Si usted es una persona con dificultades visuales, navegue el sitio desde aquí

Castigan por sus gastos a diputados británicos

Deberán devolver US$ 1,7 millones

Viernes 05 de febrero de 2010
0

LONDRES.- Más de la mitad de los diputados británicos deberán devolver 1,1 millones de libras (1,7 millones de dólares) al Estado por sus excesivos gastos ilegales, después de una auditoría independiente puesta en marcha tras el escándalo de malversación de fondos públicos por miembros del Parlamento.

Thomas Legg, a cargo de la investigación, instó a 390 legisladores a reintegrar el dinero a las arcas del Tesoro por gastos exorbitantes, como los destinados a sus segundas residencias, que datan desde 2004.

El periódico británico The Daily Telegraph sacó a la luz el año pasado que numerosos miembros de la Cámara de los Comunes emplearon el dinero de las dietas para pagar el alquiler a familiares, arreglar jardines particulares, amueblar sus domicilios, pagar hipotecas de sus primeras viviendas, mantener canchas de tenis y piletas de natación o comprar pañales. También, los gastos incluían rubros insólitos tales como pornografía y una casa ornamental para patos.

Al dar a conocer su investigación sobre esta polémica, que ha empañado la reputación del Parlamento británico, Legg señaló que el sistema es "profundamente defectuoso" y recomendó que los diputados devuelvan determinadas dietas. Indicó también que las reglas relativas a las dietas eran "vagas" y no había "transparencia".

Un asunto de "particular desafío" resultó ser la "falta de pruebas apropiadas" que fundamentasen los gastos, sobre todo en lo relativo al pago de intereses hipotecarios de sus viviendas.

Tres diputados tendrán que devolver sumas superiores a las 40.000 libras (unos 63.000 dólares) y a otros 56 se les ha pedido entre 5000 y 40.000 libras (entre 7800 y 63.000 dólares). La suma más importante es la que debe reembolsar la diputada laborista Barbara Follett, que está casada con el multimillonario escritor Ken Follet, que debe devolver 42.458 libras (67.000 dólares), aunque ya ha pagado tres cuartas partes.

"Este ha sido un triste y lamentable episodio en la vida política británica, el cual deploro profundamente", dijo Follett.

Al propio primer ministro, Gordon Brown, se le obligó a devolver cerca de unos 20.000 dólares. Sin embargo, su predecesor Tony Blair no tiene costos pendientes desde que dejó el cargo, en 2007.

Legg agregó que el escándalo ha perjudicado la confianza de la población en el Parlamento, y insistió que es una situación que llevará un tiempo recuperar.

Pero también destacó el "lado positivo" del problema, ya que las instituciones, incluso la prensa, reaccionaron y demostraron que, cuando "las cosas van mal tenemos la voluntad y los medios para arreglarlas".

Sin embargo, algunos diputados indicaron que la forma en que Legg llevó a cabo su auditoría fue "descuidada".

Durante varias semanas, el Daily Telegraph publicó diariamente revelaciones sobre reclamaciones de dinero indebidas de diputados de todos los partidos, lo que provocó una grave crisis del sistema parlamentario.

Agencias AFP, AP, EFE

Te puede interesar

Enviá tu comentario

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.
Las más leídas
5