Si usted es una persona con dificultades visuales, navegue el sitio desde aquí

Educación por internet para el interior o de exportación

Las prestadoras de e-learning facturan $ 40 millones anuales con cursos que pueden incluir clases presenciales

Domingo 24 de enero de 2010
SEGUIR
LA NACION
0

El mundo cambia. Y al mismo ritmo, las técnicas para impartir y absorber conocimiento acerca de las cosas también se modifican. En una sociedad regida por el paradigma de la información y nuevas exigencias de capacitación permanente, Internet se consolida como un actor fundamental.

Inmersas en ese cuadro, muchas empresas comenzaron a ver un negocio imperdible en el e-learning , el simplificado mundo de enseñar y aprender a través de una plataforma diseñada para la Web. En la Argentina, como motivación extra, la calidad de la educación amplifica las posibilidades de vender el servicio al mundo. La facturación de la industria ronda los $ 40 millones anuales, según la revista digital e-learning América Latina y el Mapa Argentino del Mercado de Proveedores de e-Learning. A principios de 2004, la Asociación de Entidades de Educación a Distancia y Tecnologías de la Información y Comunicación (Edutic) hablaba de 25 millones.

El consumo interno del e-learning apenas supera el 1% del monto destinado por las empresas a la capacitación de sus empleados. En países de desarrollo avanzado, la proporción supera el 20 por ciento.

La oferta de productos y servicios está dirigida preferentemente a grandes empresas (59%, frente al 14% a pymes), seguido por el sector académico (23%) y el Estado (18%). El 70,9% de las compañías de e-learning argentinas exporta sus productos y servicios a España (25%), Estados Unidos (18%), Italia (11%), México (11%), Chile (8%), Brasil (8%) y a otros países de América latina (16 por ciento).

"Hay varios factores por los cuales el mercado no sólo creció, sino que también evolucionó. Además del crecimiento de las nuevas tecnologías, la gente comenzó a pedirle más a la capacitación en general", explica Marcos Fontela, gerente general de Tecnonexo, una empresa local creada en 1999 que ha ampliado sus negocios de e-learning a varios países de América latina y España. "Actualmente la mayor parte de las firmas que invierten en un programa de capacitación para muchas personas buscan además mecanismos de seguimiento para verificar, en el menor tiempo posible, cuál será el retorno de la inversión", comenta el gerente de la compañía más importante del rubro en la Argentina, junto con Competir y e-ABC. Agrega que se aboga por programas "blend" o mixtos (dictados parte en la Web y parte en un aula).

Fontela cuenta que las empresas buscan una respuesta sofisticada, a la que ha llegado la especialización técnica. Pero además esperan atrapar los resultados concretos de la inversión en capacitación. Tecnonexo, que desarrolla plataformas a medida, pero también coordina los programas educativos que ofrece, tiene a Telecom, Claro, Nextel, Banco Santander Río, HSBC, Patagonia y Comafi entre sus clientes en la Argentina.

Proveedores más pequeños también comenzaron a volcarse a estos servicios para hacer frente a la creciente demanda. Tienen el objetivo de dar una mayor personalización en la atención y más calidad en el producto final. "El e-learning se convirtió en un negocio en la Argentina porque la necesidad de capacitación, tanto para las organizaciones como para individuos, existió siempre y las exigencias del mercado la incrementan día a día", indica Matías Palacio, director de Axiomas, una joven firma, nacida en 2007. "El e-learning , gracias a la masificación de la conectividad a Internet, busca capacitar a más gente, en diferentes lugares, en menor tiempo y a más bajo costo", agrega Palacio.

Aunque el fenómeno sea difícil de medir, los consultados coinciden en que los números del e-learning mejoran a la par de sus perspectivas y que en 2010 es probable que este mercado origine una nueva ola: la de los negocios mobile learning (celulares) y e-learning 2.0 (redes sociales).

Cambio radical

"Hace cuatro años comenzábamos a dar cursos presenciales sobre finanzas e inversiones personales, pero luego de un tiempo esto cambió radicalmente", señala Federico Tessore, director de la empresa especializada en oportunidades de inversión y en capacitación en finanzas Inversor Global. "Antes eran un 100 por ciento presenciales y hoy son en un 90 por ciento en formato de e-learning ", cuenta.

Su firma arrancó con cursos en Capital Federal. Según Tessore, empezaron después a tener una gran demanda del interior, por lo que comenzaron con cursos intensivos de pocos días. "Fue entonces cuando decidimos probar los cursos a distancia por Internet y la demanda fue asombrosa desde un primer momento."

La inversión inicial fue cero pesos. Al principio, utilizaron una plataforma de capacitación básica brindada por Google, compraron una cámara y comenzaron a subir los cursos a la Web para que fueran seguidos por los estudiantes. "Como consecuencia del éxito, decidimos invertir en el desarrollo de una plataforma de e-learning propia, y hoy todos nuestros cursos se dan en este formato, que incluye videos, foros, clases en vivo y grabadas, y muchas herramientas más que permiten que todos los alumnos aprovechen mucho más las capacitaciones", explica Tessore.

Este hombre de negocios es claro a la hora de explicar los motivos de semejante explosión. "Fue una combinación de cosas. Por un lado, el acceso al software de e-learning se simplificó y los costos bajaron mucho. Pero también dos años atrás era muy difícil ver videos debido a las conexiones que había. Actualmente es mucho más fácil y la gente está mucho más acostumbrada a usar Internet en la vida diaria", concluye el empresario, que enseña a alumnos que van de los 14 a los 77 años.

La combinación de clases a distancia y presenciales, la mejor opción

En los últimos años, la enseñanza –sobre todo, la no tradicional- pasó de ser completamente presencial a volcarse masivamente en Internet con el auge del e-learning. Sin embargo, los que saben, aquellas empresas que se caracterizan por brindar estos servicios, creen que el equilibrio es siempre la mejor opción.

Es por eso que recomiendan lo que denominan el "blend e-learning". Se trata programas de enseñanza virtual y a distancia que se fusionan con clases de tipo presencial. Se utilizan generalmente para cursos intensivos y no tan masivos.

En la actualidad, las empresas que brindan estos servicios comenzaron a abogar por este tipo de programas educativos, ya que consideran que son mejores para verificar la correcta aplicación en la práctica de lo aprendido. Además, principalmente en cursos de negocios, con más aspectos "blandos" de enseñanza (como por ejemplo, los que tienen que ver con el trabajo sobre el liderazgo) es precisa la práctica en una clase presencial en donde pueda haber una interacción entre personas.

Por otro lado, hay algunas otras empresas que siguen trabajando sólo a través de Internet, lo que ha permitido bajar muchos los costos de capacitación y acercar a personas que físicamente se encuentran muy alejadas. Los programas de e-learning 100% en plataformas para la web se caracterizan por la utilización de lo que suelen denominarse "aulas virtuales" a las que se accede desde cualquier computadora en el hogar, lugar de trabajo o esparcimiento.

Los profesores o coordinadores suben los contenidos multimedia al aula virtual y evalúan el trabajo de los alumnos. El material a estudiar se presenta en diferentes formatos y los profesores pueden subir textos, audios, videos y gráficos. Las presentaciones quedan, en todo momento, a disposición exclusiva de los alumnos.

Te puede interesar

Enviá tu comentario

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.
Las más leídas