Si usted es una persona con dificultades visuales, navegue el sitio desde aquí

Recuerdos inolvidables de Roberto

Por Soledad Silveyra

Martes 05 de enero de 2010

De Roberto tengo los mejores recuerdos de mi vida. Siempre fue un tipo que tuvo conciencia de clase.

Empezaba saludando al portero y terminaba por el presidente. Sabía quién era para su gente.

Hice dos películas con él, éramos todos muy niños y yo agarré a Sandro en un momento de plenitud. Pensá que cuando filmamos Quiero llenarme de ti, yo tenía 16 años y cuando hicimos Gitano, tenía 17. En aquel momento, para mí él era Gardel.

Yo venía de filmar con Palito y los dos eran los más populares del momento y, para mí, todo eso fue como una saga. Tengo recuerdos inolvidables de Roberto, hasta tengo marcas en mi cuerpo.

Recuerdo que una vez estaba en el bar de los estudios Luminton y había una señora grande, para mí todos eran grandes, que se besaba con Sandro. Me generaba mucha curiosidad y siempre los espiaba mientras se besaban. Una vez espié de más, él se movió o algo sucedió, yo me asusté y salí corriendo.

En el camino, me clavé un clavo en medio de la pantorrilla. Tardé 30 años en contárselo en medio de una cena en la que estaba Tania. Nos morimos de risa. ¿Ves? Yo a Roberto lo llevo puesto en mi cuerpo.

Te puede interesar

Debido a la veda electoral estas notas estarán cerradas a comentarios hasta el domingo a las 18hs. Muchas gracias.