Si usted es una persona con dificultades visuales, navegue el sitio desde aquí
lanacion.com | Las noticias que importan y los temas que interesan

Hallaron un tiburón prehistórico

Información general

Apareció en la Antártida; tiene 35 millones de años y es el más antiguo de su tipo.

Dos paleontólogos del Museo de Ciencias Naturales de La Plata anunciaron en la revista inglesa Antartic Science el hallazgo de un resto de un escualo emparentado con el gigantesco tiburón peregrino actual. El animal vivió en los mares antárticos hace unos 35 a 40 millones de años, entre mediados y fines del periodo Eoceno.

El fósil fue descubierto durante una campaña antártica en la isla Vicecomorodo Marambio por el licenciado Marcelo Reguero y estudiado luego por el doctor Alberto Cione, especialista en peces fósiles.

Este es el tiburón peregrino más antiguo de los descriptos hasta el presente y el primero hallado en la Antártida. El hallazgo, junto con el de otros tiburones, es importante porque confirma que durante el Eoceno las temperaturas de los océanos eran considerablemente mayores que las actuales.

A partir de una espina

En realidad, el enorme pez no apareció completo. Por el contrario, lo que encontró Reguero fue un pequeño fragmento de sólo seis milímetros de largo, de una espina branquial cuya forma es inconfundible: corresponde al grupo de los cetrorrínidos , una familia zoológica cuyo único integrante actual es el tiburón peregrino Cetorhinus maximus .

De los tiburones vivientes, los de mayor tamaño son el tiburón ballena, que llega a medir más de 12 metros de largo, y el peregrino, de unos 10 metros. Ambos son seres inofensivos para el hombre que se alimentan filtrando el agua de los océanos.

La dieta del peregrino está constituida principalmente por pequeños crustáceos que quedan atrapados en las hileras de espinas branquiales -conocidas como rastrillos -, una de las cuales encontró Reguero.

El minúsculo fósil fue hallado tras tamizar pacientemente los sedimentos de una secuencia de estratos que los geólogos llaman Formación La Meseta . Se descubrieron también moluscos, cangrejos y otros invertebrados. Además, otros tiburones, rayas, peces óseos, ballenas, tortugas, pingüinos y hasta el resto de un mamífero con pezuñas.

Durante el tamizado se aislaron más de 9000 dientes de tiburones pertenecientes a veinte especies diferentes.

Los tiburones no tienen esqueleto óseo. El doctor Cione explicó a La Nación que esta carencia dificulta su preservación como fósiles. Por eso, la mayor parte son conocidos únicamente por sus dientes y, en el caso de los filtradores, también por sus espinas branquiales, las cuales son dientes no funcionales. Raramente se descubren esqueletos o improntas de peces cartilaginosos -como los tiburones, las rayas y las quimeras- que brindan particularidades anatómicas de las partes blandas del cuerpo.

La Antártida era un paraíso

El tiburón peregrino actual tiene una boca grande con numerosos dientes diminutos con forma de gancho. Una de las características exclusivas de este tiburón es el tamaño excepcional de sus cinco aberturas branquiales, que recorren todo el perímetro del cuello.

El margen interior de cada arco branquial contiene una gran cantidad de espinas distribuidas como los dientes de un rastrillo. El peregrino pasa gran parte del tiempo nadando cerca de la superficie y se alimenta de pequeñísimos organismos planctónicos.

Para alimentarse, este tiburón abre la boca y con sus espinas branquiales filtra enormes cantidades de agua del mar. En varias ocasiones, los restos de tiburones peregrinos hallados en la costa fueron descriptos como pertenecientes a gigantescas serpientes marinas y a otros seres monstruosos.

Este tiburón filtrador abunda en las aguas templadas frías a templadas cálidas. Se lo encuentra en los océanos Atlántico y Pacífico norte y sur, hasta las zonas de influencia de las corrientes polares. En la actualidad, excepto algunos grupos de rayas, en las aguas antárticas no hay tiburones.

Pero durante el Eoceno, las temperaturas oceánicas eran mayores que las actuales. Eso explica la presencia del peregrino en un lugar como la isla Vicecomodoro Marambio.

En esa época, la Patagonia poseía un ecosistema con palmeras y boas, adaptado a condiciones cálidas. Estas condiciones reinaron hasta fines del Eoceno, y fueron seguidas luego por un enfriamiento global.

Las costas del hemisferio sur recibieron un enfriamiento extra debido a la aparición de la corriente circunantártica.

Cione explicó que la espina branquial hallada corresponde al tiburón peregrino más antiguo de los descriptos hasta el presente. Antes de este descubrimiento, los de mayor antigüedad (unos 30 millones de años), provenían de Europa.

El tiburón filtrador más antiguo conocido vivió hace unos 55 a 60 millones de años.

Luego, mucho más recientemente, el lugar que ocupan los tiburones filtradores fue compartido con las ballenas con barba (como nuestra ballena franca austral). Una situación que persiste en la actualidad. .

Ricardo Pasquali
TEMAS DE HOYActividad económicaArgentina en defaultElecciones 2015Narcotráfico