Si usted es una persona con dificultades visuales, navegue el sitio desde aquí

Fue sumariado el 25% de la bonaerense

Están bajo investigación 13.619 policías por actos que van desde corrupción y violencia a problemas de conducta

Domingo 10 de enero de 2010
0

Jesús A. Cornejo Corresponsalía La Plata

LA PLATA.- Es un dato preocupante. Casi un cuarto de los 55.000 uniformados que tiene la provincia de Buenos Aires fue sumariado o es investigado por actos de corrupción, violencia policial o irregularidades en el cumplimiento de su servicio.

Cada día, el teléfono gratuito habilitado por el Ministerio de Seguridad para denunciar malas acciones de los policías recibe más de cinco denuncias y otras tantas llegan en forma anónima a una dirección de correo abierta por las autoridades.

Los ejemplos sobran. Desde la ostensible negligencia -de cuyas responsabilidades de conducción y control aún se esperan noticias en investigación del caso de la muerte de la familia Pomar- hasta la presunta participación activa y directa en el secuestro del empresario Leonardo Bergara, en Ranelagh, o las sospechas lanzadas desde el propio gobierno sobre bandas de policías que instigan asesinatos y reclutan menores de edad para hacer crecer la ola de inseguridad.

Según el registro que lleva la Auditoria General de Asuntos Internos (AGAI) del ministerio conducido por Carlos Stornelli, 13.619 integrantes de la fuerza bonaerense fueron sumariados en los últimos dos años.

Los datos integran un informe del Ministerio de Seguridad, que, además, asegura que, durante la gestión de Daniel Scioli, las investigaciones contra la policía crecieron 75 por ciento con relación a la gestión anterior.

El documento precisa que, en los dos últimos años, 872 policías fueron expulsados de la fuerza y otros 1779 fueron desafectados del servicio que prestaban. En todos los casos, los agentes resultaron involucrados en causas graves como abusos en sus funciones, extorsiones, amenazas, apremios ilegales, connivencia o participación en delitos, mal manejo de fondos policiales y causas de violencia familiar.

De hecho, un informe del Programa de Atención a Mujeres Víctimas de Violencia (AVM) sostiene que en más del 35% de los casos hay un policía o miembro de la fuerza de seguridad denunciado por ejercer violencia doméstica. También, según las estadísticas oficiales, hubo 2252 policías suspendidos y otros 3931 que tuvieron que ser indagados por su mal comportamiento.

La jefa de la AGAI, María Alejandra Provítola, opinó: "El espectro de investigación es bastante amplio, ya que la política del gobernador Daniel Scioli es tolerancia cero. Quizás ésta sea una de las explicaciones del aumento de la cantidad de sumarios durante la actual gestión". Por su parte, el ministro Stornelli aseguró: "Hemos cuadruplicado los controles de Asuntos Internos. Este es un norte que nos hemos fijado en nuestra gestión".

Lo cierto es que, en los últimos dos años, se han multiplicado los casos delictivos donde los actores principales son policías en actividad. Por ejemplo, Bergara, que estuvo cautivo 45 días, entre diciembre de 2008 y enero de 2009, fue secuestrado por una banda compuesta por policías en servicio y por ex integrantes de la fuerza de seguridad bonaerense.

Distinto fue el caso del jefe policial de Matheu, en el partido de Escobar, Claudio Brítez, separado de su cargo después de que una investigación periodística del canal de noticias C5N revelara su presunta vinculación con organizaciones de narcotraficantes radicados en el partido bonaerense de San Martín.

A principios del mes pasado, el Ministerio de Seguridad pasó a disponibilidad al agente Juan Mateo, quien fue acusado de encubrir el asesinato de un menor de edad, de ocho años, que se cruzó en una balacera.

El primer día hábil de 2010, Mateo quedó detenido de ser uno de los autores del robo de expedientes y equipos en la Secretaría de Derechos Humanos bonaerense, ocurrido el 30 del mes pasado.

Tras el violento asalto, la titular del organismo, Sara Derotier de Cobacho, vinculó el robo de legajos que incluyó el ataque con los "nichos de corrupción" en la policía bonaerense.

Al denunciar un complot contra su gestión, el ministro Stornelli volvió a poner a la policía en el centro de todas las sospechas. El funcionario pidió a la Justicia que se investigue si los homicidios de tres mujeres, ocurridos en el conurbano, podrían tener conexión con las modificaciones y el relevo de parte de personal policial que se desempeñaba en la Dirección de Prevención del Delito contra la Propiedad Automotor, hasta ahora la Justicia no pudo confirmar esas vinculaciones.

Denuncias telefónicas

El informe del Ministerio de Seguridad precisa que el 66 % de las investigaciones comienza con denuncias comunicadas por la propia policía. El resto son realizadas mediante llamadas telefónicas o presentaciones de damnificados.

Las denuncias telefónicas sobre corrupción policial crecieron desde que se habilitó el número 0800-999-8358. Durante 2008, se registraron 2084 llamadas y, en 2009, otras 1910. Es decir que, en promedio, cada mes se denunciaron 165 hechos de corrupción policial. También se reciben denuncias en el correo electrónico denunciasai@mseg.gba.gov.ar

Consultado por LA NACION, el antecesor de Stornelli, León Arslanian, comentó: "En mi gestión hubo muchos casos delictivos en los que estuvieron involucrados policías. Pero, al devolverle el poder y al ser autogobernada por los propios integrantes de la fuerza, es posible que haya mas infracciones".

La corrupción no es un problema nuevo para la policía bonaerense. Arslanian echó, en sus dos gestiones como ministro de Seguridad bonaerense, a unos 1600 uniformados.

"Las llamadas para denunciar policías crecieron en la gestión Stornelli. Esto tendría un costado auspicioso, que es la participación ciudadana, pero también indica que se sigue sin encontrar la fórmula para articular políticas de formación capacitación y seguimiento de la actividad policial para impedir que parte de la fuerza se vea envuelta en hechos delictivos, cuestión también que es parte de la responsabilidad de Scioli y de Stornelli", opinó el diputado Walter Martello (Coalición Cívica).

Te puede interesar

Enviá tu comentario

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.
Las más leídas
5