Si usted es una persona con dificultades visuales, navegue el sitio desde aquí
lanacion.com | Las noticias que importan y los temas que interesan
Ver página en pdf

Robert Downey Jr.

Un Sherlock Holmes para el siglo XXI

Espectáculos

El detective más famoso de la literatura fue reimaginado por el director Guy Ritchie: utiliza el cerebro, pero también los puños

Por   | LA NACION

Descubrir por qué Sherlock Holmes es, según el libro de récords Guinness, el personaje ficcional más representado en el cine -75 actores lo interpretaron en alrededor de 200 películas-, no es un misterio digno del detective creado en el siglo XIX por sir Arthur Conan Doyle. Las razones de que desde su nacimiento el séptimo arte tomara los libros y relatos del autor británico como inspiración para contar sus primeras historias son demasiado evidentes para aplicarles el método de investigación Holmes que fascinó y fascina a lectores y espectadores de todo el mundo. De Jorge Luis Borges -"Pensar de tarde en tarde en Sherlock Holmes es una de las buenas costumbres que nos quedan"- hasta Umberto Eco y cientos de escritores y pensadores, entre ellos, admiraron la capacidad deductiva y la pasión por los detalles aparentemente insignificante del investigador de la calle Baker. Un personaje inteligente que no teme -todo lo contrario- demostrar sus habilidades ni utilizarlas para atrapar a los culpables. Claro que, a pesar del ininterrumpido éxito tanto en la pantalla chica y grande como en las librerías, su sensibilidad ligada a la Inglaterra victoriana no parece encajar del todo con la del cine del siglo XXI.

Sin embargo, Hollywood, siempre dispuesto a producir la versión definitiva de personajes transitadísimos, decidió que era tiempo de presentar a Holmes y su compañero de aventuras, el doctor Watson, al público actual. Para eso convocó al director británico Guy Ritchie, conocido por sus films de ritmo acelerado y publicitario ambientados en el mundo del crimen del Londres actual como Juegos, trampas y dos armas humeantes y Rocknrolla, y por ser el ex marido de Madonna. Pero la clave de este nuevo Sherlock Holmes que Warner presentará el jueves en la cartelera local es su protagonista, Robert Downey Jr., que vestirá la ropa y el sombrero, aunque no el tradicional, que antes usaron Basil Rathbone, Peter Cushing y Christopher Lee, por nombrar sólo a algunos de los más recordados Holmes del pasado.

Trailer de Sherlock Holmes

Elemental, puños

La elección de Downey para interpretar al detective resultó al menos sorprendente. Para empezar, el actor no se parece en nada a la descripción que Conan Doyle hacía de su inmortal personaje. Mientras el Holmes de las cuatro novelas y los 56 relatos era alto y extraordinariamente delgado, el actor de Iron Man es más bien petiso y, aunque ya había intentado con éxito el acento británico al interpretar a Charles Chaplin, lo cierto es que Ritchie seleccionó a un norteamericano para encarnar a un ícono inglés. Sin embargo, aunque para los puristas de este universo tantas veces visitado, Downey no sea el Holmes ideal, el carismático actor logra hacer suyo un papel que, parecía, le era tan ajeno.

Tal vez, para compensar el hecho de que Holmes use tanto su cuerpo como su cerebro para resolver el misterio en el centro del relato del film que combina avances científicos, sociedades secretas y la reaparición de Irene Adler (Rachel McAdams), "la mujer" del pasado del protagonista, en el papel de Watson aparece un actor británico. Claro que quienes se acostumbraron a imaginar y ver al buen doctor que acompaña y relata todas las aventuras del investigador como un hombre despistado y regordete tendrán que aceptar que en esta oportunidad sea interpretado por el bellísimo Jude Law (El descanso). Y no será la única imagen que podrá desconcertar a los fanáticos de muchísimos de los detectives que aparecieron en pantalla los últimos 100 años. Es que fiel a su estilo violento y vertiginoso, Ritchie hizo un film de acción y efectos especiales más que uno de misterios. Inspirado en el género literario steampunk, que toma como punto de partida el caos creado por la modernidad forjada al vapor de la revolución industrial, el director imaginó a sus personajes centrales como hombres de armas tomar y puños utilizar. Según la respetada crítica Stephanie Zacharek, del sitio Salon.com, el director "parece pensar que el equipo formado por un detective y un doctor que resuelven crímenes simplemente pensando en ellos no es lo suficientemente dinámico para la pantalla así que los convierte en héroes de acción". Así, este Sherlock Holmes observa detalles, hace deducciones y toca el violín tan bien como rompe narices, quijadas y se lanza de cabeza al Támesis. Esta es, después de todo, la más reciente, la más nueva aparición del detective que nadie parece cansarse de ver. .

TEMAS DE HOYAumento de la naftaDeclaraciones juradasCristina KirchnerPartido por la pazElecciones 2015