Si usted es una persona con dificultades visuales, navegue el sitio desde aquí

Adiós a una leyenda popular

El cantante murió en Mendoza por un shock séptico, a 45 días de haber recibido un doble trasplante; fue un verdadero ídolo de varias generaciones; lo velan en el Congreso

Martes 05 de enero de 2010
0

A los 64 años, el cantante Sandro, uno de los máximos ídolos populares de la Argentina, murió anoche en el Hospital Italiano de Mendoza, un mes y medio después de haber recibido un doble trasplante de corazón y pulmones.

Había pasado las horas previas en shock séptico (descompensación general del organismo a raíz de una infección), luego de haber sido sometido a dos cirugías durante la jornada por un agravamiento general de su salud.

Sus restos serán trasladados a la Capital durante las primeras horas de hoy y serán velados en el Salón de los Pasos Perdidos del Congreso de la Nación, a partir de las 11, según se estimaba anoche.

"Lamento comunicar que a las 20.40 el señor Roberto Sánchez dejó de existir, debido a un shock séptico que se complicó por una necrosis intestino-mesentérica y una coagulopatía. Lamento lo ocurrido", fue el breve anuncio que hizo, a las 20.55, el cirujano Claudio Burgos ante la prensa y un grupo de fanáticas que estaban instaladas en la puerta del hospital mendocino. Todas estallaron en llanto. También en Banfieldsus seguidoras recibieron con dolor la noticia, reunidas frente a la casa de su ídolo. Poco antes, la novedad había sido comunicada a la viuda del cantante, Olga Garaventa.

Enseguida, referentes de toda la comunidad artística argentina mostraron su tristeza ante el fallecimiento de aquel que recordaron como "un amigo" y una de las mayores expresiones de la música popular argentina.

Ayer, en horas de la madrugada, Roberto Sánchez había sido operado por cuarta vez a causa de una afección bronquial y ya entonces el equipo médico que lo asistía adelantó que su estado era "verdaderamente crítico". Por la tarde, el paciente debió ser llevado nuevamente al quirófano para que se le efectuara una aspiración con el objetivo de eliminar secreciones acumuladas en los bronquios y pulmones.

"Se puede decir que está pasando el peor momento desde que ingresó en el hospital. El cuadro es grave y puede ser reversible o no, lo sabremos en las próximas horas. Dependerá de su respuesta a las terapéuticas instituidas", dijo Burgos alrededor de las 19.15, al transmitir el que fue el segundo parte médico del día.

Al lado de él, el cardiólogo Sergio Perrone había sido contundente: "Desde la primera perforación bronquial los riesgos [de muerte] son muy elevados, y Sandro lleva cuatro", sostuvo en ese momento, aunque había agregado, sin perder las esperanzas: "Revertir el cuadro es difícil, pero no imposible". Una hora y media después, se confirmaba el lamentable desenlace.

Las fanáticas de Sandro ya habían comenzado a llegar al Hospital Italiano, donde el ídolo estaba internado desde el 20 de noviembre, apesadumbradas por el delicado estado del cantante. Muchas otras se acercaron al domicilio particular del ídolo en Banfield, donde año tras año se daban cita para celebrar el cumpleaños de Sandro, que las homenajeaba con una breve salida al balcón o, en los últimos tiempos, con mayor restricción sanitaria, les hablaba por el portero eléctrico.

Complicaciones

Desde que recibió el doble trasplante de corazón y pulmones, el 20 de noviembre pasado, a Roberto Sánchez se le practicaron cinco operaciones; las dos últimas, ayer, aunque técnicamente la segunda no fue una cirugía, sino una limpieza del "árbol bronquial".

"Cuando hay acumulación de secreciones, se obturan los bronquios y disminuye el oxígeno en sangre. Estamos tratando de impedirlo", describió el cirujano Burgos cuando todavía el ídolo se debatía entre la vida y la muerte.

En rigor, todo el proceso desde el trasplante lo atravesó "el Gitano" en un estado de severa inmunodeficiencia, como consecuencia del bajo peso y de la infección con una bacteria que lo afectaba incluso desde antes del implante.

Luego de la primera cirugía de la víspera, Perrone y Burgos precisaron que cada minuto contaba y que Sandro estaba conectado a un respirador. En el segundo parte médico confirmaron que desde primera hora permanecía en terapia intensiva, definieron su estado como "grave" y explicaron que estaba "un poco despierto, tranquilo".

"Haremos todo lo posible por salvarlo, como lo hemos hecho desde el primer día. Tomamos decisiones minuto a minuto", agregaron los médicos alrededor de las 19.15.

Hasta ayer, cuando la salud de "el Gitano" volvió a involucionar, el ídolo había logrado respirar por sus propios medios por espacio de diez minutos cada media hora y permanecía con la ingesta de alimentos semisólidos y los ejercicios kinesiológicos que necesita para recuperar fuerza muscular.

La última operación se le había practicado el 22 de diciembre, por una complicación en la tráquea.

En la tarde de ayer, consultados por LA NACION, varios especialistas en trasplante, infectología y terapia intensiva habían coincidido en señalar que, a raíz del shock séptico y por el desgaste de su organismo, Sandro estaba estadísticamente más cerca de morir que de sobrevivir. El triste pronóstico se cumplió a las 20.40.

El cuerpo de Sandro, junto con sus familiares, llegará a la Capital esta madrugada a bordo de un avión provisto por el gobierno provincial.

Te puede interesar

Enviá tu comentario

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.
Las más leídas