiva, compartida por muchos pero no por todos, a diferencia de los dos términos anteriores.

Sin embargo, en la "televisión pública" (la denominación para Canal 7 adoptada hace bastante poco), el fútbol se ha vuelto desde fines de agosto casi omnipresente, obligando a desplazar de la pantalla del canal estatal a la mayoría de los programas culturales y educativos, que terminaron arrinconados, con menor fortuna, en los márgenes de la programación de madrugada.

Quizá las autoridades nacionales y las del propio canal hayan pensado que esos programas, que según la medidora Ibope siempre ocupan el último lugar en su ranking, no eran vistos por muchos televidentes. Quizá pensaron también que esos televidentes, por ser tan "raros", eran capaces de desarrollar una santa obstinación y por eso mismo estarían dispuestos a ver, por ejemplo, el reconocido programa cultural Los siete locos , dedicado a la divulgación de la literatura y que conduce desde 1987 la periodista Cristina Mucci, los domingos a las 2 de la madrugada (antes de agosto, es cierto, ya estaba a la una de la mañana). O que los que seguían el programa Caminos de tiza , conducido por Mirta Goldberg y que desde 2002 es además una producción del propio canal, no tendrían inconvenientes en levantarse a las 7 de la mañana (antes estaba a las 8.30) para ponerse al tanto de contenidos educativos muy interesantes y que no serán vistos jamás en ningún otro canal de aire.

Ironías aparte, es de lamentar que, para ofrecer un producto tan popular como es el fútbol a la gran audiencia que lo recibe haya que resignar el lugar de programas culturales y educativos que también tienen su audiencia, tan digna de respeto como la otra, aunque sea más difícil de mensurar.

Curiosamente, pocos días atrás, en una entrevista hecha en este diario, el politólogo francés Pascal Boniface, especialista en el tema del fútbol, aseguró que la historia demuestra que "a los gobiernos que usan el fútbol nunca les va bien". Sólo el tiempo podrá demostrar si la decisión del actual gobierno de apostar a las transmisiones gratuitas de fútbol le atraerá la popularidad que ha perdido con otras decisiones de Estado tanto o más importantes y desacertadas.

Entretanto seguirá siendo una lástima que, por una vez que la televisión estatal había alcanzado una programación interesante (por ejemplo, con la inclusión de programas emitidos por el canal de cable Encuentro, de altísima calidad, y con otros de producción propia), todo ese esfuerzo haya sido desaprovechado en nombre de la demagogia y de la indiferencia acerca de qué es más importante y mejor para la sociedad argentina en su conjunto.

Te puede interesar

Enviá tu comentario

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.
Las más leídas