Si usted es una persona con dificultades visuales, navegue el sitio desde aquí

El resultado de una ley anticuada

Miguel Pichetto Para LA NACION

Jueves 07 de enero de 2010
0

La crisis en la que Martín Redrado pretende sumir con su actitud al gobierno nacional tiene sus raíces en el pasado económico argentino, que hizo eclosión en la grave crisis de 2001.

Lo que hoy ocurre confirma que el país sufre una rémora propia de una legislación que indudablemente debería haberse caído con la convertibilidad. Es necesario pensar una reforma de la carta orgánica del Banco Central, ya que le otorga prerrogativas que no son coherentes con la autonomía que debe tener todo gobierno democrático. Dicho de otra manera, es imprescindible remediar la actual situación en la que el Banco Central, sea quien fuere su titular, puede ubicarse por fuera y, como ocurre ahora, en oposición a las decisiones del Poder Ejecutivo. Que esto ocurra es efectivamente un dislate.

Los actos del Banco Central tienen que tener un anclaje en la política económica que el gobierno nacional define para el país. En consecuencia, se torna imprescindible pensar en una reforma de la carta orgánica del banco. Del mismo modo, es igualmente necesario que esta institución esté en manos de personas que acrediten una sólida formación técnica y probada capacidad para la tarea primordial que deben llevar a cabo: el cuidado de las reservas monetarias de la Argentina. Pero ello implica que su presidente y directorio desarrollen esa función en línea con el proyecto de país del gobierno elegido democráticamente por el pueblo, y no contra él.

La crisis que con su actitud promueve Redrado se veía venir. Así lo expresamos desde el oficialismo en el Congreso de la Nación la semana pasada, al tratar la creación del Fondo del Bicentenario. Y es verdaderamente lamentable que algunos funcionarios, como en este caso, pretendan no ser parte del gobierno nacional cuando se deben tomar decisiones políticas complejas.

Es clave y urgente discutir la cuestión principal, que va más allá de los nombres, ya que de lo que se trata es de la subordinación a la política económica nacional de una institución clave como el Banco Central, que no puede actuar a espaldas o en contra del gobierno elegido democráticamente. De hecho, con su actitud, Redrado pone en cuestión el principio de autoridad de la Presidenta, lo que constituye un andarivel muy complicado y puede tener consecuencias desestabilizadoras.

El autor es presidente del bloque del PJ en el Senado

Te puede interesar

Enviá tu comentario

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.
Las más leídas