Si usted es una persona con dificultades visuales, navegue el sitio desde aquí

La Argentina, país de tránsito y saqueo

Los expertos señalan fallas en materia de seguridad, registro y catalogación de sitios y bienes Lorena Oliva LA NACION

Domingo 24 de enero de 2010
0

Nuestro patrimonio arqueológico y paleontológico está protegido por la ley 25.743, una ley bastante reciente -data de 2003- que, entre otras cosas, prohíbe expresamente su venta dentro y fuera del país.

Claro que, por sí sola, la letra de cualquier ley suele no ser elemento disuasivo suficiente para frenar el saqueo de sitios arqueológicos o el tráfico ilícito de piezas y materiales. De hecho, estos delitos no cesaron después de 2003, a pesar de que la norma se complementó con acciones concretas, tendientes además a crear conciencia sobre el valor de ese patrimonio, como la creación de una Lista Roja de Bienes Culturales en peligro y la adopción de medidas de seguridad adicionales en los aeropuertos, así como la creación de equipos especializados dentro de las fuerzas de seguridad.

Es que, como suelen señalar especialistas e investigadores, el nuestro es un país muy rico en huellas del pasado prehispánico, pero que no siempre invierte lo suficiente para protegerlo.

"El área andina es muy rica en sitios arqueológicos, pero sus museos suelen carecer de vigilancia, sistemas de alarma o personal de custodia. Esto nos habla de un Estado que no se está haciendo cargo, cuyo compromiso no se traduce en términos monetarios", se lamenta, desde Salta, el arqueólogo Christian Vitry.

"De esta manera -continúa-, los museos se están convirtiendo en esa pieza de cachivaches que todavía tienen algunas casas, en la que se terminan acumulando, sin ningún tipo de criterio, las cosas viejas", concluye.

La falta de sistemas adecuados de registro y catalogación de sitios y objetos -elemento fundamental para poder seguir el rastro de los bienes traficados-, suele ser mencionada como otro de los puntos débiles de nuestro sistema de protección de bienes culturales. Para citar sólo un ejemplo, basta recordar que el año último el país recuperó cuatro toneladas de restos fósiles que se exhibían para la venta en una feria norteamericana. El rescate fue posible gracias a un llamado anónimo que alertó a Interpol.

Pero además, Argentina no sólo es víctima del tráfico y el saqueo, sino que también es país de tránsito de piezas y objetos oriundos de países como Perú, de riquísimo y muy codiciado patrimonio. En 2009, se restituyeron a ese país unas 44 piezas de cerámica, fragmentos de tejido, máscaras y objetos de madera y cobre. Catorce de ellos habían sido recuperados por la policía de manos de un individuo que intentaba sacarlos del país y llevarlos a Chile.

Te puede interesar

Enviá tu comentario

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.
Las más leídas