Si usted es una persona con dificultades visuales, navegue el sitio desde aquí

El rescate de un niño, una tregua entre tanto dolor

Permaneció 48 horas bajo los escombros y en plena oscuridad

Sábado 16 de enero de 2010
0

PUERTE PRINCIPE.- Entre el sufrimiento y el terror que dejó el terremoto que asoló a Haití, el rescate de un niño de dos años abrió un espacio para la esperanza, mientras continúan los esfuerzos de ayuda humanitaria para las víctimas de la catástrofe.

El martes pasado, el pequeño haitiano Redjeson Hausteen Claude estaba en su casa cuando ésta empezó a temblar, para luego desplomarse encima suyo.

Con sangre en su rostro domonito y sin la protección habitual de sus padres, Claude se quedó solo, cerca de los cadáveres de dos personas que tuvieron menos suerte, y la oscuridad.

Cuando el bombero y montañista español Félix del Amo escuchó sobre la tragedia que Claude estaba viviendo, no dudó en preparar su equipaje y viajar al caos en el Caribe para ayudar. Esta fue su primera misión al extranjero tras cuatro años de experiencia con el Parque de Bomberos de Tordesillas.

Mientras tanto, el pequeño Redjeson esperaba por un eventual rescate, debajo de los ruinas.

El jefe del equipo, Juan Carlos Abad, de Valladolid, ciudad en el norte de España, contó que la noche antes del rescate del niño, los bomberos habían advertido que el edificio donde se lo encontró estaba en una situación peligrosa, pero que creían posible encontrar sobrevivientes en los escombros.

Los bomberos, quienes cuentan con dos perros especializados en la búsqueda de personas atrapadas y dos localizadores, pudieron encontrar al niño. Del Amo, a quien sus conocidos describen como una persona "muy afable" y "disciplinado", con la ayuda de su compañero español Oscar Vega Carrera, liberó al asustado pequeño 48 horas después del terremoto.

Redjeson, en un estado de shock, no sonrió hasta que el bombero de Madrid, Carlos Adewunmi, lo entregó a sus padres, Daphnee Plaisin y Reginald Claude.

Desesperación

El final feliz que tuvo la historia del rescate fue una inyección de vida entre tanta muerte. En cambio, en la escuela de San Gerardo, en Puerto Principe, que estaba ocupada por 400 niños cuando ocurrió el sismo, no hay aún señales de vida. Aunque los padres excavaron desesperadamente en los escombros con sus propios manos, no hallaron a sus hijos.

En otra parte de la ciudad, una chica de 9 años, atrapada en los restos de su casa, gritó durante varias horas pidiendo ayuda y trató de salir. Pero no tuvo tanta suerte. Horas después, los rescatistas la encontraron, pero no a tiempo.

El equipo de bomberos especialistas en rescate que halló al niño Redjeson está integrado por españoles y belgas, según informó The Washington Post.

El salvador del niño, Del Amo, llegó a la isla el miércoles junto a otros cinco miembros del equipo enviado por el Grupo de Rescate de la Junta de Castilla y León.

"Hablé con ellos poco antes de que se marchara a Puerto Príncipe e iban muy ilusionados, tenían muchas ganas de ayudar", dijo Salvador Blanco, un compañero de Del Amo.

El grupo de rescate español se formó en 2005. Es una iniciativa privada de un grupo de bomberos que se unen para actuar en casos de catástrofe.

Otro compañero de Del Amo, Angel Altes, dijo que el grupo "se prepara durante todo el año", haciendo prácticas y entrenando para estar listos para actual en cualquier momento.

Agencias AP y EFE

Te puede interesar

Enviá tu comentario

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.
Las más leídas
5